¿De qué va el Cordobasket en la EBA que viene?

Kaison Randolph y Carlton Allen, los americanos del Muser Auto Cordobasket | ÁLEX GALLEGOS

En el Cordobasket -que esta temporada compite bajo la denominación de Muser Auto y en las dos anteriores lo hizo como Yosiquesé- no se torturan pensando en el futuro en términos de clasificación. “Queremos que los jugadores progresen”, asegura Jesús Lázaro, que ha tomado las riendas de un conjunto joven y con sello local. Ahi no hay variaciones con respecto al pasado más reciente. En su tercera experiencia en categoría senior, el club se reafirma en su proyecto. Saben que tiene su riesgo, pero lo asumen. Dar una oportunidad a los talentos locales sigue siendo el lema que repiten hasta la saciedad desde la entidad que preside Ángel Lopera, que aborda el curso 18-19 con el pellizco de la incertidumbre. ¿Por dónde saldrá la aventura? Las preguntas comenzarán a contestarse el próximo sábado, en el Palacio de Deportes Vista Alegre, en el encuentro frente al OhTels CB Linense.

Jesús Lázaro trata de armar un grupo competitivo a marchas forzadas y con problemas por las lesiones. Se le han caído hombres fundamentales, como el base Carlos García -con una lesión de rodilla que le mantendrá al menos mes y medio lejos de las canchas- y el ala pívot José Antonio Moreno. Este último tuvo que ser hospitalizado con un neumotórax y precisará de un periodo de recuperación que le impedirá estar en el arranque del campeonato oficial. El exjugador del Unicaja y actual seleccionador nacional U-17 tendrá que exprimir el potencial de los jugadores más expertos y reclutar a juniors como Asencio o Salcines, que están plenamente integrados en este momento al primer plantel de EBA. Los “veteranos” Ángel López, Adolfo Vega, Joselito Gutiérrez, Unai Friscia o el repescado Ángel Vázquez deberán exponer en la pista su mejor versión a la espera del impacto inmediato del dúo estadounidense.

El gigante Carlton Allen -un 2'08 de físico muy liviano y buena mano en posiciones cercanas al aro- y el tirador Kaison Randolph, un escolta de 1'91 que ha dejado muy buenas sensaciones en los primeros entrenamientos, entrarán a pelear directamente con fuego real después de haberse incorporado con el tiempo justo para dejar las maletas y conocer a sus compañeros. El nuevo Muser Auto Cordobasket tendrá que ir añadiendo nuevos registros a su juego a medida que avance la competición y recupere efectivos. Entre los ausentes está también el pívot Rafa Blanco, que será operado de la rodilla y no podría estar disponible al menos hasta enero.

El camino de obstáculos hacia la LEB Plata

La reestructuración de la LEB Plata no ha causado una revolución en la cuarta categoría nacional, la EBA, que continúa con el mismo formato. Así, se mantienen las cinco conferencias tradicionales, de las que la A, la C y la D -en la que está Córdoba- se dividen en dos grupos. Para el desarrollo de la Liga Regular se disputarán dos fases: para la primera se conformarán dos grupos de diez equipos que se enfrentarán todos contra todos a dos vueltas. Los cinco primeros de cada grupo se clasificarán para la Fase Clasificatoria, en la que se decidirán los tres representantes en las Fases Finales; por el otro lado, los cinco últimos de cada grupo se integrarán en la Fase de Descenso de la que saldrán los que pierdan la categoría al final de temporada.

Donde hay un cambio es en la forma de determinar los ascensos a LEB Plata. Al aumentar de cuatro a seis el número de plazas de ascenso y mantenerse las cuatro fases finales, no solo subirán los cuatro ganadores, sino también dos segundos, que saldrán de sendos enfrentamientos directos entre el 2º de la FF1 y de la FF2, por un lado, y de la FF3 y de la FF4 por el otro.

Esta nueva estructura supone que las Fases Finales pasen a disputarse de jueves a sábado (en el sistema de siempre), dejando el domingo para el cruce entre los segundos clasificados. Esta novedad implicará que las sedes, que determinará la Comisión Ejecutiva de la FEB, solo serán dos (en lugar de cuatro, como hasta ahora), y cada una de ella albergará dos fases de ascenso. En la pasada temporada, tres de los cuatro anfitriones fueron los equipos ascendidos a Plata, lo que revela el poder del factor cancha. El único que no lo logró fue, precisamente, el campeón del Grupo D, el Cazorla jiennense.

En las dos últimas temporadas, el Cordobasket estuvo en el grupo de los mejores. En la 16-17, el conjunto verde se estrenó en la EBA con una formidable temporada que le llevó hasta la Fase Final de Ascenso a la LEB Plata, teniendo opciones matemáticas de subir hasta el último partido en el que perdió frente al Martorell. Estuvo en el Top 16 nacional de la categoría. En el curso 17-18 también logró quedar entre los cinco primeros del grupo y pasar a la Fase de Clasificación, pero entró con un balance muy negativo de victorias y derrotas (arrastradas de la primera fase) y prácticamente no tuvo opciones de superar esta criba.

En cuanto a las normas para la configuración de las plantillas, se incorporan dos importantes novedades: el número de jugadores de formación sube de 7 a 8 y además se establece un máximo de dos extracomunitarios. Eso evitará ver a equipos con cinco americanos en pista -y algunos más en el banquillo- o a verdaderas multinacionales ambulantes. Esa circunstancia se vio especialmente en equipos del Grupo D, donde la presencia de jugadores estadounidenses en los clubes de mayor potencial económico provocó un desnivel deportivo. Esta temporada se prevé una competición más abierta.

Etiquetas
stats