¿De vacaciones en Córdoba en septiembre? A rascarse el bolsillo

Turistas por la Judería de Córdoba | ALEX GALLEGOS

El verano, ese período que todo el mundo -o casi todo- aguarda para tomar un respiro. Es el tiempo que cualquiera espera para la mayor desconexión posible de la rutina, de la vida diaria del resto del año. Cuando esas fechas se aproximan no pocos piensan en lugares costeros, en unos días junto al mar. Pero también están quienes prefieren la opción rural o, simplemente, acudir al interior. Unas vacaciones culturales, como las que uno pueda disfrutar en Córdoba. Pero, en el caso de la Ciudad de los Califas, ¿es mejor retrasar el viaje hasta septiembre para evitar las jornadas de más calor? Es muy probable que muchos crean que sí, pero la realidad es muy diferente. Visitar la capital de la Mezquita Catedral este mes es, a diferencia de otros destinos, más costoso que en agosto. La temporada alta pasa, por tanto, como una oportunidad para el turista a orillas del Guadalquivir.

La idea es en realidad tomada como una verdad absoluta en el imaginario colectivo. Si uno espera a septiembre para iniciar sus vacaciones va a pagar menos, porque éste es el mes más barato para viajar durante el período estival. Pero no es así. Al menos no siempre y en todos los casos. Sin ir más lejos, visitar Córdoba en las fechas que están por llegar en unos días es más caro que hacerlo en agosto. Una circunstancia que recoge un estudio al respecto de Windu.es, la mayor plataforma europea de alquiler de apartamentos privados. El resultado final desmiente el mito en lo que se refiere a la sharing economy -economía colaborativa-. El análisis permite conocer la diferencia de precios en ese sentido entre un mes y el siguiente en 34 lugares de todo el país. En unos la tarifa no varía -o apenas lo hace-, en otros se produce un descenso y también los hay en los que se produce un incremento. La Ciudad de los Califas se encuentra entre los últimos.

En concreto, según el ranking desarrollado por Windu.es, Córdoba es el quinto destino de España en el que mayor aumento de precio existe de agosto a septiembre en lo referente al alojamiento de sharing economy. La variación es de un 19,16 por 100. O lo que es lo mismo, de 4,05 euros. Así, quien viaje a orillas del Guadalquivir en el primero de los meses mencionados tendrá ocasión de contar con hospedaje por 21,14 euros. Lógicamente, ésa es la media en las tarifas de los apartamentos de privados. Sin embargo, una vez arranca el segundo de los meses la cantidad se eleva hasta los 25,19 euros. De esta forma, está entre los lugares con mayor ascenso de carestía en septiembre, a nivel nacional, para los turistas de los 34 estudiados. La clasificación la encabeza Nerja, cuya subida de un período para el siguiente es del 30 por 100 (de 26,24 euros a 34,10 euros).

La localidad malagueña mantiene por tanto su temporada alta en septiembre. No sólo eso sino que eleva el coste vacacional para quien opte por sus calles y su playa. En segundo lugar en ese ranking de destinos en los que el precio de alojamiento crece tras agosto está Las Palmas de Gran Canaria, donde el incremento es del 27,54 por 100. Como dato curioso cabe destacar que las tres siguientes ciudades en esta tabla están tres que lo son de interior. Porque justo por delante de Córdoba, que en efecto ocupa el quinto puesto, se encuentran también Sevilla y Madrid con aumentos del 26,96 por 100 y del 23,07 por 100, respectivamente. Así, la Ciudad de los Califas al menos baja del ascenso de un quinto de la cantidad (20 por 100) de agosto. Eso sí, la diferencia respecto del municipio que le sigue en la clasificación es significativa: en Granada, en sexta posición por delante de otras como Valencia, Barcelona o Palma de Mallorca -que cierra el ranking-, la subida es de un 9,59 por 100. Eso no conlleva, toca reseñarlo, que esos lugares sean más asequibles que la propia Córdoba. De hecho, sólo la capital nazarí y Fuengirola presentan precios más reducidos.

Con ese dato en la mano, por cierto, se destapa otro en materia anecdótica. Grandes destinos turísticos como las mencionadas capitales de Cataluña y de la Comunidad Valenciana o la propia isla balear resultan más baratos para los turistas en septiembre. En lo que respecta, cabe recordar, a los alojamientos de sharing economy. Pero hay otros que son incluso más atractivos para el bolsillo en el mes que está por empezar. Santiago de Compostela, por ejemplo, que no sólo es el lugar más barato para hospedarse en apartamentos vacacionales en septiembre, sino que además es la que más varía los precios con respecto a agosto: en la capital gallega se produce una reducción de un 53,46 por 100. Es decir, el mes que va a terminar fue más del doble de caro que el próximo en tierras compostelanas. Curiosamente, ésta es la única localidad de interior que aparece en la tabla de las que rebajan sus tarifas en septiembre, pues el resto son costeras: las malagueñas Benalmádena y Mijas, la barcelonesa Sitges o la alicantina Torrevieja, entre otras, tienen hueco en esa lista.

El estudio de Windu.es también recoge los destinos en los que los precios continúan estables en el paso de agosto a septiembre. Dicho de otro modo, las variaciones son mínimas y tan inapreciables que pueden pasar por inexistentes. Esa tabla la encabeza Torrox, que es el destino en el que menor es el cambio: presenta una reducción de sólo un 0,08 por 100. En esta clasificación se hallan ciudades tanto costeras como de interior, así como capitales y municipios que no lo son: Ibiza, Bilbao, Toledo, Cádiz, Salou, Benidorm. En definitiva, a la vista del análisis de un total de 34 lugares del país para disfrutar de vacaciones, Córdoba aparece como una opción de menos atractivo debido al incremento de sus precios de alojamiento. La Ciudad de los Califas escapa, por tanto, del mito de que septiembre es más asequible al bolsillo.

Etiquetas
stats