Un rebaño de 1.500 ovejas merinas de la ganadería Las Albaidas ha atravesado este miércoles la ciudad de Córdoba como cada año siguiendo las antiguas vías pecuarias. El rebaño ha entrado sobre las 8:00 por la Avenida Carlos III siguiendo un camino que han iniciado a las 6:00 cerca de Rabanales.

Un año más, aunque un poco antes de las fechas a las que estamos acostumbrados a verlas pasear por la ciudad, las 1.500 ovejas se han paseado junto a sus ganaderos en busca de los pastos de verano y con el objetivo de mantener viva la trashumancia.

A su paso por la torre de la Calahorra, sobre las 8:40 el rebaño ha sorprendido a turistas, ciclistas, runners y todos aquellos que esta mañana han decidido aprovechar las agradables temperaturas. Han sido estos quienes más se han sorprendido ante la presencia de los animales, ya que estos en su caso están bastantes acostumbrados a realizar la ruta. Según ha detallado su ganadero Felipe Molina, “se conocen perfectamente la ruta, nosotros solo guiamos que no se salgan del camino”.

La ruta se divide en dos jornadas, la primera ha sido la que han comenzado este miércoles, desde la sierra de Córdoba hasta el río Guadajoz. Desde las 6:00 los animales se han dirigido guiados por el ganadero hasta la Avenida Carlos III, pasando por la Rivera y la Calahorra, hasta la Torrecilla -donde se juntan tres antiguas vías pecuarias- y teniendo como destino final la zona del río Guadajoz. Este jueves continuarán otros 20 kilómetros desde aquí hasta la finca de destino, realizando un total de 40 kilómetros a pie, divididos en unas seis horas por jornada.

Para Felipe y su familia estas jornadas son ya toda una tradición y es que su ganadería viene de generación en generación. En el caso de este, son 40 años acompañando a su padre y abuelo a realizarla. Ahora son sus familiares y amigos los que los acompañan a él y a sus 1.500 ovejas merinas. Habiendo sido escoltados por la Policía, y no con mucha afluencia de gente por ser agosto, según ha aclarado, han podido desempeñar la ruta sin ningún tipo de problema.

Ahora, tras los 20 kilómetros que han realizado para mantener vivo el ancestral movimiento trashumante, que beneficia tanto a los animales como a la biodiversidad, creando corredores entre las distintas zonas de pastos, tanto los animales como los dueños y acompañantes se disponen a descansar y a prepararse para la jornada del jueves junto al Guadajoz.

Etiquetas
Etiquetas
stats