Hay un guión y un buen final, pero faltan los actores

Carlos González, en El Arcángel. FOTO: MADERO CUBERO
Los aficionados del Córdoba aguardan expectantes la llegada de fichajes que protagonicen la película de ascenso que presentó el club como base de su campaña de abonos

¿Viene alguien nuevo? De momento, habrá que tener paciencia. Cierto es que la temporada oficial aún no ha terminado en la Liga Adelante -sigue abierta la pelea por el ascenso entre Almería y Girona- y que los movimientos en el mercado son mínimos, pero también lo es que ningún club ha expuesto ya tan clara y prematuramente sus intenciones como el Córdoba CF. “¿Qué te juegas a qué subimos?”, dice uno de los lemas de la ambiciosa y original campaña de abonados que presentó el club el pasado lunes. Con su vídeo sobre el viaje en el tiempo de unos aficionados en la Califa Time Machine, sus buenos descuentos -carné gratis si no se juega el play off, cincuenta por ciento de rebaja si hay ascenso- y un discurso presidencial con tono épico, la entidad pretende rearmar la moral de su tropa para una nueva batalla. Carlos González no se rinde. Ha presentado una película perfecta, con un buen guión y el mejor de los finales posibles: un Córdoba de Primera. Sin embargo, la respuesta de los seguidores ha sido tibia en los primeros días. Ni atisbo de las colas del año pasado. No hay entusiasmo en los comentarios ni demasiadas razones para renovar el carné más allá del amor incondicional a los colores, la tradición familiar o la adicción incurable a las aventuras de un equipo que sigue buscando el sitio que perdió hace más de cuarenta años. Falta lo principal. Los actores.

A día de hoy, el Córdoba presenta un aspecto que difícilmente encaja con la grandeza de sus declaradas pretensiones. No hay una confirmación oficial del entrenador -será Pablo Villa, aunque habrá que pagar a Esnáider... y también a Berges, Reyes o Luna- ni tampoco está claro si acabará llegando un director deportivo o se seguirá construyendo la plantilla con un comité técnico. Sólo se ha certificado por parte del club un fichaje -el del joven lateral sevillano Samu, procedente del Sabadell-, mientras que se han ido despidiendo las piezas fundamentales del conjunto que encandiló en el campeonato 11-12 y decepcionó en el 12-13. El próximo en despedirse en la sala de prensa será Alberto García, quien después de cuatro años en el club llegó a un acuerdo para desvincularse. Igual que ocurrió con López Garai. Y se marcha al Sporting de Gijón, también como el mediocentro de Barakaldo. Dos futbolistas básicos con destino a un presumible rival directo. El viernes se presentará en el RCD Espanyol a Juan Rafael Fuentes, que terminó su contrato sin que se llegara a ningún acuerdo para su renovación. Se fue libre. Sí dejó en la tesorería una cantidad imprescindible el internacional Fede Vico, por el que el Anderlecht belga pagó 1,6 millones de euros. Es de suponer que una parte de esa cifra se invertirá en contrataciones para un plantel que ahora mismo apenas llega a la docena de profesionales. Y es más que probable que la puerta de salida siga siendo transitada. A Dubarbier, con una ficha inasumible, se le está moviendo en el mercado. Se ha hablado del Levante, el Betis y algún equipo extranjero como posibles destinos.

Después de una catarata de rumores, ofrecimientos y filtraciones de nombres de jugadores en los medios de comunicación, coincidentes con la semana en la que Esnáider iba a recibir la fatídica llamada comunicándole su despido, se ha pasado a un periodo distinto. Ahora la estrategia se centra en la futura Ciudad Deportiva Juanín -cuyas maquetas ya se enseñaron por el videomarcador-, el original vídeo de la campaña, los impresionantes descuentos ligados a objetivos del equipo, las camisetas con nuevo diseño... Todo muy necesario. Pero los aficionados se hacen otro tipo de preguntas. ¿A dónde irán a parar los jugadores del filial tras su histórica temporada? ¿Se seguirán marchando jugadores clave como Fede Vico, López Garai, Fuentes o Alberto García? ¿Cuándo se producirán las primeras llegadas al equipo top? Los cordobesistas aguardan. Nadie puede culparles de querer saber quiénes pondrán la cara al proyecto. Esperan fichajes antes de afiliarse a esa búsqueda de la tierra prometida de Primera que, de momento, sólo pueden contemplar en un spot publicitario.

Etiquetas
stats