Viña Albali Valdepeñas, un rival conocido y un espejo en el que mirarse

Manu Leal, ante el Viña Albali la anterior temporada

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad afronta el cuarto duelo de su historia en Vista Alegre frente al Viña Albali Valdepeñas. Recuperará así el único encuentro atrasado que tiene hasta la fecha, ya que los casos positivos de Covid-19 del conjunto vinícola impidieron que se desarrollara en su fecha prevista. Se podría pensar que son pocas las ocasiones en las que se han enfrentado entre ellos -seis en total si se cuentan los duelos en tierras manchegas-, pero lo cierto es que para los pupilos de Josan González es uno de los rivales de Primera División a los que mejor conocen.

La primera vez que se cruzaron fue en 2017, temporada del debut en Segunda División de los blanquiverdes, en el que el duelo en tierras cordobesas se saldó con un reparto de puntos (3-3). El siguiente capítulo de esta rivalidad tuvo lugar en la temporada siguiente en la Copa del Rey, cuando el Viña Albali Valdepeñas debutó en la máxima categoría del fútbol sala nacional. En esta ocasión, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad venció por 4-3 en su feudo y eliminó a los manchegos en el torneo del KO. La tercera entrega se produjo la pasada temporada, donde el vigente subcampeón de liga logró llevarse los tres puntos tras ganar por 2-3.

El miércoles se escribirá el cuarto capítulo de este duelo en Vista Alegre, donde el cuadro califal quiere vencer por primera vez a los manchegos en el torneo doméstico. Y lo cierto es que el cuadro califal podría certificar su permanencia si logra una victoria, y mantendría así la buena racha en su pabellón, donde suma cuatro victorias y un empate en las últimas cinco citas. Además, lo hace con el subidón de la victoria el pasado sábado por 6-3 ante el Levante, que llegaba líder a su cita en el Palacio Municipal de Deportes. El Viña Albali Valdepeñas, por su parte, buscará llevarse los tres puntos para recuperar la plaza de play off, que en este momento posee el Real Betis.

Los chicos de David Ramos, que afrontan su tercera temporada en Primera División, ya dieron un salto de calidad la temporada pasada. Su objetivo era la permanencia, pero sorprendieron a propios y extraños cuando se plantaron en la final de liga -derrota en penaltis ante Movistar Inter- y de la Copa de España -derrota por 3-4 frente al FC Barcelona-. Este es el claro ejemplo de que con ganas, esfuerzo, trabajo e ilusión las fuerzas con los transatlánticos de la mejor liga del mundo se igualan.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2021 - 05:30 h