El plan de Salud para aumentar las consultas presenciales, aparcado por la demanda de protección por parte de los médicos

Centro de Salud de la avenida del Aeropuerto.

El plan de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía para aumentar las consultas presenciales en la Atención Primaria ha quedado aparcado en el distrito sanitario de Córdoba por la demanda de medidas de protección por parte de los médicos, que también han mostrado su oposición a poner en marcha este plan del Gobierno andaluz dada la situación epidemiológica actual.

Salud había elaborado un plan para permitir aumentar las consultas presenciales en la Atención Primaria, el denominado Plan de Accesibilidad, que si bien estaba supeditado a la evolución de la situación epidemiológica, se pretendía poner en marcha en el distrito sanitario de Córdoba-Guadalquivir desde el pasado día 8 de febrero. El plan supondría modificar el protocolo actual de Atención Primaria que se implantó con la llegada de la pandemia del Covid-19 y que derivó mayoritariemente a consultas telefónicas la atención a pacientes, salvo las que el propio médico requiere de forma presencial. Estaba previsto que este nuevo plan sea establecido en cada distrito sanitario según sus posibilidades y la evolución de la pandemia. Y en Córdoba, de momento ha quedado aparcado ante las peticiones de los médicos.

El Sindicato Médico de Córdoba remitió un escrito -al que ha tenido acceso Cordópolis-, a la gerencia del distrito sanitario Córdoba Guadalquivir en el que señalaba que, "tras tener conocimiento del Plan de Accesibilidad que dicha Gerencia tiene la intención de implantar a partir del día 8 de febrero y que, entre otras medidas, contempla 25 citas presenciales en la agenda de cada facultativo a través de Salud Responde", solicitan una reunión con las organizaciones sindicales "para informar con detalle de la motivación de dicha medida y estudiar sus posibles repercusiones".

Los médicos mantienen sus peticiones desde el inicio de la pandemia e insisten "en la necesidad de proveer a nuestros profesionales de los necesarios EPIs -equipos de protección individual-, en el número adecuado y la calidad máxima (FFP3, batas impermeables, pantalla protectora, guantes, gel hidroalcohólico, mamparas…) para garantizar la salud de los profesionales y pacientes como pilar fundamental en la lucha contra la pandemia".

Asimismo, desde el Sindicato Médico se hacía referencia a la situación epidemiológica que se atravesaba en la tercera ola de la pandemia, "con una elevadísima transmisión del virus SARS Cov 2, la aparición de nuevas cepas, el incremento de contactos, afectados, hospitalizados e ingresos en UCI".

"El momento no es el más recomendable"

Y, por ello, señalaban que el momento elegido por Salud para aumentar las consultas presenciales a partir del 8 de febrero "no parece ser el más recomendable para poner en marcha dicho Plan, ya que existe una gran probabilidad de producir un incremento mayor de la transmisión, lo que sin duda agravaría aún más la situación de nuestro sistema sanitario. Esta idea es compartida por la inmensa mayoría de profesionales afectados cuya preocupación nos ha sido transmitida en los últimos días", argumentaba el sindicato.

Fuentes de la organización médica sindical han explicado a este periódico que, tras la petición de medidas de protección y de una reunión para abordar los detalles del Plan de Accesibilidad en el distrito sanitario Córdoba-Guadalquivir, la iniciativa ha quedado aparcada y sin próxima fecha de implantación.

Según avanzó en su día Cordópolis, el Plan de Accesibilidad fue presentado ya a los sindicatos por parte del distrito sanitario de Córdoba-Guadalquivir y su implantación estaría supeditada a la evolución de la situación epidemiológica en cada territorio, por lo que Salud ha dado luz verde a que sea cada distrito sanitario el que apruebe su puesta en marcha.

Así, tomando como ejemplo el caso del distrito sanitario Córdoba-Guadalquivir, el Plan de Accesibilidad presentado por Salud establece que cada médico de Atención Primaria podrá atender presencialmente entre 20-25 consultas al día, además de las citas telefónicas que se seguirán llevando a cabo y las citas administrativas, según explican las fuentes consultadas. La idea es citar a un paciente presencialmente cada 15 minutos para que no se junten y, entre medias, realizar dos atenciones telefónicas.

Además, otro de los grandes cambios que el nuevo plan supondrá es que el paciente podrá elegir cita presencial o bien telefónica a través del servicio de Salud Responde, si bien será el médico el que finalmente determinará si procede la atención presencial. Actualmente, todas las citas se dan primero de manera telefónica por parte del médico de cabecera y es este el que, después, decide si necesita una segunda cita, esta vez presencial, para ver al paciente. Para las citas de carácter administrativo, se dará cita a los usuarios que solo podrán acceder al centro de salud diez minutos antes de la misma y siempre con mascarillas quirúrgicas o bien FFP2.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2021 - 17:23 h