Sadeco aprueba regular el acceso a la perrera

Una pareja lleva un perro al veterinario del CECA.

La empresa municipal de residuos de Córdoba Sadeco aprobará en el consejo de administración que tiene previsto celebrar este jueves limitar el acceso al Centro de Control Animal (CECA), conocido como la perrera (aunque además de perros, allí se alojan otras mascotas como gatos e incluso caballos). El responsable de Sadeco, Pedro García, optó por dejar sobre la mesa el acuerdo que se iba a tomar en el consejo de administración de hace dos semanas ante el malestar generado entre las 17 protectoras de animales de la ciudad y la provincia. Ahora, tras pactar las normas con las protectoras (hace una semana se mantuvo una reunión con ellas) se regulará el acceso a una zona en la que se estaban produciendo problemas.

A partir de ahora, se podrá acceder a la perrera de dos maneras: con y sin cita previa. Sadeco requerirá cita previa para las personas que quieran ver los animales que se alojan temporalmente en el CECA con el objetivo de adoptar alguno. También hará falta pedir cita para solicitar la eutanasia de algún animal o para las personas que a través de la web han decidido adoptar un animal y cumplimentar los trámites.

Sadeco ha pactado con las protectoras que se pueda acudir sin cita previa pero respetando unas normas mínimas para, por ejemplo, dejar un animal abandonado o partido y recuperado por un particular. También para visitas de aquellas personas que hayan perdido un animal y quieran saber si ha sido hallado por los empleados de Sadeco.

No obstante, la empresa instalará un control de acceso al lugar que estará vigilado por un agente de seguridad. Este tratará de evitar los problemas que se estaban produciendo hasta ahora, principalmente entre los trabajadores de Sadeco y algunos miembros de protectoras de animales. De hecho, Sadeco ha presentado varias denuncias en los juzgados contra algunos de estos miembros por insultos y amenazas, según han denunciado.

La empresa municipal ha pedido colaboración a las protectoras de animales de la ciudad para normalizar su relación, muy deteriorada tras los últimos incidentes. Los empleados se han sentido hasta acosados por algunas personas, que no protectoras, y las protectoras han denunciado también lo que han considerado un trato no adecuado a las mascotas. Ahora, Sadeco quiere que en ocasiones miembros de las protectoras trabajen codo con codo con sus empleados.

Etiquetas
stats