En el lugar menos propicio para resurgir

Piovaccari se lamenta en el Córdoba-Oviedo (2-4) de la primera vuelta en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

El Córdoba volverá a la competición el próximo domingo (18:00 horas) visitando al Real Oviedo, un rival que no se le ha dado especialmente bien a los blanquiverdes a lo largo de la historia. De hecho, el bagaje en territorio asturiano resulta pobre y poco alentador de cara a una utópica salvación: solo un triunfo y dos empates en las quince visitas realizadas. Por ello, y atendiendo al nefasto nivel ofrecido como visitante -además del fiasco del pasado fin de semana contra el Lugo en El Arcángel-, sacar un resultado positivo se antoja más que difícil frente a una escuadra que apura sus opciones de play off de ascenso.

La primera vez que ovetenses y cordobeses midieron fuerzas fue en Primera División, concretamente en la campaña 1962-63. Los locales se impusieron por 2-0 gracias a los tantos de José María y Sánchez Lage durante la segunda jornada liguera. A ese envite en la máxima categoría le siguieron otros dos más donde el Córdoba consiguió igualar el de la 1963-64. El equipo entrenado por Rosendo Hernández se adelantó en el marcador tras anotar Conesa al poco de empezar la contienda. Sin embargo, Gasca no tardó en firmar las definitivas tablas. Justo un año más tarde, el gol de Girón sirvió para que el Oviedo venciera una cita especial en la que el cordobesista Miralles cumplía 50 duelos con la elástica sureña.

Los doce compromisos restantes entre ambos clubes se dirimieron en la división de plata del fútbol español. En la temporada 1969-70, Montes y Galán sellaron el 2-0 carbayón ante un plantel que tenía en sus filas a históricos como Verdugo o Juanín. Manolín Cuesta, otra de esas figuras a las que el Córdoba ha recurrido recientemente para levantar el ánimo en la grada, protagonizó el primer gol del 3-2 que aconteció en la 1970-71. Ese curso, por cierto, dejó el penúltimo ascenso a la élite de los blanquiverdes aunque su estancia resultara fugaz. La década de los setenta concluyó con otras tres derrotas visitantes siendo la última el 3-1 de la 1977-78, otra fecha para olvidar al consumarse el descenso a Segunda División B.

Los años venideros trajeron consigo los peores momentos deportivos del Córdoba. Antes de dejar el fútbol profesional durante 16 temporadas, dos encuentros más se celebraron en el Principado de Asturias entrando en liza los oponentes reseñados. Ondina dio el triunfo a los azulones en la 1981-82 mientras que Munárriz rescató un punto en la 1982-83. Ya no habría más enfrentamientos hasta el siglo XXI y la realidad que le tocó vivir a los andaluces, incluso, tuvo a la Tercera División en la hoja de ruta.

El Córdoba regresó al Tartiere -pero ya al nuevo estadio- en la 2001-02 sin ser capaz de revertir la dinámica negativa. Los pupilos de Rafael Alcaide Crispi perdieron con claridad por 3-1 pese a llegar a igualar con la diana de Alfonso. Un año después, Fernando Zambrano tampoco encontró la tecla y su equipo cayó por la mínima tras marcar Rubén Suárez para un Oviedo al que el fútbol le daría la espalda durante una década. La pesadilla vivida por la disciplina astur -previo paso por Segunda B, Tercera y peligro de desaparición- finalizó después de ascender a Segunda. Ahí se volvieron a ver las caras en la 2015-16 con un conjunto blanquiverde en alza que claudicó por 1-0.

La única alegría en forma de victoria para el Córdoba llegó en la 2016-17. Javi Galán y Borja Domínguez rescataron a un club que volvía a coquetear con la zona baja de la tabla clasificatoria. No obstante, el delantero Linares se encargó de darle emoción en los minutos finales. Los de Luis Miguel Carrión, que sustituyó a José Luis Oltra en el banquillo, finalmente consiguieron la permanencia obteniendo buenos resultados lejos del estadio ribereño. Ese objetivo se obtuvo de forma sufrida la pasada temporada. En la misma, los cordobesistas perdieron 2-0 justo el día que Juan Merino se estrenaba como técnico.

Etiquetas
stats