En busca de la regeneración

.

Una planificación coordinada y estable. Durante la temporada pasada, el Córdoba carecía de varios efectivos en algunas posiciones clave. Esto, entre otras muchas cosas, fue el detonante para que el conjunto califa no consiguiese clasificarse para el play off exprés propuesto por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Por ello, la nueva directiva está intentando confeccionar una plantilla acorde a los intereses que marca Juan Sabas, técnico que no ha logrado debutar aún como blanquiverde. Una vez acabada la temporada tanto en el fútbol modesto como finalmente en el ámbito profesional, el club ya sabe casi todos los futbolistas que intentarán llevar a la entidad a Segunda División. Y esto ha conllevado un rejuvenecimiento total de la escuadra que competirá en la categoría de bronce con la incorporación de jóvenes como Alberto Espeso, Darren Sidoel o Álex Robles, entre otros.

Y es que los más inexpertos vienen a dar un equilibrio necesario a la plantilla. Tras un año donde bastantes piezas de la escuadra eran muy veteranas, la nueva dirección deportiva quiere hacer un cóctel perfecto para que la experiencia y la juventud se mezclen, consiguiéndose así un resultado óptimo. Gracias a esto, los encargados de planificar el plantel han incorporado a jóvenes con muy buena proyección como es el caso de Espeso -canterano del Sporting de Gijón-, Sidoel -jugador salido de la escuela del Ajax e internacional sub 19 con la selección holandesa-, Álex Robles -criado en la cantera del Málaga y proveniente del Sevilla Atlético- y varios jugadores que, por lo pronto, tendrán ficha del filial, pero irán alternando entrenamientos y convocatorias con el primer equipo dirigido por Juan Sabas.

Aunque no se han olvidado de los jugadores con experiencia en situaciones como esta. En la defensa, Manu Farrando compartirá el eje de la zaga con Djetei y un Xavi Molina que, en teoría, comenzará como tercer central a falta de la posible incorporación de Bernardo Cruz, según la información adelantada por los compañeros de El Día de Córdoba. El cordobés volvería a la que fue su cara siempre y cuando termine de rescindir con el Granada y un club de superior categoría no se interponga en su camino. En la banda derecha, Samuel Delgado competiría con Valverde para ser el extremo desequilibrante del equipo. El conquense proviene del Marbella y a sus 27 años tiene una larga experiencia en Segunda y Segunda B. Mientras tanto, en el centro del campo podría llegar Mario Ortiz. El santanderino de 31 años vendría para dirigir el timón blanquiverde en la medular. Por lo que, a excepción de este último, todos los fichajes del Córdoba durante este mercado veraniego tienen 27 años o menos. Un rejuvenecimiento claro.

Sin embargo, esa experiencia es necesaria en todos los equipos que buscan cumplir sus diferentes objetivos a final de temporada. En el conjunto califa, las piezas claves que sostienen la plantilla son de confianza y con una experiencia notable en Segunda B. El esqueleto formado por Becerra, Javi Flores, De las Cuevas y Piovaccari hace que el plantel blanquiverde tenga una estructura que puede llegar a aspirar al ascenso en esta temporada. Todo ello al tiempo que la entidad aguarda a conocer la decisión de la RFEF sobre la inscripción del equipo, y cuyo plazo expira precisamente este miércoles. Aún así, el trabajo para compensar la plantilla y rejuvenecerla ha dado los frutos necesarios para que el Córdoba pueda pelear por todo en la categoría de bronce.

Etiquetas
stats