La Policía de Navarra asegura que tenía autorización judicial para investigar los móviles de 'La Manada'

José Ángel Prenda, hablando con Alfonso Jesús Caezuelo, en el banquillo en Córdoba | POOL | RAFA ALCAIDE

Los agentes de la Policía Foral de Navarra tenían autorización judicial para investigar los teléfonos de los cinco miembros de La Manada a raíz de los hechos sucedidos en Pamplona en 2016. Así lo ha declarado el agente instructor del caso, en contra de lo mantenido por el abogado de los imputados -Agustín Martínez-, durante la tercera sesión del juicio a cuatros de los chicos por los supuestos abusos sexuales cometidos en Pozoblanco.

En su declaración ha manifestado que el 7 de septiembre de 2016 el juez instructor de Pamplona encomendó la revisión de los contenidos del teléfono para poder comprobar “de manera exhaustiva” a quiénes correspondían todas las imágenes que aparecían en los terminales ya que aparecían documentos audiovisuales de las caras de los imputados y de sus partes íntimas.

Dicha autorización, según otro agente de la policía, no se circunscribió a ningún período determinado por lo que los agentes pudieron analizar los terminales en su totalidad. En una de las revisiones, los agentes encontraron los vídeos objetos de esta causa y trasladaron al juez instructor la impresión de que podrían ser constitutivos de delitos de abusos sexuales. Ante las sospechas, el juez les pidió “hacer las gestiones oportunas para identificar a la víctima”.

Asimismo, las revisiones también delataron mensajes de Whatsapp del día 7 de julio entre los imputados que “podían alertar de supuestos delitos cometidos” con anterioridad a los sucesos ocurridos en Pamplona.

A juicio de ambos agentes y según han ratificado en sus respectivos informes, los vídeos muestran cómo los cuatro imputados tocan el pecho a la víctima (por encima y por debajo de la ropa) y cómo, incluso, llegan a besarla y pasear su lengua por los labios de la joven.  Al respecto, el policía instructor ha detallado que la actitud de la denunciante en los dos vídeos es “como inerte, no tiene ningún tipo de reacción, no se sabe si está dormida o inconsciente, no hay movimiento corporal de la víctima”, ha agregado, para precisar que entre los dos vídeos grabados hay seis segundos de diferencia.

Ambas declaraciones han provocado momentos de tensión con el abogado de los imputados, que han sido llamados al orden por el juez Luis Javier Santos después de reírse durante los testimonios de los policías. La sesión de este miércoles prevé la declaración de otras ocho personas más.

Etiquetas
stats