Jesús León avaló con el Córdoba un préstamo de un millón de euros

Jesús León, a su salida de la Ciudad de la Justicia | ÁLEX GALLEGOS

Muchos son los frentes abiertos. Tantos que a veces resulta difícil realizar recuento de todos y cada uno. Además, son diversos y en muy distintas líneas. La madeja es cada vez más amplia en lo que se refiere a la batalla legal en torno al Córdoba CF SAD. De ahí que cada semana sean muchas las partes que permanecen pendientes de alguna novedad en los también múltiples escenarios. Esto último sucede muy pausadamente, también debido a la acumulación de procedimientos generada por el estado de alarma por la pandemia de Covid-19. Pero mientras se producen avances otras informaciones surgen en el ámbito judicial en relación a la entidad. La más reciente es el vínculo que con el club tiene el acreedor que tiempo atrás remitiera escrito al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contra el nombramiento de Fernando Caballero como juez que releve a Antonio Fuentes en el caso de la venta de la unidad productiva.

Dicho acreedor, que desea continuar en el anonimato, lo es a razón de un préstamo que concedió hace poco menos de dos años a Jesús León -a través de Aglomerados Córdoba-. Lo más significativo en este sentido es que el entonces dueño y presidente del conjunto blanquiverde utilizó como aval el propio club. La concesión económica fue de un millón de euros y tenía como motivación la respuesta a compromisos del cuadro califal en aquella época, que curiosamente coincidía con el comienzo de la etapa sin Luis Oliver como director general deportivo y de escasez de recursos ante LaLiga. El contrato original contó posteriormente con nuevas escrituras de reconocimiento de la deuda, la última fechada el 19 de julio de 2019.

Es decir, Jesús León avaló con el Córdoba CF SAD un préstamo que venía a ser un refuerzo a la gestión de la propia entidad. Dados los incumplimientos de devolución del mencionado millón de euros, la cifra creció en 275.000 euros. Pero más importante, un juzgado de instrucción manchego dictó auto para la ejecución de la deuda. El titular de la sala en cuestión rubricó su dictamen, al que ha tenido acceso CORDÓPOLIS, ya en septiembre de 2019. Entonces despachó a favor del acreedor frente a Aglomerados Córdoba, Grucal Infraestructuras, Córdoba CF SAD y Jesús León, "parte ejecutada". La cantidad a la que había de hacer frente el montoreño en ese momento ascendía a casi 1,5 millones de euros.

Tal cifra se daba por el añadido de 275.000 euros en base a intereses ordinarios y moratorios vencidos, así como de otros 200.000 euros fijados provisionalmente como nuevos intereses. Estos últimos otorgaban la opción de devengo durante la ejecución y las costas de la misma. El juez decretó en su auto que contra éste no cupiera recurso, si bien Jesús León -y el Córdoba CF SAD en cierto modo- tenía opción de oponerse por otra vía legal en un plazo de diez días. La deuda por este préstamo es la que llevó al acreedor a posicionarse contra el nombramiento de Fernando Caballero como juez sustituto de Antonio Fuentes, titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 recusado el pasado mes de febrero.

Aunque en realidad el acreedor está posicionado a favor de su derecho de cobro, cuya respuesta corresponde, como es lógico, a Jesús León y al Córdoba CF SAD. Es decir, la deuda pasaría a engrosar la cifra de un segundo concurso de acreedores si éste, tal y como dictó Antonio Fuentes en diciembre, sigue adelante. Dicho auto y el conocido de venta de la unidad productiva de la sociedad a Infinity son considerados como un agravio, habida cuenta la situación legal -con despacho de ejecución- sobre la devolución del préstamo concedido, en efecto, para responder a compromisos del club.

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2020 - 08:20 h