Elena Codes: la generación Z latiendo en sus diarios

.

"Tengo alguien dentro de mí que me está matando. Y creo que soy yo"

Este verso o frase de su diario o simplemente sentencia pertenece a Elena Codes (Córdoba, 1997). También sus 18.000 seguidores en Instagram, quienes se identifican con cada una de las palabras que escribe esta veinteañera. Ella es una antítesis de la escritora clásica. Una chica de barrio descreída e independiente que un día decidió raparse el pelo y marcharse a Londres huyendo de una relación tóxica. Su vida está escrita en sus diarios convertidos en libros que autogestiona en las redes y que la han alzado como una antiheroína patria de la generación Z (los nacidos entre mediados de los noventa y 2010).

Poesía, sexo, feminismo, adolescencia, humor y mucha belleza. Esos son los ingredientes que la describen según otra poeta, Luna Miguel, que convierten sus escritos en adictivos para miles de jóvenes, la mayoría mujeres. Ella vende sus libros a través de Instagram, se encarga de los envíos personalizándolos, "con posits y dedicatorias" y, de vez en cuando, llena una maleta de libros, anuncia en una story que va a salir a venderlos, hace una lista de gente que los quiere y queda con ellos en la plaza del Macba de Barcelona, en la de Callao en Madrid o en las Tendillas en Córdoba.

Desde Barcelona, donde ahora vive, Elena charla con Cordópolis a través de la pantalla, por videoconferencia. No ha perdido su acentazo cordobés del Parque Figueroa, cuya librería-papelería El Cuaderno, frente a su instituto, donde hacía fotocopias e imprimía sus escritos, es de las pocas que vende sus dos libros, Ninfomanía, sé mala y Guerra Civil.

El pelo le está creciendo y ya no lo lleva rosa.

"Creo que la literatura así es más pura, la más física", opina. "Unes algo tan efímero como una red social con algo tan duradero como un libro". A Elena le cambió la vida precisamente un libro que le obligó a leer un profesor de segundo de la ESO del López Neyra: Rebeldes, de Susan Eloise Hinton. A día de hoy sigue siendo su libro favorito aunque confiesa no leer ya tanto, "prefiero escuchar música, me inspira más. Tengo poemas escritos con la banda sonora de Shreck".

Desde entonces, con 12-13 años, Elena escribe a diario. Comenzó inventándose historias que continuaban Rebeldes e incluso se metió ella como personaje. Después empezó a crear sus propias historias, escribió novelas y cuando se matriculó en una escuela de teatro en Córdoba, ETC, hoy Actúa Córdoba, descubrió el cine y empezó a escribir guiones. "Tengo cosas que decir y da igual que lo haga en cine, teatro, poesía o una frase".

Ahora trabaja para una productora "importante" escribiendo los guiones de dos series. La contactaron tras ver su nombre en un reportaje de El País. Por ahora no puede contar más. También escribe y prepara una película independiente. "Los guiones que cuentas historias de gente de 22 no los puede escribir alguien de 50. Debe haber una mezcla generacional", sentencia.

Guerra Civil

El segundo libro-diario de Codes tuvo una presentación multitudinaria en Córdoba hace aproximadamente un año. También la tuvo en 14 ciudades más. Ella lo describe como un libro-terapia "que ha ayudado a mucha gente y ha roto muchas relaciones tóxicas, algunas hasta de maltrato". La clave de su éxito: la cercanía de su autora y la complicidad de Instagram. "No tengo nada en contra de las librerías, pero si lo presento allí se llevan el 30% y en ese momento necesitaba el dinero".

En este libro se muestra Elena desnuda emocionalmente. Salvándose, aconsejándose, queriéndose, insultándose, guiándose. Firma la autoría y venta completa del libro, subrayado, manuscrito, con fotos propias a excepción de las ilustraciones de Celia Sánchez, del que ha despachado miles de copias. De hecho, su posts en las redes levantan más expectación que los de muchos sellos editoriales.

El título alude a lo que le pasaba por dentro en ese momento de crisis. Lo escribió en Londres al año de llegar a la capital tras abandonar Córdoba huyendo de una relación traumática. Muchas mujeres se han sentido comprendidas y acompañadas por esta conversación de Elena consigo misma. "En eso consiste el amor propio, en conversar contigo misma hasta que te mueres".

El diario, dividido en tres partes, muestra a una joven destrozada en las primeras páginas por el apego emocional y por la dificultad que entraña abandonar a alguien a quien se quiere pero que te trata mal, y termina un año después, con una protagonista llena de vida, proyectos y fortaleza.

"El amor, el opio de las mujeres"

Codes está de acuerdo con la pensadora Kate Millet y piensa que la mujer está sometida a causa de la "razón cultural patriarcal". "Me flipa la época que vivimos, las crisis solo sirven para mejorar. Ya no dependemos económicamente de un hombre, tenemos menos dependencia emocional aunque sigamos necesitando algo del exterior para sentirnos seguras".

Cuando habla de dependencia especifica que alude a la "dependencia jerárquica porque nadie se salva solo" y se muestra optimista con la empatía que está generando la tercera ola feminista. "El transfeminismo que evoluciona con la sociedad y está lleno de diversidad".

Entre sus escritoras de cabecera cita a Simone de Beauvoir,  y entre las músicas, a la desaparecida rapera cordobesa Gata Cattana y la cantante Nina Simone.

"Córdoba es una ciudad de viejos"

Elena confiesa que volverá a Córdoba "para morir y no para vivir". Le encanta su barrio y su familia, pero "Córdoba me ahoga". La ve una ciudad imposible para vivir del arte y en absoluto enfocada a los jóvenes. "Córdoba es una ciudad de viejos", proclama con tristeza.

La escritora se disculpa por criticar la ciudad, pero considera "muy duro" tener que marcharse para conseguir algo de reconocimiento. También critica que en Córdoba se tengan que tener "padrinos" para que la gente te ayude. "Es un círculo impenetrable. He hecho muchas movidas en Córdoba y jamás me han hecho caso en los medios".

"En Córdoba se apoya a los mismo de siempre y yo ahí no quiero entrar".

Yo, yo misma y Elena Yo, yo misma y Elena

Este será el título del próximo libro de Elena Codes que aparecerá en diciembre. Un homenaje, aunque solo en título, a la película de Bobby Farrely protagonizada por Jim Carrey, que será "de poesía total", con "un 80%" de poemas nuevos que se mezclarán con otros de sus comienzos.

A la autora no le gusta decir que será su tercer libro, "porque mis libros son mis diarios", los que escribe en cuartillas, recibos o lo que pille y que va metiendo en un sobre mes a mes.

Por ahora no quiere saber nada de editoriales. "Me va muy bien sola. Me está saliendo todo bien y vivo de esto", confiesa. Le encanta estar apartada del mundo editorial y de los escritores, lo que no la aleja de conocer cómo funciona el mundillo ."En el fondo les jode mucho que no necesite su ayuda".

"En frente (sic) de un precipicio sin miedo a caer pero con miedo a no volar".

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2019 - 07:38 h
stats