El béisbol, un deporte con historia en Benamejí

Imagen de un partido del Béisbol Benamejí | BÉISBOL BENAMEJÍ

Benamejí, pueblo de deporte. El municipio cordobés tenía un club de fútbol, el cual se fundó en 1983 y cuyos últimos alientos los dio en la 2007-2008. En esa campaña descendieron como colistas a la Tercera División Andaluza, lo que provocó su desaparición. A pesar de ello, el deporte siguió vivo en Benamejí. En 1985, casi a la par que el club de fútbol, surgió en el pueblo el Benamejí Béisbol Club, un equipo que continúa a día de hoy con su actividad normal y cuyo centro de entrenamiento se ha convertido en uno de los más punteros en el panorama europeo. El conjunto benajemicense está enmarcado en el Grupo Sur de la Primera División Nacional de Béisbol y prosigue con sus ya 35 años de historia de un deporte sin apenas tradición en el Viejo Continente pero con mucho peso en Norteamérica y Centroamérica. Juan Espejo, su presidente, atiende a CORDÓPOLIS como cabeza visible de la escuadra de béisbol puntera en la provincia de Córdoba.

El máximo dirigente del Benamejí Béisbol Club asume lo extraño del contexto en el que surgió hace más de 30 años el béisbol en Benamejí, además de que prácticamente fue una mezcla de tradición familiar y casualidad. "Antonio Espejo Arjona, fundador del club, vivió en Madrid durante su infancia y parte de su juventud; allí practicó béisbol con varios equipos de la capital. Luego se trasladó a trabajar a Sevilla y, por último, fijó su residencia en Benamejí, ya que él es natural de Benamejí, así como su familia. Un día vio cómo un grupo de niños jugaban a algo que en cierta medida parecía béisbol, pero que nada tenía que ver con este deporte. De modo que habló con ellos y empezó a enseñarles normas de béisbol y cómo se jugaba, consiguió bates, bolas y algunos guantes y empezó su labor docente, en cierta medida, con el béisbol", cuenta Espejo, cuyo club contó con el apoyo institucional desde los primeros meses de vida en el club e incluso antes.

El presidente del conjunto benamejicense asegura que Antonio Espejo "consiguió ayuda del alcalde (Alberto Doncel), que le proporcionó material, bien a través del Ayuntamiento o de la Diputación Provincial. De esta manera, se llega al año 1985, año en el que realmente se funda el Club de Béisbol de Benamejí". Granito a granito, se consiguió que el equipo de béisbol de Benamejí adquiriera cada vez más relevancia en el pueblo por medio de personas que actuaban desinteresadamente por un fin.

El Covid-19 ha supuesto un vendaval de gran fuerza, el cual se ha llevado por delante numerosas empresas, pymes y todo aquel que se pusiera en medio. No ha sido el caso del Club de Béisbol de Benamejí, que ni siquiera tuvo tiempo de empezar la competición a mediados de marzo, tanto del equipo senior como de las categorías inferiores y, sobre todo, la sub 15, que iba a participar en el Campeonato de España de Béisbol de su categoría. "Este club viene recibiendo de la Diputación de Córdoba una subvención por temporada, por participación del equipo senior en la submáxima categoría del Béisbol Español, la cual hace pocos días hemos devuelto por la suspensión definitiva de la competición. Del Ayuntamiento de Benamejí no recibimos subvención", asevera Juan Espejo, que además agrega que sí existe una relación con la jefatura municipal, manifestando que "colaboramos con ellos en la organización de distintos eventos anuales, como escuelas deportivas, ligas de béisbol base, liga local de béisbol senior, etcétera, por la cual este Club recibe, tras su facturación, una ayuda que nos sirve para llevar esto hacia adelante". Cualquier ayuda es poca para este tipo de clubes.

El rédito deportivo de los de Benamejí estaba siendo de un gran nivel, según apunta Juan Espejo. "El rendimiento ha venido siendo óptimo en los últimos años, con la salvedad de la temporada pasada, que sufrimos un bajón de juego", declara el presidente del club, que también apunta que el coronavirus cortó el nivel de forma del equipo durante la pretemporada y pocos días antes de comenzar la liga regular. A pesar de haberse suspendido la temporada, Juan Espejo no teme lo que vendrá a pesar de que habrá que tener cautela y no dar un paso en falso. "(El futuro), en general bueno, siempre y cuando podamos competir la temporada 2021, ya que, de no ser así, podríamos padecer un menoscabo en nuestras expectativas de futuro. En la actualidad hay gente con capacidad e ilusión para llevar este proyecto a buen puerto por otro buen periodo de tiempo", atestigua Espejo. Todo se andará pero los mimbres son firmes de cara al futuro más próximo marcado por el coronavirus. Ya está la base.

Deportes minoritarios antes y después del Covid-19

La esgrima y el "espíritu cansado" de los deportes minoritarios

La inquietud del bádminton ante un futuro incierto

El Kodokan (judo), cuna de campeones en un tiempo complejo

La dura realidad del tenis de mesa

El rugby y el "apretarse el cinturón" en tiempos de pandemia

El hockey ante la necesidad de subsistir

Etiquetas
Publicado el
16 de agosto de 2020 - 08:10 h