Sumar que no es poco

Omar Perdomo en un lance del encuentro ante el Tamaraceite

Cortada la racha de victorias, sí, pero todavía con la condición de invicto vigente. Tras un inicio de campaña muy prometedor, el Córdoba sigue fiel a su estilo, logrando puntuar en el difícil campo del Tamaraceite a pesar de todas las circunstancias externas. Sin embargo, el primer empate ante un equipo que está ubicado en la parte abajo de la tabla clasificatoria deja muchas vías de mejora abiertas que el técnico Germán Crespo deberá estudiar antes del encuentro ante el San Fernando. Aun así, la entidad blanquiverde consigue mantenerse invicta una semana más y ya se han jugado un total de cinco jornadas, demostrando que el primer plantel andaluz tiene mucha calidad y capacidad para consolidarse en los primeros puestos del Grupo IV de la nueva Segunda RFEF.

De hecho, el Córdoba sigue liderando su grupo a pesar del empate cosechado ante el Tamaraceite. Su principal competidor en estos momentos, el Cacereño, ha vuelto a sacar únicamente un punto, siendo uno de los cuatro equipos -junto al Córdoba, Mérida y Mensajero- que aún no conocen la derrota. El conjunto extremeño igualó el marcador de un Don Benito que se adelantó en el Vicente Sanz, pero Ramón impuso las tablas nuevamente en el luminoso. Por otro lado, el Antequera también es un candidato serio a ocupar las primeras posiciones del Grupo IV e incluso estuvo a punto de asaltar la segunda posición, aunque el Mensajero consiguió un meritorio empate en el descuento. Además, la entidad blanquiverde ya aventaja al sexto clasificado -el Villanovense que marca el límite del play off- en cinco puntos tras la disputa únicamente de cinco jornadas.

Por otro lado, es cierto que este empate llega tras una segunda parte donde el Córdoba no es fiel a su filosofía. El equipo dirigido por Germán Crespo salió al Estadio Juan Guedes con las ideas muy claras, sabiendo qué tenían que hacer en cada momento para llevarse otros tres puntos. De hecho, los blanquiverdes se adelantaron rápidamente en el electrónico por medio de un Willy Ledesma que materializó una pena máxima que la defensa canaria cometió a Simo. Sin embargo, la vuelta de los vestuarios tras el descanso cambió radicalmente la tónica que había transcurrido durante la primera mitad. El cuadro cordobés no era tan fiable ofensivamente ni llegaba con tanta claridad a la meta de un Tamaraceite que dio un paso al frente en busca del empate. Esta problemática apareció por varias vías y Crespo deberá paliarla a lo largo de esta semana.

Primeramente, el Córdoba sufrió en exceso a lo largo de la segunda mitad la falta de fluidez en el centro del campo. Álex Bernal no pudo dar el paso al frente necesario en la elaboración del juego, mientras que Toni Arranz sostuvo a la defensa blanquiverde que estuvo sólida durante gran parte del encuentro, cometiendo el único fallo en ese control de José Cruz que le costó el tanto a los califas. Aun así, el principal hándicap que padeció el club andaluz fue la baja de un pilar fundamental en las tres primeras jornadas ligueras. Y es que la lesión de Miguel de las Cuevas ha obligado al cuadro dirigido por Germán Crespo a jugar sin un mediapunta puro, dejando sin facultades ofensivas en determinadas fases del partido. Aun así, el Córdoba deberá paliar estas deficiencias ocurridas frente al Tamaraceite antes del próximo partido ante el San Fernando y volver así a la senda de la victoria.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
4 de octubre de 2021 - 05:45 h
stats