Sánchez Robayna condensa Góngora en un soneto

Sánchez Robayna, a la izquierda, junto a Joaquín Roses, director de la Cátedra Góngora. | MADERO CUBERO
El catedrático de Literatura Española de la Universidad de La Laguna comentó anoche en la Cátedra Góngora una obra del poeta cordobés

“Oh, claro honor del líquido elemento”. Así comienza el poema de Góngora que anoche comentó Andrés Sánchez Robayna, catedrático de Literatura Española de la Universidad de La Laguna, invitado a la Cátedra Góngora dentro del ciclo Góngora Vivo: cómo leen a Góngora los creadores de hoy.

No lo tuvo fácil Robayna para escoger un texto del poeta cordobés. “Siento pasión por todos ellos”, dijo. “Por los sonetos, las décimas, las letrillas y las soledades. Todas me entusiasman”, confesó. El docente y escritor podía haber elegido alguno de los poemas que todos los años cometa ante sus alumnos de universidad o en publicaciones especializadas. “Pero me decanté por este soneto de la primera época”.

El Góngora que escribió esta pieza era joven, de apenas 20 años, pero ya había dado mucho de qué hablar cuando fue escrita, en 1582. “Es un soneto muy representativo pues permite glosar apuntes de toda la obra de Gómgora y enlazarla con la lírica de la época, finales del siglo XVI y principios del XVII”, señaló.

Etiquetas
stats