Bebé, la 'bestia' de Lisboa, ya es del Córdoba

Bebé, con la indumentaria del Córdoba en El Arcángel.
El potente delantero del Benfica llega cedido hasta final de temporada | El jugador, de 24 años, ya ha realizado su primer entrenamiento a las órdenes de Djukic

¿Djukic quería guerreros? Pues si alguien se ajusta a ese perfil es Tiago Manuel Dias Correia, alias 'Bebé', que se ha convertido en el segundo fichaje del Córdoba en el mercado invernal. Esta mañana ya ha tenido el primer contacto con el técnico serbio y con los que serán sus compañeros a partir de ahora. Ha sido en una sesión a puerta cerrada. Antes de su presentación oficial, Bebé ya ha sudado la camiseta. Así están las cosas en un Córdoba que necesita rehacerse a toda prisa. El club blanquiverde ha conseguido pactar una cesión hasta el final de la temporada con el Benfica, en el que Bebé no ha tenido demasiado protagonismo. La institución lisboeta hizo oficial la operación a través de su web oficial. Bebé ha jugado minutos repartidos entre tres partidos de la Liga de Campeones y uno de la Liga, además de la Supercopa. A sus 24 años, este ariete de 1'90 necesita reconducir su carrera y recuperar su identidad en un lugar apropiado. No parecía serlo el Benfica, un club de primer orden en el ranking europeo, y probará en una entidad menor y con otro tipo de urgencias: un Córdoba que recuperó su rango de Primera tras cuatro décadas y que lucha por mantenerlo. Todo un desafío para un bregador nato como Bebé, cuya trayectoria personal es todo un monumento a la superación.

Nacido en Cácem (Lisboa), Tiago no tuvo una niñez sencilla. Sus padres, originarios de Cabo Verde, vivían una situación difícil y decidieron dejarlo, a los diez años, en las puertas de un orfanato. Criado en las calles, encontró en el fútbol una válvula de escape y un espacio en el que sentirse importante. En 2008 despuntó en el Mundial para Homeless (sin techo) y el modesto Estrela de Amadora se fijó en él. Con un contrato de poco más de mil euros al mes inició la temporada en Segunda División. Después de 26 partidos, el Vitoria de Guimaraes lo reclutó viendo en él a un talento para el futuro. En pocas semanas, a Bebé le cambió todo. En plena pretemporada, el entrenador Carlos Queiroz (ex del Real Madrid y asistente del legendario Alex Ferguson) recomendó su contratación al Manchester United. También sonó su nombre como posible fichaje para el Real Madrid. Pero el club inglés puso sobre la mesa 9 millones de euros para llevárselo y lo consiguió. Con 20 años fichó por uno de los grandes clubes del mundo para jugar en el Teatro de los Sueños. En 2010 se estrenó como goleador en la Liga de Campeones frente al Bursaspor turco. El cuento de hadas se hacía realidad.

Pero la competencia en Old Trafford era feroz. Bebé no encontró un sitio y empezó un rosario de cesiones. Le enviaron al Besiktas de Turquía en la 2011-12 y no tuvo demasiada fortuna. Después le buscaron acomodo en su país natal y se enroló en el Río Ave -allí coincidió con Edimar, el primer fichaje cordobesista en el mercado invernal-, donde jugó 18 partidos (2 goles). En la 13-14 fue de nuevo cedido por el Manchester, esta vez al Paços de Ferreira, donde sí ofreció un nivel notable: 36 partidos y 12 goles. Un buen curso, pero insuficiente para colmar las expectativas del United, que decidió vender su pase al Benfica por 2,4 millones de euros, aunque reservándose un porcentaje de beneficios en caso de un futuro traspaso.

Bebé, con contrato en vigor hasta 2018 con el club lisboeta, llega a préstamo al Córdoba hasta el final de la presente temporada. ¿Qué puede aportar? Aunque es corpulento, no se trata de un delantero centro estático. Tiene movilidad, es muy activo en toda la zona de ataque -de hecho, puede adaptarse también como extremo o mediapunta- y acumula experiencia. Y, sobre todo, necesita relanzar una carrera que ha sufrido un estancamiento. En El Arcángel se encontrará con Nabil Ghilas, cedido del Oporto, que está logrando lo mismo que él pretende ahora: demostrar que posee un nivel competitivo para destacar en una gran liga europea. Córdoba será un escenario para la reivindicación de un futbolista peculiar, un auténtico superviviente.

Etiquetas
stats