El CBM, en una situación comprometida

Imagen de un entrenamiento del Cajasur CBM en Fátima | MADERO CUBERO

Una semana y un día. Éste es el tiempo que resta para el inicio de una nueva aventura del Cajasur Córdoba de Balonmano (CBM) en División de Honor Plata. El conjunto granate regresa a la segunda categoría tras un meritorio ascenso en Vigo y con expectativas muy diferentes a anteriores ocasiones. Sin embargo, un problema ensombrece el muy próximo arranque de campaña. La entidad tiene la obligación de cumplir con el pago de las instalaciones que utilizan sus equipos, no sólo el sénior. Este hecho no es una novedad. Sí lo es la circunstancia de que atraviesa un apurado momento económico por el impago de las subvenciones municipales correspondientes a los cursos 2017-18 y 2018-19. La situación es compleja y amenaza seriamente al funcionamiento normal del club en el plano deportivo.

La voz de alarma la dio el pasado miércoles el director deportivo de la entidad granate, Antonio Reyes. Lo hizo en el programa ‘Más Deporte’ de PTV Córdoba, donde expuso la tesitura en que se encuentra el club. “Estamos muy preocupados y ya no a largo plazo sino a corto. Nos estamos encontrando absolutamente bajo mínimos. De la temporada 17-18 no hemos recibido nada, de la 18-19 no ha salido todavía ni la convocatoria y estamos en la 19-20 con un equipo en Plata, con unos 16 de base que ya han empezado los entrenamientos y todo supone un gasto”, explicó de entrada. “Es más, parece ser incluso que vamos a tener que hacernos cargo ya del pago de las instalaciones y como tengamos esa obligatoriedad es posible que no podamos entrenar”, prosiguió Reyes.

Sobre este asunto, el presidente del CBM, Miguel Pardo, quiso ser más prudente. El mandatario admitió que la tesitura es complicada pero mostró confianza en una pronta solución. “No la conocemos a fondo porque no hemos tenido todavía reunión con el presidente del Imdeco (Instituto Municipal de Deportes). Parece que hay que hacer frente al pago del pabellón (Fátima) desde el mes en curso. Lo cierto es que estamos en una situación complicada porque llevamos dos temporadas sin recibir nada”, señaló sobre la realidad actual de la entidad. “No tenemos todavía ningún tipo de instrucción directa”, añadió sobre la exigencia de pago de las instalaciones.

El caso es que la aparente premura en el abono de las cantidades para trabajar en Fátima supone hoy por hoy un quebradero de cabeza para el CBM, que siempre hizo frente a esta obligación sin problema. La razón es la falta de liquidez por la ausencia de ingresos por ayuda municipal de las dos últimas campañas. “Son las subvenciones directas del Imdeco a primer equipo y cantera. Normalmente empiezan a cobrarse en junio, que ya era tarde, pero quizá por el cambio de gobierno las de la pasada no han llegado. El montante entre primer equipo, base, ayuda a sectores es de en torno a 90.000 euros”, indicó Miguel Pardo. Una cifra ésta que roza el tercio del presupuesto global del club.

“Nuestro gasto en pabellones asciende a 40.000 euros. No hemos tenido problema nunca en ir pagando. Pero en el momento en que no recibimos ayudas municipales nos surgen complicaciones”, aclaró el presidente del CBM. Visto el problema, el club ya está manos a la obra para hallar la solución. Miguel Pardo va a tener una reunión con su homólogo en el Imdeco, Manuel Torrejimeno, la próxima semana. La misma tiene como punto principal precisamente la problemática que padece la entidad. En este sentido, el mandatario granate aprovechó para destacar el interés mostrado por el máximo responsable del área deportiva del Ayuntamiento. “En cuanto le he pedido vernos me ha dado inmediatamente cita. Creo que la corporación municipal tiene interés en solucionar los problemas y estoy convencido de que van a buscar fórmulas para que así sea”, apuntó al respecto.

Así, Miguel Pardo afirmó que, en relación al Imdeco, “su voluntad es la de echar una mano y solucionar problemas que haya”. “Espero y confío que se pueda producir. Luego servirá también para trasladarle situaciones como la nuestra, que a lo mejor no se conocen”, agregó sobre el encuentro previsto con el Manuel Torrejimeno. En este asunto resulta significativo que los clubes de Córdoba tengan que hacer frente al pago de instalaciones, algo que no sucede en otros lugares. Este hecho no preocupa al presidente del CBM y sí el incumplimiento de compromisos, que esta vez se dan por parte de la anterior corporación municipal. “Antequera no paga instalación. Puente Genil y Palma del Río no lo hacen. Partimos ya de la base de que es difícil competir económicamente. Pero nunca nos hemos negado ni hemos protestado. Es para todos los clubes igual. Eso sí, ahora nos encontramos en una situación excepcional”, dijo.

Etiquetas
stats