Andrew Pocrid: “La moda es algo por lo que mucha gente se deja la piel”

Andrew Pocrid en su taller

Hace unos días, la moda cordobesa ha sido noticia gracias al diseñador Andrew Pocrid, el encargado de crear el vestido que llevó Carmen Lomana en los premios Escaparate, “un vestido bastante complejo a la hora de diseñarlo”. Una pieza que dejó a todos boquiabiertos y que supo poner muy alto el glamour que acompaña al diseñador. Pero este no es un hecho aislado, ya que el creador lleva dedicándose a su pasión desde hace varios años. Entre otros diseños, ha vestido también a la actriz Paula Echevarría para la gala de los premios Goya.

El glamour que acompaña al diseñador cordobés dentro y fuera de su atelier es otro de sus signos de distinción y que se puede apreciar también en su estudio. Un local grisáceo del centro de la ciudad que escondde en sus adentros un atelier donde el glamour de su diseñador y del espacio brillan en sintonía. Cortinas en un azul verdoso agua y toques por todo el espacio en color dorado, junto a una lámpara que te traslada a todas esas películas donde la moda y la sofisticación son protagonistas. Escaleras, un despacho y muchas ganas de hablar de moda. 

Andrés Pozuelo o mejor dicho Andrew Pocrid -su firma artística-, es un diseñador cordobés que ha sabido descubrir de puertas para dentro todo lo que conforma su universo. Desde pequeño o mejor dicho “desde siempre” la moda le ha ido acompañando a lo largo de su vida. Cuenta a Cordópolis que ningún hecho desencadenó esta carrera en el mundo fashion porque él siempre ha tenido claro que esto formaba parte de él. Su carrera tuvo como principal parada el Instituto Marangoni en Milán. ¿Y por qué allí? Son de sobra conocidas las oportunidades que existen en esta ciudad donde la moda se sirve en plato principa. Pero fue la elegida por el cordobés por referencias de allegados y al tener muchas ganas de adentrarse en este mundo, como describe él: “Un chico estudiante con muchos sueños por hacer, que intentaba aprender todo lo que Milán le podía aportar”.

Muy poco después de acabar sus estudios, el cordobés ya empezó a trabajar en moda flamenca: “Nunca trabajé para nadie”, añade Andrew. El diseñador relata cómo empezó granito a granito a labrar lo que sería su carrera actual y, como apunta, siempre ha sido por su cuenta. No se puede pasar por alto un hecho que marcó notoriedad en su carrera y que supuso “dejar atrás esa moda flamenca”. Se refiere a la gala de los Goya y de ese eco que logró conseguir en este mundo, que ha dado a paso a pensar que “este chico hace algo más de moda flamenca”.

Un diseñador asentado en Córdoba

El año 2016 fue para recordar: Andrew comenzó a dar vida a su atelier. “Siempre ha sido aquí”, en Córdoba, desde que dejó la ciudad italiana, Pocrid se ha asentado en la que es su casa. Aunque sí que es cierto que ya posee presencia en Madrid en su showroom. Un lugar de trabajo muy reducido en cuanto a personal con dos personas pero, como él añade, “yo cuento como cuatro”, mientras que en el showroom cuentan con cinco trabajadores: “Una empresa pequeñita donde todo se hace a mano”.

Su opinión sobre el slow fashion o moda lenta, un término que puede hacer referencia a la moda sostenible, lo contrario al  fast fashion es clara. “Me parece coherente y que tiene mucho más sentido, el fast fashion hace daño a la moda que tiene una historia, a esa pieza que tiene un valor”. “Antiguamente, yo recuerdo que tus padres te compraban un abrigo y ese era el abrigo que usabas para todos los eventos. Ahora parece que eso se ha perdido, parece que a día de hoy las piezas duran solo una temporada”. 

Estilo en constante evolución

El diseñador posee un estilo “en constante evolución”, siempre trabaja con sus ingredientes clave que nunca abandona a la hora de diseñar y son “la diferencia, la sofisticación, la elegancia y un punto de extravagancia”. A la hora de hablar sobre las diferencias que aún existen en la moda española respecto a las de las demás capitales, señala que “estamos aun atrás aunque sí es verdad que existen algunos nombres que están haciendo trabajos muy interesantes, pero creo que necesitamos diferenciarnos más”.

Como todos los artistas que crean dichas inspiraciones a través de sus musas, el cordobés no iba a ser menos y tiene como musa principal a su madre: “Yo siempre he tenido como referente la figura de mi madre. Mi madre tuvo mucho que ver en el hecho de que yo comenzara a descubrir la moda desde muy pequeño. No tengo de musas a grandes estrellas sino que la tengo muy cerca de mi casa”.

A la hora de hablar de su público objetivo destaca que “nuestro mayor trabajo es crear diseños a medida”. El cordobés atrae, sobre todo, a mujeres de todas las edades, aunque predominan las mujeres de entre 30 y 50 años.

“La moda para mí es algo muy serio, es mi profesión, es mi trabajo y yo que vivo de esto y sé lo que hay, es algo por lo que mucha gente se deja la piel. Solamente pensamos en moda en la parte maravillosa de la modelo que sale en las revistas, pero es una industria, son muchos puestos de trabajo. La gente solo se queda con la frivolidad de la moda, yo lo veo como el trabajo que me hace madrugar todos los días y salgo cuando ya no puedo más. Además, si quieres triunfar, es un trabajo extra”, concluye el diseñador cordobés. 

Etiquetas
stats