Temperaturas de verano para despedir el mayo cordobés

Una pareja camina por una calle de Córdoba | TONI BLANCO

Hace sólo tres meses, cuando el runrún del coronavirus no pasaba de ser un exótico resfriado asiático, multitud de asociaciones, peñas y cofradías empezaban a planificar y gestionar lo que en esta última semana de mayo hubiese sido la Feria de Córdoba. Desde entonces todo cambió en una historia ya conocida, y la ciudad dijo adiós temporalmente a éste y tantos otros eventos tradicionales que acostumbran a ser masivos. De haberla celebrado con normalidad, posiblemente la feria de 2020 hubiese pasado a la historia como la más calurosa de la que se tenga constancia.

No habrá día de la semana en que la temperatura máxima baje de los 35 grados en la capital. No es difícil encontrar otras ferias con tardes de sudar la gota gorda, pero sí lo es para ver tanta persistencia a lo largo de una semana que bien podría firmarse para un mes de julio o agosto. Las altas presiones siguen asentadas sobre la Península Ibérica, y aunque un pequeño embolsamiento de aire frío en altura va a aportar algo de inestabilidad, será insuficiente para rebajar el termómetro hasta valores más normales para finales de mayo.

Así, toda la semana las temperaturas oscilarán entre los 17 o 18 grados de mínima y los 35 a 37 grados de máxima, al menos en el valle del Guadalquivir. En el resto de la provincia las máximas quedarán algo más contenidas, con valores de entre 30 y 33 grados. La inestabilidad vendrá de la mano de algunas pequeñas tormentas o chubascos que puedan formarse en la mitad norte de la provincia, más probables a comienzos de semana, y que irán desapareciendo con el paso de los días.

Poca actividad de carácter tormentoso, muy restringida a algunos sistemas montañosos del norte de la provincia, y que en el resto podrán enturbiar algo los cielos con presencia de nubosidad, sin descartar que puedan verse afectados tangencialmente.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats