Javi Sánchez: “Mi retirada es una decisión que no voy a cambiar”

Javi Sánchez, en la visita del Movistar Inter a Vista Alegre | MADERO CUBERO

Dan las ocho de la tarde. Se abre la veda para que los deportistas y paseantes salgan de sus domicilios para airear su mente. Unos, solo para disfrutar del aire libre con un suave paseo. Otros, para estirar las piernas mediante carrera continua. Javi Sánchez, vecino del Campo de la Verdad, comenta a CORDÓPOLIS que, ya sea por su jornada laboral o por gustos personales, prefiere salir en las últimas horas de la franja horaria decretada por el Gobierno. La Calahorra y la zona de la ribera del río son un hervidero de gente y el jugador cordobés prefiere apurar hasta el final. Las primeras carreras después del confinamiento, asegura, provocan importantes agujetas a él y a todos sus compañeros del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, aunque también se resienten rodillas y caderas por la nueva rutina de “impactos” durante la carrera continua suave. La preparación física ha ido continuando de manera telemática aunque la temporada haya terminado antes de tiempo. “A pesar de que no haya competición, a mí me gusta estar en forma, salir a correr y airear un poco la mente”, confiesa.

Javi Sánchez (Córdoba, 1989) intuía que la suspensión oficial de la liga se iba a dar, ya fuera con descensos y ascensos o sin ellos. El ala blanquiverde señala al respecto que “iban a ir por ahí los tiros, sabíamos que era muy difícil, con las condiciones actuales, reanudar la competición y la única incertidumbre era saber cómo y en qué condiciones (acabarla). Estaba casi seguro de que la iban a dejar por terminada y casi como lo han hecho, intentando resolver el título con un play off rápido, que aun así dudo que se pueda hacer, pero todo el mundo nos esperábamos eso”. Por la parte que toca al Córdoba Patrimonio, Javi Sánchez está tremendamente satisfecho del trabajo de su equipo, que nunca ha ocupado puestos de descenso en su campaña de debut en la Primera División.

A pesar de las últimas semanas antes del decreto del estado de alarma, donde se empató contra Zaragoza, Maca fue destituido, llegó Josan González y hubo parón para la Copa, las sensaciones del jugador eran que todo podía ir a mejor. “Si ya de por sí la situación fue rara para todos, para nosotros incluso más, con los cambios que tuvimos en esas dos semanas. Ahora cuando miras para atrás, ves todo el esfuerzo que hemos hecho, todo ese trabajo de no haber estado nunca en descenso en la temporada”, asevera Sánchez. En Vista Alegre se compitió contra los grandes y las opciones pasaban por que no se fueran demasiados puntos del pabellón cordobés. El mazazo psicológico de resultados que se fueron como arena entre los dedos, como contra Levante, Valdepeñas o Peñíscola, mermó las capacidades del Córdoba Patrimonio, que se quedó a dos puntos del farolillo rojo antes del parón.

Una temporada especial acabada antes de tiempo

“Estoy jodido”, señala a CORDÓPOLIS Javi Sánchez acerca de no haber podido terminar la temporada de manera normal en lo que era su última campaña como jugador de fútbol sala. “A mí me encanta este deporte, me encanta disfrutarlo en la pista y sobre todo este año, vivirlo en casa, en Vista Alegre, los partidos en casa tenían un aliciente especial. Mis motivaciones este año eran esas”, añade Javi Sánchez. Sin embargo, el 17 blanquiverde sigue en su misma postura de retirarse a final de temporada. Confiesa que “me duele, me jode”, pero recalca que “es una decisión que no voy a cambiar, la tenía tomada ya. Estoy intentando mentalizarme de que es así, toca mirar al futuro y estar orgullosos de lo que hemos hecho”.

La rama sanitaria, su pasión desde que le fuera detectado un linfoma muy joven, será su futuro y es para lo que se ha formado desde hace años. Lo ha tenido claro desde que hace unos meses anunciara que se retiraba del fútbol sala de manera definitiva. Lo sanitario iba antes, lo tiene claro. “Cuando llegara el final de esta etapa deportiva, había que tener recursos para poder tirar para adelante y buscar un futuro laboral. La decisión de retirarme va a encaminada a eso, porque cuanto más tarde, más complicado será adentrarme en el mundo sanitario. Uno ya va teniendo una edad, tengo 30 años y sé que cuanto más tiempo pase, va a ser más difícil y no es compatible. Si el equipo estuviera en otra división, a lo mejor podrías compatibilizar el trabajo con el fútbol sala, pero Primera División tiene una exigencia muy grande a nivel de entrenamientos, viajes y fines de semana fuera”, explica con detalle Javi Sánchez.

Con el retiro definitivo como una realidad que ya ha llegado, echar la mirada hacia atrás es inevitable. Sin embargo, el ala califa afirma con claridad que, “si hace muchos años me hubieras dicho que he vivido todo lo que he vivido gracias a este deporte, no te hubiera creído”. Su única espina, no haber podido jugar la Copa de España. Campeón de liga y copa en Hungría, jugador en Primera y jugador de Champions. “Estoy muy satisfecho con mi carrera deportiva”, asevera. Se marcha del parqué un gran jugador y entra un sanitario con pasión enfervorecida por todo lo que hace, ya sea usando un aparato de radioterapia o ganando un cuerpo a cuerpo a Ricardinho. La profesionalidad siempre le acompañará.

Etiquetas
stats