La que se avecina

Oltra gesticula durante el partido ante el Alavés | MADERO CUBERO
Oltra reiteró que siente “el respaldo” del club y que no hablará sobre el efecto que los últimos resultados pueden tener en su continuidad | Los jugadores le apoyan

¿Qué le sucede a un entrenador cuyo equipo pierde cinco veces seguidas en casa? Como mínimo, que le van a mirar raro. “Llevo ya muchos años y no voy a entrar en eso”, dijo José Luis Oltra en la sala de prensa tras la dura derrota ante el Alavés (1-2), que provocó que los medios le lanzaran -como es pertinente- las clásicas preguntas sobre su porvenir. El valenciano, afectado por las circunstancias, trató de mantener un tono forzadamente distendido hasta que zanjó la cuestión con un tono agrio: “¿Os acordáis de lo que os dije? ¿No os dije que no iba a contestar a este tipo de preguntas? Veis el post partido de Canal Plus, que a ellos sí les he contestado en el careo con Pepe (Bordalás), y sacáis de ahí la respuesta si queréis”. Y fin. Oltra ha dicho que no dirá nada sobre el asunto. Seguramente no sea necesario.

Los códigos del fútbol están claros: los resultados mandan. Y resulta inevitable que cualquier detalle adquiera un aspecto sospechoso. Como la presencia ayer en la zona vip de Lucas Alcaraz, exentrenador del Córdoba y actualmente sin equipo después de haber sido despedido en el Levante. Así funcionan las cosas hasta que cambie la dinámica deportiva y el Córdoba vuelva a ser el que fue en la primera vuelta. A Oltra, a pesar de la mutación en los resultados del equipo, la grada le ha profesado demostraciones de cariño y respeto. En la presentación de los equipos antes del pleito ante el Alavés, su mención en la megafonía del estadio fue acompañada por una salva de aplausos generalizada. En los peores momentos, la hinchada ha tendido más hacia las puyas a determinados jugadores en lugar de reprender con cánticos hirientes al entrenador. Oltra cayó bien desde el inicio y no ha perdido ese aura.

Quienes sí hablaron sobre la situación de Oltra fueron los jugadores, que encajaron como pudieron las típicas cuestiones a propósito de una crisis como la que atraviesa el equipo blanquiverde. Xisco, el capitán y autor del insuficiente gol ante el Alavés, fue claro cuando sobre el mismo césped le interrogaron sobre un hipotético despido de Oltra: “Espero que no porque aquí estamos todos a una. Somos los mismos que empezamos la temporada, lo hicimos bien y ahora queda lo más importante. El equipo confía a muerte en el trabajo que plantea el entrenador. Hay que estar unidos y pensar en traernos los tres puntos de Tarragona”.

En parecidos término se expresó Luso, otro de los miembros del cuarteto de capitanes blanquiverdes, sobre la situación que se plantea después de la quinta derrota casera. “No tengo ni idea de lo que pasará pero creo que no. El míster hace un buen trabajo y todos estamos con él. Creemos en él. Esto es cosa de todos y no creo que ésa fuera la solución”, dijo el pivote maño, que insistió en que “si las cosas no van bien hay que cambiar y eso es lo que está haciendo el míster, buscar soluciones”. “Confiamos ciegamente en él”, añadió. El Córdoba volverá al trabajo esta semana con otra cita especial en el horizonte: visita el domingo al Nástic de Tarragona, que es tercero y suma 51 puntos, cuatro más que un Córdoba aferrado a la sexta plaza y ya con poco margen de error para defender una posición de play off que mantiene desde hace más de seis meses.

Etiquetas
stats