Córdoba, ante una nueva huelga de museos en Semana Santa: “Volvemos a ser un destino con problemas”

Huelga de museos del año 2016.

¿Puede Córdoba permitirse tener cerrado en Semana Santa un monumento que visitan medio millón de personas en un año turísticamente normal? Aparentemente, sí. Después de dos años de pandemia acumulando datos estadísticamente anormales, la Semana Santa de este año ha devuelto la sensación de volver a ver a Córdoba como una ciudad viva y abierta.

El problema es que, a partir de este jueves, será una ciudad abierta con algunas puertas cerradas. Concretamente la de algunos museos y monumentos municipales. La falta de acuerdo -“de voluntad negociadora”, dirán los sindicatos- entre los ordenanzas de la Delegación de Cultura y la Delegación de Recursos Humanos ha llevado a que, desde este Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección, el cartel de “Cerrado” se cuelgue en el Alcázar de los Reyes Cristianos, el Museo Romero de Torres, el Museo Taurino y los Baños Califales.

No es una situación nueva, aunque lo parezca. En el año 2016 ya se vivió una situación similar. En aquel entonces, ante la falta de acuerdo del personal y el Gobierno de PSOE e IU, estos espacios estuvieron cerrados el Lunes y el Viernes Santo, generando enormes críticas del sector y la oposición política.

Seis años después la historia se repite, aunque el portavoz de CGT Juan Miguel Carvajal recuerda que en 2018 se acabó sellando un acuerdo por el que los 20 ordenanzas de los museos asumirían el esfuerzo de hacer más jornadas que el resto de empleados municipales trabajando en festivos a cambio de un incremento económico. Un plus que, según Carvajal, el actual Gobierno Municipal de PP y Cs se niega a abonar, a pesar de que ellos han seguido cumpliendo su parte del acuerdo.

“En total, la cantidad que se adeuda a los trabajadores es de unos 30.000 euros correspondientes a los últimos tres años”, asegura el portavoz de CGT, que lamenta que el concejal de Recursos Humanos del Ayuntamiento, Bernardo Jordano, “no se quiera ni sentar a negociar con la plantilla”.

Una plantilla que, según señala, está también lejos de las necesidades actuales. Para los sindicatos harían falta un mínimo de 35 ordenanzas para dar servicio en estos cuatro espacios, si bien hasta ahora los veinte disponibles se han podido ir turnando para trabajar y cubrir la demanda. Así han estado hasta que se han plantado buscando un gesto del Ayuntamiento.

“Los trabajadores siempre hemos querido presentar una salida al conflicto. En frente lo que hemos tenido es que no se presentaron en el Sercla y que, en la reunión de ayer (el lunes), propusieron un 50% de servicios mínimos para un servicio no esencial. Una propuesta que ya han retirado porque no es realista”, relata Carvajal, que apunta que los planes del Ayuntamiento pasaban por conseguir negociar la presencia de cinco trabajadores, al menos, que pudieran abrir el Alcázar de los Reyes Cristianos.

El tercer monumento en visitas de Córdoba

El Alcázar de los Reyes Cristianos es el espacio de gestión municipal que acumula más visitas. En 2019, el último año turísticamente completo, sumó más de medio millón de entradas. Y, en la ciudad, se sitúa en atractivo tras la imbatible Mezquita de Córdoba (que gestiona el Cabildo) y la Sinagoga (que es titularidad de la Junta de Andalucía). Con este último último monumento está en cifras similares desde hace años (en 2021 ambos superaron las 200.000 visitas). 

Además, el Alcázar es una parada fija para cualquier paquete turístico que venda una visita a Córdoba, una ciudad en la que, desde hace décadas, la principal queja es su incapacidad de articular una oferta que obligue a los turistas a quedarse una vez visitan la Mezquita.

En este ámbito, Antonio Caño, presidente de la Asociación de Agencias de Viaje de Córdoba señala que los efectos de esta huelga “van a ser importantes” para algunos touroperadores. “Hay algunos que tendrán el destino Córdoba programado con visita al Alcázar. Si está cerrado va a haber un problema serio y grave”, adelanta Caño, advirtiendo que la ciudad afrontará “un problema de reputación importante”.

Para este empresario, es una mala noticia que Córdoba vuelva a salir “en los medios y las redes sociales como un destino con problemas”. “Esto no beneficia en nada. El cliente directo, a la hora de programar su viaje, se pensará mucho volver tras este tipo de situación. Estamos saliendo de una pandemia y de una situación de dos años con problemas y ahora, que podemos retomar el negocio con algo de normalidad, nos encontramos con otros problemas”, reflexiona apesadumbrado Caño, que reconocía este martes que espera una solución in extremis del Ayuntamiento.

Bellido en la oposición versus Bellido en la Alcaldía

Por su parte, Carvajal coincide con este análisis: “Esto va a suponer un coste económico importante para la ciudad y, es probable, para algunas empresas, a las que les van a poder reclamar parte del dinero del viaje, si su visita incluye entrada en el Alcázar”, señala. 

Para los sindicatos, el Ayuntamiento aún está “a tiempo de entablar una negociación que permita abrir las puertas de estos museos”, y no entienden como se niegan, “sin importarle el perjuicio económico y de imagen”. “Hay margen de maniobra en lo económico. Falta de voluntad de negociación no hay, lo que hay es falta de intransigencia por parte de Jordano”, remata Carvajal, que extiende la responsabilidad de esta situación al alcalde de Córdoba, José María Bellido, que “no ha mostrado interés en arreglar este asunto”.

No puede ser que en una Semana Santa en la que se prevé récord de afluencia de turistas, los museos estén cerrados en dos días tan importantes como estos

José María Bellido, en el año 2016, cuando era jefe de la oposición

Lo cierto es que el alcalde de Córdoba, José María Bellido, aún no se ha manifestado al respecto, pese a que el anuncio de huelga lleva sobre la mesa desde la semana pasada y de que, en la última huelga en los museos municipales, cuando estaba en la oposición, el hoy alcalde, responsabilizó al equipo de Gobierno de PSOE e IU del “fracaso en la gestión turística”.

“No puede ser que en una Semana Santa en la que se prevé récord de afluencia de turistas, los museos estén cerrados en dos días tan importantes como estos”, dijo Bellido hace seis años.

En cuanto a Jordano, consultado por este periódico, no ha querido hacer declaraciones, aunque ha indicado que abordaría este asunto a lo largo de la jornada de este miércoles.

Etiquetas
stats