Establecida la definición perfecta de partido amistoso

Adrían pelea un balón con Joselu FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba iguala con un tanto de Mendi con un Atlético con pocos nombres atractivos en un encuentro sin ritmo y apenas ocasiones

Si alguien tuviera el deseo de conocer la definición perfecta de partido amistoso, bien podría buscarla en el encuentro que disputaron esta tarde en El Arcángel Córdoba y Atlético de Madrid. Los dos equipos se presentaron sobre el verde del templo ribereño con pocas ganas de molestar al rival, o al menos eso pareció por el bajo ritmo que se imprimió a un choque por momentos aburrido hasta decir basta. También brillaron por su ausencia las ocasiones de gol, que apenas fueron cuatro o cinco en los 90 minutos. Y así transcurrió un duelo que congregó a algo menos de 8.500 personas en el estadio y en que apareció el cuadro colchonero con sólo un habitual en su once de gala -Filipe Luis- y algunos nombres atractivos más, como Adrián o Raúl García.

Fue este último, precisamente, el hombre que adelantó a los de Simeone en la primera parte. Su participación fue de las más destacadas de la escuadra rojiblanca, así como del encuentro. Por su parte, Villa entendió el choque como una buena oportunidad para realizar probaturas. De esta forma, colocó a Joselu en banda izquierda y observó las posibilidades en ataque con Uli Dávila tras Strahman y Pacheco por la derecha. El mexicano sumó una nueva actuación gris, mientras el último quizá fue el mejor en la línea de vanguardia blanquiverde. Con todo, tanto Córdoba como Atlético se dejaron ver bien poco en las cercanías del área rival. La primera llegada reseñable se produjo a los nueve de juego, con una buena jugada individual de Samuel de los Reyes, pero que terminó en nada.

El partido estaba falto de ritmo, de intensidad y de ambición. Porque ningún conjunto miró hacia la puerta contraria. En éstas, el Córdoba se mantenía bien, quizá con más ganas de gustar que su adversario, que apenas pisó el acelerador en momentos puntuales. En el 16, Janse se atrevió con el disparo, aunque se topó con un zaguero atlético. Cuatro después, Raúl García enseñó los dientes y se sacó un buen disparo desde la frontal que se escapó a la derecha del marco defendido por Juan Carlos. La mejor jugada del primer acto se produjo poco antes de llegar a la media hora y tuvo sello blanquiverde. Pacheco jugó con Strahman y éste cedió a Joselu, que mandó el balón al interior del área sin mucho acierto, pero Pacheco recibió en buena posición para marcar. No acertó a anotar ante la salida de Aranzubia, que despejó.

El ritmo no creció con el paso de los minutos, aunque sí cambió el resultado. En el 37, Insua alcanzó línea de fondo y colocó un centro perfecto para que Raúl García, libre de marca, hiciera el 0-1. Y bien pudo hacer el segundo antes de encarar el túnel de vestuarios los dos equipos. Cinco después, Adrián se internó en el área blanquiverde y cedió de tacón a Nana, que envió el esférico al autor del tanto, que desde la frontal se sacó un gran lanzamiento que obligó a intervenir a Juan Carlos para evitar el gol. El guardameta del Córdoba realizó una estirada fantástica. En el segundo acto poco cambió el panorama, sí más en cuanto a las probaturas de Villa, que poco a poco comenzó a dar entrada a jugadores del filial, amén de a Campabadal y Pedro. Fueron los chavales del B los que aportaron frescura al partido.

Para ver la primera aproximación con peligro a una portería en la segunda mitad hubo que esperar hasta el 64, cuando Luso lanzó un pase en largo a Strahman, que se internó en el área del Atlético y buscó el pase de la muerte, pero despejó la defensa visitante. Buena jugada la que dejó Pedro cinco después, que asistió a Juan Guerra. No hubo remate, pues apareció para despejar Lucas. En el 78, Adri Cuevas intentó el gol con un disparo lejano que blocó sin mayores problemas Aranzubia. Campabadal lo buscó poco después en una doble ocasión que terminó con un tiro que se marchó fuera por poco. Fue a siete del final cuando Mendi hizo algo de justicia y devolvió las tablas al marcador. El delantero del filial culminó una magnífica acción iniciada por Adri Cuevas, que lanzó un pase al espacio a Juan Guerra, quien dentro del área colocó el pase al punta para que este anotara bajo las piernas de Aranzubia. En el 89, Mauro buscó el 2-1, pero su remate de cabeza se marchó desviado. Se ponía así el punto y final a un encuentro con poca chicha y que apareció como la definición perfecta de partido amistoso.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 1: Juan Carlos, Janse (Pedro, 46´), Armando (Mauro, 46´), Bernardo, Samu, Gálvez, Luso (Adri Cuevas, 66´), Pacheco (Campabadal, 46´), Uli Dávila (Juan Guerra, 57´), Joselu y Strahman (Mendi, 66´).

ATLÉTICO DE MADRID, 1: Aranzubia, Kader, Raúl, Lucas, Insua, Guilavogui, Nana (Borja Martínez, 71´), Filipe Luis (NDoye, 80´), Leo Baptistao (Carlos, 29´), Adrián y Raúl García.

ÁRBITRO: Del Olmo Codes, de Córdoba. Mostró tarjeta amarilla a Leo Baptistao.

GOLES: 0-1 (37´) Raúl García. 1-1 (83´) Mendi.

INCIDENCIAS: Partido amistoso disputado en El Arcángel ante unos 8.443 espectadores. Antes del comienzo del encuentro se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento la pasada semana del delegado en Córdoba del Comité Andaluz Técnico de Árbitros, Ernesto Crespo.

Etiquetas
stats