Si viviésemos con el huso real, a las cinco sería de noche

.

Échale un ojo al cuadro de ahí arriba, realizado por el Colectivo Meteofreak. A la derecha tienes el horario al que anochecería en España si sus relojes marcasen las horas bajo el huso natural del meridiano 0. ¿Tomar el café de las cinco viendo las estrellas? ¿Cenar a las siete? ¿El prime time a las ocho? ¿A la cama a las diez? Quién sabe...

Cada vez que nos adaptamos al horario de verano o de invierno, se reactiva el debate: ¿debe retornar España al huso horario natural que le corresponde y en el que estuvo hasta los años cuarenta? Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña decidió regirse por el huso alemán -según algunos para coordinar mejor los bombardeos con los americanos sobre Berlín- y le siguieron países neutrales como Portugal y España. Al final de la guerra, todos decidieron volver a la normalidad, excepto la dictadura de Franco.

Los defensores del retorno al horario natural defienden que así se facilitarían unas jornadas laborales más acordes con la conciliación familiar, favoreciendo los turnos continuos -adelantando desayunos, comidas y cenas- que existen en el conjunto de los países europeos.

En contra, sectores como el turístico señalan que se vería afectado uno de los reclamos más típicos: el sol. En este sentido, cambiar los horarios podría adelantar el cierre de comercios y establecimientos y poner en riesgo la capacidad económica de uno de los motores del país. Otros sectores recelosos de la medida, directamente, ponen en cuestión que un cambio horario pudiese beneficiar el día a día de los trabajadores y las familias si antes no cambian otros aspectos del mercado y el régimen laboral. ¿Qué opinas? El debate sigue.

Etiquetas
stats