Con más de media Córdoba confinada en su casa para evitar la ola de calor extremo, en el Hotel Ayre, ubicado en la zona norte de la ciudad, se ha organizado en la tarde este jueves la resistencia.

Más de un centenar de personas han asistido al evento Pool music network party, organizado por el hotel y el equipo de Caravana Multifunction, una especie de difusora de música en directo ambulante (literal y figuradamente), ya que se caracteriza por ofrecer su sonido emitiendo desde el remolque.

En frente de los altavoces, una gran piscina, el corazón de una fiesta que ha empezado a las 17:00 y que ha terminado a medianoche, y que, en palabras de uno de los promotores, Curro Sabán, busca demostrar que “las pool parties también se pueden hacer en Córdoba y no hace falta irse a la costa”.

Sabán y su socio, Ignacio Serrano, están detrás del concepto de la fiesta, cuya organización parte del propio Hotel Ayre, y que ha contado con el apoyo de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), que tiene entre sus programas habituales el impulso de actividades after work, es decir, pensadas para disfrutar cuando termina el trabajo.

Los altavoces escupen un sonido tropical que no es necesariamente electrónica. Pincha Juani Cash, en vinilo, discos de siete pulgadas. Música brasileña, africana y americana, mayoritariamente. Acabará subiendo el tempo hasta poner disco y house.

Además, los djs Ignacio Solo, Belo Horizonte y Juan Reguero se encargarán de llevar la fiesta a otros territorios, muchos más cercanos al sonido de club, aunque igualmente bailables y disfrutabas desde las hamacas.

En la piscina, familias con hijos y mucha gente joven que ha querido desafiar a la ola extrema de calor para pasar una tarde diferente, en la que se ha podido bailar lo último en música electrónica, sin más uniforme que un bikini y/o un bañador.

Etiquetas
Etiquetas
stats