Basket del 15

Una formación del Juventud. A la izquierda, arriba, Garrido con el 15.

Quienes conocieron a Enrique Garrido El Grande cuentan y no paran sobre su talento deportivo y su desbordante personalidad. Fue uno de los nombres de referencia del baloncesto local desde finales de los 70 y los años 80, cuando la NBA era un mundo inaccesible poblado por semidioses y en España, al menos en el sur, se jugaba en pistas de cemento y con más intuición que método. A Enrique, que falleció hace quince años, le harán un homenaje perpetuo sus hijos de un modo peculiar. Estas cosas sólo suceden en el basket. La historia se ha conocido a través del blog de Eduardo Burgos, una plafatorma indispensable para los seguidores de este deporte. El Grande jugó siempre con el dorsal 15 y ése ha sido el elegido para lanzar, desde la empresa de asesoría deportiva Go Sport, una línea de ropa deportiva con la marca Go Fifteen -¡Vamos, 15!-, un número “que nos anima a seguir adelante, sean cuales sean las dificultades”, señalan los hermanos Garrido, Nacho y Quique, en su comunicado.

La iniciativa empresarial está impulsada por un sentimiento claro de tributo a la memoria de su padre. “Go Fifteen está dedicada a la memoria de Enrique Garrido, nuestro querido Gran Quince, que lució con orgullo ese dorsal en su camiseta durante toda su carrera deportiva, y con el que también sus hijos, y prácticamente toda nuestra familia, han jugado. Con ser un gran deportista, un gran luchador dentro de la pista, destacó siempre por encima de todo ello por ser un gran amigo, compañero, dispuesto a ayudar siempre al que se lo pidiera, con su eterna sonrisa. Esos son los valores que inspiran esta marca y nuestra empresa: entrega, amistad, compañerismo, gran atención y su inagotable buen humor”, expresan los impulsores de esta línea de ropa “andaluza, cordobesa y tarifeña, como nosotros”.

La figura de Enrique Garrido se enmarca en los albores del baloncesto en Córdoba, a principios de los 70. Eduardo Burgos, estudioso de este deporte, relata en su blog algunas vivencias con el legendario 15. “Fue compañero mío en el Córdoba OJE (estoy hablando de los años 1971 y 1972). En nuestro equipo jugaba gente histórica del baloncesto de Córdoba como Antonio Cantillo, Antonio Millán, Abilio Antolín, Pepe Cosano, Fernando Lara, Gómez Centella, Antonio Recio, Jesús Linares...”, recuerda Burgos, quien apostilla que “posteriormente el club fue creciendo y con la llegada de Andrés López se iba a formar un club nuevo con el nombre de Juventud de Córdoba que derivó en el paso de los años en el Cajasur Córdoba”.

El profesor Burgos retrata a Garrido como A alguien “grande por muchas cosas además de por su estatura, buen jugador, buen compañero, inteligente, avispado, gracioso como nadie, ocurrente, divertido, amigo de sus amigos y como sus hijos dicen siempre sonriendo y haciéndonos a todos la vida mas agradable”. Tanto Nacho -que reside en Tarifa- como Enrique, sus hijos, siguieron la tradición familiar y se vincularon al baloncesto como jugadores y, después, desde el mundo de la empresa y en los banquillos.

“Las prendas deportivas que lucirán esta marca serán de gran calidad y con una personalización única, para deportistas y equipos generosos en el esfuerzo y siempre listos para darlo todo apoyando a sus compañeros y disfrutando del deporte, como el Gran Quince”, apuntan. Quienes lleven una de estas equipaciones sabrán que el 15 no es un número cualquiera.

Etiquetas
stats