La penúltima caricia para los guerreros blanquiverdes

Caballero, saludado por un seguidor | MADERO CUBERO
La expedición del Córdoba llega al hotel de concentración en Girona entre 'selfies' y palabras de ánimo de un grupo de seguidores

Frases de ánimo, miradas cómplices, manos que buscan el contacto con las de los jugadores, delegados de la pasión infinita de un Córdoba que ya está en Gerona dispuesto para afrontar este domingo el segundo capítulo de una batalla que sólo tendrá un ganador. No faltaron seguidores en la llegada del plantel cordobesista al lugar en el que velarán armas para el partido de vuelta del play off semifinal de ascenso a Primera. “El miércoles, a Pamplona”, decían los más optimistas de la hinchada. Entre el grupo de profesionales, nadie quiere pensar en eso ahora. Osasuna se metió en el partido definitivo después de volver a doblegar al Nástic, esta vez a domicilio: 2-3. Ya llevaba un 3-1 de El Sadar como renta. Ahora falta saber el otro contendiente. Si el Córdoba supera el escollo gerundense tendrá el factor cancha a su favor. Sería el miércoles en Pamplona y el sábado en El Arcángel. Pero todo eso es una ficción a día de hoy.

Una llovizna intermitente acompañó la llegada de la comitiva del Córdoba, que entró en el hotel entre risas y bromas. El gesto más contraído era el de José Luis Oltra, quien la lleva por dentro. En el grupo destacaba la presencia del director deportivo del club, Emilio Vega, que saludó al grupo de seguidores que se congregó en el hall del centro. Unos cuantos selfies, la descarga de maletas y a descansar para lo que se avecina, que no es cualquier cosa.

Etiquetas
stats