Cantarle por bulerías a lecheros y panaderos

.
La Noche Blanca del Flamenco presenta su programación especial con María Toledo, Tomasito y Diego Carrasco

"Yo no vengo a cantarle al festival, yo vengo a cantarle flamenco a los lecheros, a los panaderos". Desde detrás de sus gafas de sol, Diego Carrasco sonreía pícaro en presencia del concejal de Cultura y soltaba esa saeta dulce que hacía referencia a la hora que tiene previsto actuar en la séptima edición de La Noche Blanca del Flamenco, el 21 de junio. El compositor Carrasco será el encargado de cerrar la cita de este año y lo hará entre la última oscuridad y los primeros rayos del sol, a las cinco de la mañana, en la Plaza del Triunfo. Allí el jerezano montará su espectáculo Hippytano, de carácter desenfadado y guasón. "La hora que nos han puesto es muy bonita", dijo con media sonrisa, "pero el verdadero flamenco es ese canario que no para de cantar".

Y así era, en una pared de la Posada del Potro (Centro de Interpretación Flamenca Fosforito) colgaba una jaula con un pájaro que trinaba sin parar. "Ese canario va a ser republicano", concluía un fotógrafo por lo bajini. Porque, claro, era la misma mañana de la abdicación de Juan Carlos de Borbón como rey de España. Pero vayamos al grano, que nos perdemos. Hablemos de flamenco. "La Noche Blanca es un ejemplo de sociabilidad popular en torno a esta música", se lanzó el concejal de Cultura, Juan Miguel Moreno Calderón. "El flamenco no solo necesita de esa lluvia fina que va calando todo el año a lo largo de la programación regular, sino también con grandes eventos como este", apuntó en referencia a la Noche Blanca.

Una cita que volverá a invadir de música y cultura popular las calles y plazas de Córdoba con figuras como Sara Baras, que arrancará a las 22.30 con su Suite flamenca; Arcángel llenará el Compás de San Francisco de flamenco y voces búlgaras media hora después con su espectáculo Estruna; José Mercé hará de la Corredera su casa a la 1.00. A la misma hora, en el Patio de los Naranjos, turno de la bailaora Niña Pastori. A la 1.30, el jerezano Tomasito se recogerá en la plaza del Potro con Azalvajao. "Un espectáculo en el que hablo de muchas cosas reales", dijo en la Posada del Potro.

La pianista y voz flamenca María Toledo, también actuará en la Noche Blanca. "Tendré que dormir una siesta bien larga, porque nunca había tocado a las 3.30", advirtió. La artista, una de las jóvenes representantes de la fusión entre el flamenco y el piano, abordará los palos más clásicos (alegrías, soleás y bulerías) desde el teclado en la plaza de Plaza de San Jerónimo, en compañía de un plantel de músicos.

El cartel se completa con la participación de los últimos ganadores del Premio Nacional de Flamenco, Manuel Cástulo (cante), Niño Seve (guitarr) y Mercedes de Córdoba (baile) que a medianoche actuarán en el entorno de la Calahorra. Y en la otra orilla del Guadalquivir, a la misma hora, el director Daniel Navarro ofrecerá un homenaje a Paco de Lucía en la Asociación de Vecinos del Alcázar Viejo. Por último, Casa Árabe ha organizado un encuentro de fusión entre alumnos de la cátedra de Flamenco del Conservatorio y jóvenes músicos magrebíes que unirán dos culturas musicales distintas y hermanas. Esta actuación será en la Plaza Abades a las dos 2.30.

La Noche Blanca de 2014 cuenta con un presupuesto de 200.000 euros y la colaboración de la Fundación Cajasur, casa Árabe y El Corte Inglés.

Etiquetas
stats