Miriam Reyes: “El libro es sagrado, pero el poema se convierte en otra cosa cuando es dicho”

La poeta y videocreadora Miriam Reyes | ALEX GALLEGOS

La poeta y videocreadora Miriam Reyes (Orense, 1974), de visita en Córdoba con motivo de Cosmopoética, reconoce su debilidad por el papel, aunque hace tiempo que ella inició un camino aparte para que sus poemas tuvieran otra vida más allá de las páginas y que ha acabado marcando su carrera para bien. En la era de las redes sociales, en las que los versos viven a golpe de píxel, Reyes cree en la tecnología como "posibilidad".

La posibilidad de una isla: Que un poema sea un pequeño libro en sí mismo, una obra con entidad propia y no uno más entre una antología. "El libro es el libro, y para mí es sagrado, pero el poema se convierte en otra cosa cuando es dicho", reflexiona Miriam Reyes en la puerta del Bar Musa. Un poco antes habrá recitado uno de los suyos, de memoria, y habrá quedado registrado en los móviles y las grabadoras, que podrán darle otra vida las palabras.

"Todos los medios pueden ayudar a hacerlo vivir en otras plataformas, de otras maneras, con otras vidas. No pasa nada. En el libro va a seguir estando", sostiene la escritora gallega, que reconoce, no obstante, que "las redes son a veces demasiado rápidas" y que "también hay muchísima información". Son algunos de los "riesgos" que ella encuentra en las nuevas tecnologías que utiliza indistintamente para su propio mensaje. "Yo particularmente utilizo la imagen y hago videorecitales. Y eso ofrece un posibilidad", reafirma.

Reyes, de hecho, llega a la quince edición de Cosmopoética sin libro debajo del brazo, aunque con una serie de poemas inéditos. Reconoce, no obstante, que tiene un puñado de páginas por editar y que éstas le hacen especial ilusión, pues suponen su debut en lengua gallega, un idioma que no le es para nada ajeno, pues ya publicó una antología de poesía contemporánea gallega titulada Punto de ebullición (FCE, 2015). ""Me da vergüenza publicar un libro en gallego con el nivelón que hay allí", mantiene la escritora.

"El gallego es el idioma de mis abuelos, que me criaron, pero no de mis padres. Yo me críe en Venezuela desde los 8 años y tengo una relación sentimental muy fuerte con el gallego, pero mi lengua materna, de pensamiento y de reflexión es el castellano", afirma Reyes, que vivió en Venezuela su etapa educativa y universitaria. Sobre la situación del país latinoamericano se pronuncia con cierta "tristeza": "Cuando tú ves que la gente abandona su país en masa no puedes pensar que todo está bien".

Para la creadora, "la poesía es territorio de conciencia y de experiencia de lenguaje, así como de búsqueda de identidad, transformación o indagación", y también una disciplina artística que apunta a los problemas actuales de la humanidad. El problema viene porque "es una gran desconocida y no se está leyendo", reflexiona la autora de Bella durmiente, finalista del XIX Premio de poesía Hiperión.

Por ello, Reyes reivindica los festivales de poesía, que a su juicio constituyen "una oportunidad para conocer propuestas". "Somos muchos y es difícil seguir a todo el mundo, con lo cual los festivales son buenas oportunidades para descubrir a voces jóvenes", concluye.

Etiquetas
stats