Flora cierra su primer fin de semana con más de 56.000 visitas

Instalación de Flora 2019 | ÁLEX GALLEGOS

El Festival Internacional de las Flores, Flora, ha cerrado su primer fin de semana con 56.546 visitas a los patios que muestran las instalaciones de arte floral contemporáneo que se han presentado en esta edición del certamen.

Según los datos facilitados a este periódico por la organización del festival, el día con el mayor número de visitas ha sido este domingo, con 23.332, mientras que el sábado se registraron 21.360 y el viernes, en su primera jornada abierto al público, se sumaron 11.854 visitas.

En estos días, las colas han sido la tónica general en la mayoría de los patios donde se mostraban las instalaciones: Patio del Reloj de la Diputación Provincial, Palacio de Viana, Palacio de Orive, Casa Góngora y Museo Arqueológico.

Instalaciones premiadas

El jurado de Flora 2019 ha distinguido con el primer premio, dotado con 25.000 euros, a la instalación titulada Trepidante, del colectivo madrileño Flor Motion, que se muestra en el patio de la Casa Góngora. Trepidante es el título del trabajo realizado por este colectivo formado por quince de los mejores floristas de Madrid. En esta instalación, las flores y las plantas secas son protagonistas, con su pronunciado aroma como carta de presentación. Suelos cubiertos de flores que, al ser pisadas por los visitantes, desprenden aún más olor. Y, ante sus ojos, un torbellino de algodón y mimbre que juega con el granado que preside el patio principal y la doble altura de las dos plantas de la casa.

Por otra parte, el segundo premio, dotado con 10.000 euros, ha sido para Constelación, la obra del francés Thierry Boutemy, “por su perfecta ejecución y conceptualización que crea una estimulante experiencia”, según el fallo del jurado.

Esta obra se ha instalado en el Patio del Reloj. Al visitante le recibe una enorme caja negra que será el centro de la obra. Dentro, el autor ha querido crear una sensación de fragilidad y melancolía, fuente de su amor por las flores. Oscuridad y luz proyectada sobre las plantas, sobre flores secas, crean una instantánea llena del olor de la lavanda que se pisa -a oscuras- y donde los bulbos, las plantas secas y los focos de luz crean una atmósfera única. En el centro, una figura humana, hecha también de plantas secas, protagoniza el mundo natural creado a su alrededor, la vida misma.

Otras instalaciones

Junto a las obras premiadas, Flora 2019 también incluye una instalación en el Patio de la Capilla del Palacio de Viana. Aquí un Campo estático creado por el colectivo tailandés PHKA inunda este patio que se estrena en Flora. A través de estructuras con 2.400 metros de cuerda y más de 960 nudos, recrean el viaje de las flores y las plantas, la vida de las plantas. Hileras cromáticas del verde al amarillo, pasando por el naranja, rosas y morados muestran la posición de una misma planta desde su nacimiento hasta su plenitud. Muestran al público un arco del tiempo, la evolución de la vida de las plantas hasta su esplendor.

En el Palacio de Orive, desde Australia, Mary Lennox ha traído su particular Trabajo de campo: una estructura cúbica de suave visillos envuelve impresionantes manojos de lavanda y de espigas de trigo. Ofrece un viaje por campos verticales de lavanda y trigales, que envuelven de olor al visitante, donde el aroma todo lo impregna en una imagen bicolor y minimalista.

La última parada de Flora 2019 es el Museo Arqueológico, donde la norteamericana Lisa Waud ha dispuesto su instalación en una galería y dos patios. En Museo de Memoria Botánica, juega con la idea de cómo sería un museo que, en el futuro, explicara cómo son los patios cordobeses. Y bajo ese prisma, el visitante puede conocer las plantas más usadas en los patios con una explicación que puede escuchar con auriculares, a la vez que ver creaciones con plantas y flores como piezas de un museo antiguo: capiteles, columnas, cuencos o detalles para ver con lupa. Y, como colofón, la recreación de un patio cordobés, una particular visión creada con todo tipo de plantas donde se acompaña con mobiliario propio, con las cañas y latas para regar las macetas y hasta con el sonido de quien barre y pone a punto el patio de su casa. La vida, en los patios.

Etiquetas
stats