El que no volvió y el que se fue

Borja Domínguez celebra la  victoria del Córdoba en Oviedo en la primera vuelta | LOF

De José Manuel Fernández tiene un vago recuerdo la última hornada de seguidores cordobesistas. Ya hace tiempo que se fue. El lateral canterano, que defendió la blanquiverde en la Liga 11-12 a las órdenes de Paco Jémez, se marchó en invierno del año siguiente a un Real Zaragoza de Primera División. Desde entonces, su nombre ha aparecido de manera recurrente como fichaje de relumbrón para un Córdoba que tiene en la posición de lateral derecho una de sus ubicaciones malditas. Pero la cuestión es que nunca regresó. El cordobés salió este pasado verano de La Romareda y aunque tanto Emilio Vega como Oltra hablaron con él, su decisión le dirigió hacia el norte. Y allí sigue.

“Siempre que visitas el que ha sido tu hogar es algo especial, ese sentimiento es para siempre y nunca cambiará. Pero ahora juego en el Oviedo y vamos a ir a por los tres puntos”, ha afirmado el jugador en el programa deportivo de la Cadena Ser en Córdoba. “Es importante para nosotros porque es uno de los últimos trenes que tenemos para engancharnos al play off, aunque será muy reñido porque el Córdoba también se juega much”, ha explicado el defensa, que admite que no llevan “una racha muy positiva en los desplazamientos, porque creamos ocasiones pero no entran, aunque con el tiempo llegarán los resultados”. La última vez que vencieron lejos del Tartiere fue hace seis meses y en toda la segunda vuelta no han sido capaces de conseguir un triunfo en los viajes. Como el Córdoba. Aunque el partido es ahora en El Arcángel, donde los de Carrión están enrachados.

Fernández tuvo la confianza absoluta del técnico Fernando Hierro desde el arranque. Jugó titular los primeros veintidós partidos del campeonato. Luego fue entrando y saliendo. En el último mes lo ha visto desde el banquillo. Si no hay sorpresas, estará en El Arcángel, la que fue su casa, para ser protagonista de un partido que augura “bonito y disputado” y del que espera “ganar” y “que la gente se divierta”. Evidentemente, hay que tener una peculiar idea de la diversión para disfrutar con otra cosa que no sea un resultado positivo a falta de tres jornadas y con los desafíos muy marcados.

El que parece seguro que no estará, al menos en el césped, es Borja Domínguez. Un caso curioso. El Córdoba le fichó el pasado verano después de que el medio realizara un curso excepcional como líder en el Racing de Ferrol en Segunda B. Vino para tener el protagonismo y ciertamente lo tuvo. Entró a ratos, pero Oltra no terminó de darle un sitio fijo. Tampoco ayudaban los resultados. Tras el despido del balear, llegó Carrión y le convirtió en una pieza clave. Estuvo jugando mes y medio de salida, pero en el mercado invernal pidió su salida, según informó Emilio Vega, por entonces director deportivo del Córdoba y ahora prestando sus servicios en la Sociedad Deportiva Huesca. El Córdoba fichó a Sergio Aguza, del Alcorcón, y Borja se marchó cedido al Oviedo, donde tuvo un impacto inmediato.

Borja Domínguez se convirtió en el surtidor de pases en el centro del campo del Oviedo, beneficiándose de su clarividencia jugadores como Susaeta o el exblanquiverde Nando. Nada más llegar fue titular. En diez partidos, el Oviedo sumó 20 puntos sobre 30 posibles y pasó de ser un equipo de zona media-baja a transformarse en un candidato al play off de ascenso a Primera. Esa condición se empezó a poner en entredicho justo en el momento en el que Borja cayó lesionado. Hace de eso cuatro jornadas y desde entonces no ha logrado el Oviedo ni una sola victoria. Sin él, el balance ha sido de 3 de 18. Le echan de menos. En El Arcángel no estará. Se supone que regresará, por su condición de cedido, en la próxima pretemporada.

Etiquetas
stats