El turismo y el patrimonio en la balanza de Córdoba

Unos turistas pasean por los jardines del Alcázar. FOTO: MADERO CUBERO
La ciudad se debate entre atraer al turismo y preservar su idiosincrasia

Córdoba fue la ciudad Patrimonio de la Humanidad de España con más turistas en enero, aunque cerró el mes con una ligera caída en el número de visitantes, un 1,6% con respecto al mismo periodo del año anterior. En total, fueron 43.850 los viajeros que recalaron en la ciudad, muy por encima del resto de destinos de la lista, según ha informado el Ayuntamiento.

La ciudad se debate desde hace lustros entre atraer al turismo y preservar su idiosincrasia que le ha llevado a ser declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. "Las declaraciones de la Unesco son un ejercicio de buena intención que los poderes públicos entienden que son solo de protección. Pero se equivocan. Son los poderes públicos y los ciudadanos quienes deben de protegerlos. Y en Córdoba, esto no se está haciendo", señala Sebastián de la Obra, director del Archivo y Servicio de Documentación del Parlamento de Andalucía e impulsor de la Casa de Sefarad ,museo privado enclavado en la calle Judíos y dedicado a la memoria de los sefardíes. "El patrimonio se está usando y tratando como una mercancía de un turismo masivo y de paso, no de un turismo cultural de exploración y descubrimiento. Las administraciones públicas se han volcado más en lo primero pero el potencial de la ciudad podría ofrecer mucho más", continúa.

Medina Azahara, el yacimiento arqueológico medieval más importante de Europa y único ejemplo de arquitectura palatina omeya en el continente también hace equilibrios con la necesidad de visitantes y la preservación del conjunto histórico. Manuel Acién, profesor de la Universidad de Málaga y Eduardo manzano, profesor de Investigación del CSIC, ambos miembros de la Comisión Técnica del Conjunto de medina Azahara, señalaron el viernes que una de las vías para desarrollar y financiar el lugar era garantizar "un turismo sostenible y de calidad defendiendo los valores patrimoniales de Medina Azahara acordes con una sociedad progresista, tolerante e inclusiva".

"Sobre Medina Azahara se ciernen tres grandes amenazas: la especulación urbanística, que el conjunto arqueológico se convierta en un lugar de festejos y actividades y que la trivialización y la falta de rigor se apoderen de las labores de investigación". Para Acién y Manzano estos son los principales peligros a los que se enfrenta el yacimiento y su museo.

El viejo debate entre turismo y protección se ha reactivado con la reciente declaración de la Fiesta de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La tradición, que se remonta a principios del siglo XX y es extremadamente popular entre los vecinos de la ciudad, lleva más de un lustro volviéndose un evento masivo que, para muchos se ha distorsionado. "El reconocimiento es un logro y un reto. Ha habido agresiones normativas y ahora tendremos que buscar un buen modelo de gestión que proteja a este paradigma de la economía del bien común que son los patios vecinal es de Córdoba", destaca Antonio Manuel Rodríguez, profesor en una facultad de Derecho, ensayista y escritor muy vinculado al mundo de la cultura.

Córdoba fue también la única ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que incrementó el número de pernoctaciones durante el pasado año. El crecimiento fue del 3,06%, al pasar de las 1.249.873 pernoctaciones habidas en 2011 a las 1.288.096 registradas en 2012.

Etiquetas
stats