Oltra vuelve a Tenerife, su “visita más especial”

Oltra, durante su etapa en el Tenerife | www.joseluisoltra.com
El entrenador del Córdoba marcó una época en el equipo insular, que desde su adiós entró en caída libre | Es un ídolo en el Heliodoro Rodríguez, donde vivió un ascenso a Primera

José Luis Oltra y el Tenerife mantienen una relación singular, un reducto de romanticismo dentro del mercantilizado mundo del fútbol. Como dos amantes alejados por un abismo, se quieren pero no pueden estar juntos. Quizá algún día. No ahora. El entrenador valenciano acude (domingo, 17:00 hora peninsular) a la isla con la intención de profanar el Heliodoro Rodríguez, el hogar en el que un día fue feliz. Es el conductor desde el banquillo de un Córdoba que colidera la clasificación junto a Osasuna y que comparecerá como una potente amenaza para el resurgir del Tenerife, que aspira a meterse en una zona tranquila y mirar con razonable ilusión los puestos más altos.

“Para mí el de Tenerife es el partido más especial. Siempre. Perdónenme la falta de humildad pero Tenerife es mi isla, el sitio de mis recuerdos más imborrables, el lugar donde más tiempo estuve como entrenador. Además irá mi familia, que no suele viajar con el equio. Ya vinieron conmigo el año pasado y ahora repiten. Siempre es el día más especial del año y un partido diferente para mí”, ha declarado Oltra al periódico La Opinión de Tenerife. El técnico, eso sí, recalca su misión: “Lógicamente, vas con la idea de sumar los tres puntos, pero a nivel personal supone rescatar muchos momentos felices de mi trayectoria deportiva”.

Dos saltos a la máxima categoría llevan la firma de Oltra. Uno en la campaña 2008-09, con el Tenerife; otro en la 2011-12, al frente del Deportivo de La Coruña. El primero, dejando al equipo en la tercera posición. El segundo, destrozando todos los récords de puntuación (91) y de victorias (29) en la categoría de plata para alzarse con el título de campeón. En ambos campeonatos, un denominador común: su equipo quedó como segundo máximo goleador del torneo (79 goles con el Tenerife, 76 con el Depor) y tuvo una batería de artilleros de primer nivel.

En la campaña 2008-09, José Luis Oltra dirigió a un Tenerife que sobresalió por un fútbol de ataque en el que destacaron los nombres de una pareja legendaria: Nino y Alfaro. El primero marcó 29 goles; el segundo, 20. A esa brutal producción se unió otro punta, Richi, que facturó media docena. 55 tantos entre tres futbolistas. Un dato: aquel año el Córdoba quedó en el puesto 13 y todo el equipo firmó 47 goles. En aquel equipo sobresalió el cordobés Juanlu Hens, teniendo también participación su paisano Rafa Clavero y excordobesistas como Óscar Pérez o Marc Bertrán. Logró una racha de 17 partidos sin perder y estuvo en posición de ascenso desde la jornada 20 hasta el final. Terminó tercero, por detrás del Xerez y el Zaragoza. Ascendió y mantuvo al mismo tridente de ataque en Primera: Nino (14), Alfaro (7) y Richi (1). No lograron salvarse, pero el estilo permaneció innegociable.

Oltra estuvo tres temporadas en el Tenerife, desde 2008 hasta 2010. En la primera, en Segunda, logró superar un inicio titubeante para convertir al cuadro chicharrero, compuesto con modestia, en una formación que practicaba un fútbol bello y eficaz. Se ganó la renovación y en el curso siguiente guió al Tenerife al ascenso a Primera, en la que compitió sin apenas fichajes por la permanencia. Peleó hasta la última jornada, donde perdió por la mínima en Valencia y terminó bajando de categoría. El consejo de administración decidió entonces prescindir de Oltra, en una decisión tremendamente impopular. El nombre del valenciano se ha coreado en las gradas del Heliodoro cada vez que las cosas iban mal dadas. Y eso ha sucedido muy a menudo, para desgracia de la entidad isleña. Después de Oltra nada volvió a ser como antes.

Por el banquillo del Tenerife pasaron Gonzalo Arconada, Mandiá o David Amaral antes del desplome a Segunda B. Ahí, el club recurrió a hombres como Antonio Calderón, Quique Medina o Álvaro Cervera, que logró sacar al club de la división de bronce. De nuevo en Segunda, el Tenerife comenzó con Raul Agné en el banquillo y desde hace unas jornadas, tras una crisis deportiva, optó por un ex jugador de la casa: Pep Martí. “Es un entrenador a lo mejor sin experiencia en los banquillos pero sí la tiene a un altísimo nivel como futbolista. El Tenerife que vemos sahora es un equipo a su imagen: organizado, con sentido común, que se deja el alma”, dice Oltra sobre su homólogo en el banquillo del Tenerife. El valenciano irá con la intención de vencer en su partido más especial de la temporada. Allí recibirá el aplauso agradecido de la afición, que le muestra su respeto cada vez que vuelve por allí. Lo hizo ya como entrenador del Mallorca y del Recreativo. Ganó en ambas ocasiones.

Etiquetas
stats