ENTREVISTA

Tresillo: “A los hombres se les toma más en serio musicalmente”

Entrevista al grupo Tresillo

Inma Jiménez llega con su violonchelo a la Plaza de la Corredera y espera sentada a sus compañeras, Rocío y Nuria. Juntas forman el grupo Tresillo, una formación musical que versionan temas, principalmente, de mujeres; una manera de reivindicar al género femenino en el mundo de la música.

Las tres, cordobesas y docentes, tienen como punto en común su pasión por la música. Nuria e Inma han estudiado en el Conservatorio durante 14 años, Rocío cuenta a Cordópolis que su carrera ha sido autodidacta. Lo primero que hizo fue asistir a unas clases de guitarra que mucho tendrían que ver, sin saberlo en aquel entonces, con su situación actual.

En aquellas clases coincidió con Nuria, pero ninguna recordaba a la otra. Fue la vecina de Rocío la que las puso en contacto. Ambas quedaron en una ocasión para tocar y vieron su afinidad, aunque “durante más de un año no supimos nada más la una de la otra”, detalla Nuria. Fue ella quien volvió a recurrir a Rocío para un concierto en Villarrubia, donde solo con el contrabajo y la guitarra y la voz de Rocío dieron su primer concierto, al que se unió Inma -que conocía a Nuria- para tocar el Chelo en una canción.

En esa primera toma de contacto ya se dieron cuenta de lo bien que congeniaban tanto musical como personalmente. “Tenemos el mismo tipo de humor, nos gustan los mismos tipos de bromas”, indica Nuria. Eso fue lo que les llevó a crear Tresillo, un grupo de mujeres con el que reivindican a las instrumentistas. Con Tresillo quisieron jugar con el doble significado de la palabra, en el lenguaje musical y como sofá de tres plazas -y por supuesto por ellas mismas-.

Las tres integrantes del grupo han tocado por diferentes lugares de Córdoba, como en El Munda, en El Último Tango o Las Cuevas del Pino. También han llegado a Madrid gracias a que Nuria trabaja allí, lo que a su vez se convierte en un hándicap para reunirse para ensayar; situación que solventan gracias a las tecnologías, “mandando cosas por correo electrónico, mandando audios, vídeos...”

Durante sus conciertos versionan a artistas como Nina Simone, Amy Winehouse, Martirio, Zaz, Zahara o Nirvana en espectáculos en los que aseguran que no puede faltar el humor. “Pero también nos gusta rascar en las conciencias”, apostilla Rocío, quien ya está pensando en poder crear sus propios temas.

Mientras comienzan estas composiciones han creado ha sido su primera banda sonora para una película inclusiva que se está rodando en Córdoba. Un proyecto para el que le han dado un mes y medio y en el que se han embarcado sin pensarlo y sin tener experiencia. “Tiramos para adelante, nos dijeron algunas escenas de la película, de qué iban y según eso la tuvimos que crear”, cuenta Inma.

“Todo el mundo hace el comentario de es una tía la que está tocando”

A pesar de que entre sus propósitos no está ser referentes porque su único objetivo es seguir haciendo conciertos y divirtiéndose sobre el escenario, sí que quieren aprovechar la visibilidad que consigan para reivindicar la figura de la mujer como músico. Y es que, según explican, las mujeres que estudian en el conservatorio algún instrumento son tan numerosas como los hombres, aunque luego en las actividades culturales sea difícil reconocerlas. “Todo el mundo hace el comentario de es una tía la que está tocando”, señala Nuria.

Por ello, continúa, “si fuésemos un referente, me encantaría porque hay que ponerse un poco en el escaparate para hacernos visibles y porque hay muchísimas mujeres que tocan instrumentos”. Y es que como músicos se encuentran en situaciones como “que cuando hay que averiguar alguna actuación parece que nos toman menos en serio”.

Ante los últimos datos del informe Argos que establecen que el perfil de trabajador en el sector cultural más demandado en Córdoba es un músico y hombre, indican que “es evidente”. “Piensan que los hombres tienen mejores habilidades musicales, son hombres que contratan a hombres. Se les toma más en serio musicalmente”, expone Rocío.

Además, las tres cordobesas creen que en la ciudad es “muy difícil sacar un proyecto adelante”, más aún siendo mujer. “Tenemos que movernos el doble”, menciona Nuria. En lo referente al panorama musical actual en el que existe “un bombardeo a nivel social” del reguetón -caracterizado por sus letras machistas, sin ser el único género en el que se encuentran-, las artistas apuestan por versionar y recordar a cantantes femeninas. Mientras que Inma, desde su posición como docente enseña a los más pequeños “lo primero a disfrutar y lo segundo a que aprendan, que conozcan todo tipo de música y sepan diferenciar lo que es moda de lo que es calidad”.

Pero entre las reivindicaciones y mensajes que quieren transmitir, las tres cordobesas tienen presente que lo primero es disfrutar de la música y de los conciertos que vayan haciendo, ya que hasta el momento esta es solo un hobbie. Para el mes de octubre ya tienen a la vista dos conciertos, dos oportunidades que no dejar pasar el próximo otoño.

Etiquetas
stats