La velocidad con la que se recoge la aceituna colapsa las plantas de orujo

La planta orujera de Puente Genil, a pleno rendimiento.

La campaña de la aceituna actual se parece a la de hace una década en los olivos. La mecanización de la agricultura ha cambiado tanto al sector que a muchas fábricas no le ha dado tiempo a adaptarse. Tan difícil ha sido que las plantas orujeras de la provincia han alertado de que están colapsadas. No tienen tiempo para procesar tanto orujo en tan poco tiempo. Y han lanzado un SOS.

Lejos de lo que se ha publicado, el campo cordobés y la campaña de la aceituna está a pleno rendimiento. Los jornaleros son obreros muy especializados en este tipo de recogida cada vez más mecánica. Son braceros pero también operarios. Esta transformación está provocando que lo que antes se recogía en tres meses ahora se hace en 40 días. Las aceitunas, con una campaña tan importante como la actual, llenan rápidamente las almazaras. Y las almazaras descargan rápidamente su orujo en estas plantas, que no pueden más.

El grito en el cielo lo ha puesto la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo. En un comunicado, han informado de que “la escasez de precipitaciones en este último mes y medio ha favorecido la rápida recolección de la aceituna, trabajando las almazaras a pleno rendimiento”. “Esta inusitada intensidad de la campaña, ha provocado una concentración de entrada de alpeorujo de muy difícil de gestión por parte de las orujeras. El tiempo de molturación de las almazaras se va reduciendo campaña a campaña. Con esta reducción del tiempo, el orujo graso húmedo llega a las orujeras en forma de avalancha, complicando enormemente su gestionabilidad, aumentando su complejidad y reduciendo su capacidad de valorización. Es mucho más costoso y complicado procesar el orujo graso húmedo en tan poco tiempo, al contrario que ocurre cuando las campañas son más amplias en el tiempo”, lamentan.

Esta asociación, que llevaba cuatro años sin enviar una nota de prensa, asegura que esta avalancha está provocando situaciones críticas en fábricas de la provincia de Córdoba, donde las plantas tienen “serios problemas” de capacidad y tienen que redistribuir el material a otras fábricas de España, mucho más alejadas y menos preparadas.

Este colectivo pide que se reduzca el ritmo de producción “para mejorar el coste de gestión y el valor de sus subproductos”. “Otra cuestión importante es la adicional merma en rentabilidad de las empresas orujeras, una cuestión que también se lleva avisando desde hace tiempo, pues éstas se basan en la comercialización del aceite de orujo crudo y de las biomasas (hueso de aceituna y principalmente orujillo). Estos dos productos se encuentran hoy a niveles de precio de mercado extremadamente bajos en relación a los últimos años lo que adicionalmente ahoga a muchas de nuestras industrias”, lamentan.

Esta asociación reclama a la Junta y al Gobierno que apruebe un plan para el desarrollo de la economía circular dentro del sector olivarero. Así, reclaman que se impulse la generación de electricidad a partir de la biomasa que genera el olivar en su producción, y que se constribuya con la quema de orujillo y poda.

Etiquetas
stats