Dos cordobeses recogen hoy dos primeros premios del CNAF

.
Mercedes de Córdoba y Niño Seve repiten esta noche sus actuaciones de baile y guitarra en la gala final del Gran Teatro

"Qué fatiga, pero ya por fin. Ya por fin". El Niño Seve (Córdoba, 1982) respira tranquilo. Ha ganado el premio de guitarra del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, un trofeo que llevaba buscando años y que -por fin- es suyo. La noticia le pilló ensayando y con la guitarra en la mano. "Me llamaron por el móvil y cuando me lo dijeron me quedé impresionado, me quedé pillado".

El jurado lo tuvo claro y eligió al artista cordobés por unanimidad. "Estas son las cosas que me hacen que siga luchando para ganarme el respeto de todos", señala el guitarrista, quien ya estaba satisfecho de los intensos días vividos. "Cuando terminé de tocar en la final, sentí que había dado todo lo que pude. Me fui contento a casa aquel día", reconoce.

Como todos los niños que vienen de familia de músicos, el Niño Seve se he criado con un instrumento cerca. "Además, tengo dos tíos guitarristas que son maestros de conservatorio. Cuando era chico empecé hasta que se ha terminado convirtiendo en mi profesión".

Mercedes de Córdoba (Córdoba, 1980) también soñaba con el triunfo. "Siempre piensas que puedes ganar y por eso te presentas. Sobre todo, cuando te preparas durante tanto tiempo y le echas tantas ganas como le he echado", afirma la bailaora. Pero salí con una sensación rara de mi actuación en la final. Aquello no fue como actuar en una gala, sino algo muy raro. No recuerdo ni lo que hice. Los compañeros tenían un nivel enorme y podíamos haber ganado cualquiera", apunta. "Esta noche estaré más libre, más relajada y disfrutaré más".

La artista lleva desde los cuatro años bailando. Y desde los 16 de forma más profesionalmente. Mercedes de Córdoba considera este premio como un reconocimiento al trabajo duro." A partir de ahora, espero que salga más trabajo, porque la cosa está muy difícil en general", termina.

Etiquetas
stats