Aprobada, a la segunda, la liquidación de la Fundación Ciudad Cultural

El alcalde y la delegada del Gobierno, en una imagen de archivo. | MADERO CUBERO
La Junta avanza que a partir de ahora seguirá apoyando las iniciativas culturales "sin que haya necesidad de crear ninguna estructura administrativa o de gestión nueva"

A la segunda fue la vencida. La Fundación Córdoba Ciudad Cultural ya es historia. Esta mañana, los patronos se han reunido, esta vez con quórum suficiente, en la sala de comisiones del Ayuntamiento de Córdoba para aprobar la liquidación de esta fundación nacida para dar apoyo al proyecto de Capitalidad Cultural de Córdoba en 2016. La pasada semana, la falta de quórum impidió liquidar esta institución. Esta mañana, por fin, han podido asistir los patronos suficientes para certificar la defunción de una fundación que estaba en muerte clínica.

El alcalde, José Antonio Nieto, había planteado ahora la posibilidad de constituir una Mesa por la Cultura que siguiera la senda de los proyectos planteados en el patronato de esta fundación. Sin embargo, la Junta de Andalucía no está por la labor. A través de una nota de prensa, la delegada del Gobierno, Isabel Ambrosio, ha señalado que a partir de ahora el gobierno andaluz seguirá apoyando "las iniciativas culturales de las asociaciones e instituciones de la provincia de Córdoba, en cumplimento de sus competencias en la materia y según lo permitan las disponibilidades presupuestarias".

Sin embargo, considera que "la Junta de Andalucía estudiará todas las iniciativas y propuestas que se le presentan por parte de la ciudadanía y de las instituciones así como la forma de hacerlas compatibles con sus propias previsiones de inversión, sin que haya necesidad de crear ninguna estructura administrativa o de gestión nueva". Ambrosio ha añadido que "consideramos que las estructuras institucionales existentes pueden canalizar perfectamente cualquier iniciativa. Dicho en otras palabras, la Junta tiene suficientes mecanismos para articular la colaboración con otras instituciones en materia cultural y para hacerle llegar su respaldo político y su apoyo económico".

Además, la delegada del Gobierno ha añadido que "durante los últimos años, en Córdoba se ha hecho un debate sobre la cultura, ligada al desarrollo, la participación y la actividad económica. Esta trayectoria hay que mantenerla y potenciarla, porque tenemos instrumentos suficientes para ello, tenemos el tejido humano de todos los cordobeses y cordobesas y la voluntad política de las instituciones, particularmente puedo responder de la voluntad de la Junta en este sentido". La delegada ha insistido en que a partir de ahora hay que aprovechar la motivación de la ciudadanía, que se ha adherido al proyecto cultural de Córdoba y que ha visto a la cultura como un elemento de desarrollo de nuestra capital y nuestra provincia.

La Fundación es heredera del proyecto de capitalidad cultural de 2016. Pero la puntilla se la ha dado la reforma de la ley de Administraciones Locales que imposibilita la existencia de fundaciones con pérdidas económicas o sin actividad. Y la Fundación Córdoba Ciudad Cultural mucha actividad no tenía, la verdad. Paralizada desde su nacimiento -anunciado de manera inmediatamente posterior al enorme fracaso de 2016- apenas se supo nada de ella hasta diciembre de 2012. Ese año, en en plena recesión, se tomó la decisión de insuflarle un nuevo soplo con todo el bombo mediático posible. La foto de los representantes del Ayuntamiento -curiosamente se dirigió desde el área de Presidencia sin tener en cuenta a Cultura- la Junta, Diputación, Universidad y Cajasur, dio constancia de que aquel nuevo proyecto nacía con decisión y respaldo institucional. Pero poco más.

Hoy, fuentes municipales señalan que todos estos patronos de la foto están de acuerdo en que el organismo se liquide. Se dibujaron a grandes rasgos tres grandes eventos expositivos para los años 2013, 2014 y 2015; y se decidió asumir como propio el proyecto Córdoba Reinicia, heredado de los expertos del 2016 para conseguir "que no desaparezca la industria cultural en la ciudad", según reconoció hace año y medio el propio alcalde, José Antonio Nieto. La primera de las exposiciones, centrada en el obispo Osio, se quedó en unas jornadas. Y sobre la cultura hebrea, con la que se quiso celebrar el 700 aniversario de la Sinagoga, se ha logrado salvar una iniciativa. También se habló de dotar a la Fundación de una nueva sede, en el antiguo Rectorado de la Universidad de Córdoba en la calle Alfonso XIII; y de crear una plantilla propia, pero nada.

Etiquetas
Publicado el
25 de marzo de 2014 - 20:18 h