La Iglesia inmatriculó 399 bienes en Córdoba, la provincia andaluza donde más usó esta figura

Panorámica del Triunfo de San Rafael, cuyo terreno fue inmatriculado por la Iglesia

Un total de 399 inmuebles. Ese es el número de espacios que la Iglesia católica inmatriculó gracias a una ley impulsada por José María Aznar en 1998, que permitió registrar a su nombre edificios, apartamentos o fincas con tan solo una certificación eclesiástica. Son los números que vienen en el estudio elaborado por el Gobierno que comprende los años entre 1998 y 2015, de acuerdo con lo aprobado en el seno de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.

La gran mayoría de estos casi 399 inmuebles, un total de 392 bienes, han sido registrados con una certificación eclesiástica, según consta en las notas simples correspondientes, y en 7 fincas la inscripción se ha practicado en base “a un título distinto”.

En números totales, Córdoba es la provincia andaluza donde más patrimonio se inscribió usando la figura de la inmatriculación. Le siguen Almería, con 349; Sevilla, con 295; Jaén con 283; Málaga con 263; Granada con 244, Huelva con 226, Cádiz con 51.

La grandísima mayoría de los bienes inscritos son de naturaleza eclesiástica (parroquias, ermitas, iglesias, dependencias parroquiales, conventos, etcétera), si bien, del análisis del documento, también aparecen otro tipo de figuras inmobiliarias más llamativas. Entre ellas varias fincas rústicas, dos solares, una veintena de terrenos sin edificar o edificados, dos olivares, una veintena de casas y/o viviendas parroquiales, un local comercial, dos cementerios parroquiales y una nave, entre otros inmuebles, a los que el Obispado, en cualquier caso, dio uso religioso cuando los inscribió a su nombre.

El municipio donde se producen más inmatriculaciones es en Córdoba capital, donde la Diócesis registró un total de 43 espacios. La gran mayoría fueron parroquias, iglesias y ermitas, si bien el Obispado también puso a su nombre espacios como los terrenos donde se ubica el Triunfo de San Rafael, así como algunas casas y viviendas parroquiales. 

En el resto de la provincia, el listado facilitado por el Gobierno es, a grandes rasgos, el siguiente:

En Aguilar de la Frontera, la Diócesis de Córdoba inmatriculó dos olivares y una finca rústica, entre los 11 bienes que certificó como propios. El resto fueron tres iglesias y tres parroquias.

En Monturque fue la Parroquia de San Mateo y la vivienda anexa. En Moriles, la Parroquia de San Jerónimo. En Puente Genil, fueron 15 los bienes inmatricucados, entre ellos tres viviendas y una casa parroquial. El resto fueron 11 iglesias y 1 parroquia.

En Baena inmatriculó una docena de bienes inmuebles, todos ellos iglesias, parroquias y ermitas, salvo un terreno sin edificar y una vivienda. En Luque, de las seis inmatriculaciones, una corresponde a una parcela de terreno, al igual que en Valenzuela, donde éste es el único bien inmatriculado.

En Bujalance, de las siete certificaciones, dos corresponden a casas parroquiales y otra al Colegio Privado La Milagrosa. Además, también pone a su nombre la parroquia de San Bartolomé de la aldea de Morente. En Cañete de las Torres se producen dos inmatriculaciones de carácter religioso. En El Carpio, la Diócesis inmatricula un solar, además de la parroquia de la Señora de la Asunción. En Pedro Abad son cuatro los bienes imatriculados, entre ellos una finca rústica y un solar. 

En Cabra son 11 los bienes, todos ellos de índole religioso, y el más llamativo de todos ellos, la cruz de Aben Abad, así como la Ermita en la que se ubica. En Nueva Carteya inmatricula la parroquia, al igual que en Zuheros (2). En Castro Del Río son cinco los bienes inmatriculados, todos ellos iglesias o parroquias.

En Espejo, sin embargo, se inmatricula una parroquia y una vivienda. En Villaviciosa de Córdoba, la diócesis pone a su nombre una parroquia, una ermita y una casa. En Obejo, hace exactamente la misma operación. En Belmez, son nueve los bienes inmatricucados. Entre ellos tres viviendas, una finca rústica y un inmueble sin identificar.

En Los Blázquez la parroquia del pueblo. En Espiel, la parroquia y una finca rústica. En Fuente Obejuna son 18 los bienes inmatricucados, todos ellos de carácter religiosos salvo una finca rústica, anexa a la Parroquia del Espíritu Santo.

En La Granjuela, la parroquia de la localidad. En Peñarroya-Pueblo nuevo, cinco inmatriculaciones, todas ellas de carácter religioso. En Villaharta la parroquia y la casa anexa, y en Villanueva la parroquia. En Santa Eufemia, una parcela, la parroquia y la casa parroquial. En Villaralto, otra parcela, la parroquia, una ermita y la casa parroquial. En Hinojosa del Duque dos ermitas. En Belalcázar, una parcela, además de varias iglesias y ermitas. En Fuente la Lancha, la parroquia. En El Viso dos ermitas y una iglesia. 

En Fernán-Núñez son cinco los bienes inmatricucados, todos ellos de carácter religioso. En Montalbán cuatro, entre ellos una vivienda. En Montemayor son siete, entre ellos dos viviendas.En La Rambla cuatro, todos los edificios de carácter religioso de la localidad. En San Sebastián una vivienda, además de la parroquia. En Santaella, una casa y una finca rústica. En La Victoria, una vivienda y la parroquia.

En Lucena varias parroquias, así como la casa parroquial y algunas ermitas de sus aldeas. En Montilla, son nueve los bienes matriculados, todos ellos de carácter religioso. En Adamuz. Una parroquia. En Cardeña, dos parroquias y la iglesia. En Montoro, de los nueve bienes, todos ellos son religiosos, a excepción de una casa.

En Villa del Río, la Diócesis inmatricula una finca rústica, mientras que en Villafranca son todos edificios eclesiásticos. En Palma del Río son 6 los inmuebles inmatricucados, todos ellos de uso parroquial. En La Carlota, son 11 los espacios puestos a nombre de la iglesia, entre ellos una vivienda. En Fuente Palmera, son 9 (todos eclesiásticos).  En Hornachuelos y Guadalcazar los inmuebles tienen carácter religioso. En Posadas, entre los cinco inmuebles puestos a su nombre por el Obispado, llama la atención un local comercial y una parcela de terreno.

En Alcaracejos se inmatriculó una parroquia y una parcela de terreno. En Añora, dos ermitas, una parroquia y una casa parroquial. En Conquista una parroquia y una vivienda. En Dos Torres, ocho inmuebles, entre ellos una vivienda. En El Guijo, cuatro, de los que uno es una vivienda y dos son parcelas de terreno. En Pedroche, hay una decena de inmuebles, de los que siete son parcelas de terreno.

En Pozoblanco los seis inmuebles inmatricucados tienen carácter eclesiástico. En Torrecampo, son tres, entre ellos una vivienda. En Villanueva de Córdoba ponen a su nombre la parroquia, una vivienda y la casa parroquial. En Villanueva del Duque la iglesia, en Almedinilla dos parroquias y una ermita, en Carcabuey dos ermitas y una parroquia.

En Priego de Córdoba son 25 los inmuebles matriculados, entre los que destacan una parcela y dos viviendas. También inmatricula el obispado tres ermitas en Benamejí, donde también se apunta un terreno.

En Iznájar, los edificios inmatricucados son una decena, entre ellos el cementerio parroquial. En Palenciana dos parroquias, mientras que en Rute, entre las trece propiedades inmatriculadas hay un cementerio parroquial y una nave junto a la parroquia de Nuestra Señora de la Soledad.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2021 - 06:00 h