Moreno Calderón: "El Festival no es del Ayuntamiento, sino de Córdoba"

Juan Miguel Moreno Calderón en un espectáculo del Festival de la Guitarra FOTO: MADERO CUBERO

Juan Miguel Moreno Calderón, teniente alcalde de Cultura y presidente del Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE), realiza una evaluación del Festival de la Guitarra de este año y de otros aspectos de la cultura tras la reducción del presupuesto destinado a esta partida debido a la crisis económica.

PREGUNTA. 33 años de Festival de la Guitarra. ¿Qué balance hace?

RESPUESTA. El balance es positivo. El resultado musical ha respondido a lo que se esperaba y la respuesta del público ha sido mayor que la del año pasado, a pesar de contar con dos conciertos menos. Creo que la crítica lo ha reflejado certeramente en los distintos medios de comunicación locales.

P. ¿Cómo ha sido recibido este año?

R. El festival siempre es bien recibido, no en vano es el acontecimiento cultural de mayor proyección de cuantos se celebran en Córdoba y tiene una dilatada trayectoria con una nómina artística verdaderamente notable. Además, su programa formativo concita cada año a jóvenes intérpretes de todo el mundo, dispuestos a recibir los consejos de grandes maestros, creándose un ambiente muy estimulante.

P. ¿Se ha visto reducido su presupuesto debido a la crisis?

R. El presupuesto de este año ha sido análogo al de 2012, en torno a 800.000 euros. No se ha visto reducido, aunque es verdad que la implicación de otras instituciones ha sido menor, por lo que el esfuerzo presupuestario del Ayuntamiento ha tenido que ser mayor. Por eso, me gustaría que desde las instituciones y entidades culturales de la ciudad se entendiera que este no es un festival del Ayuntamiento, sino de Córdoba y los cordobeses.

P. Y, ¿cuál es la esencia del Festival?

R. La esencia del festival es unir el nombre de la guitarra a Córdoba, crear un binomio sólido. Por ello, todo el universo de la guitarra, desde el clasicismo de la guitarra española y el flamenco hasta las nuevas músicas, pasando por el jazz, el rock o el blues, han de estar presentes, pero siempre con la guitarra como hilo conductor. Esa fue la idea con la que Paco Peña lo creó en 1981 y la que ha permanecido a lo largo de estas tres décadas, convirtiéndolo en uno de los mejores del mundo en su género.

P. ¿Algo en mente para el Festival del próximo año?

R. Artistas que no hayan estado aquí antes, ha habido varios este año: Ana Vidovic, Michael Schenker, Robert Cray… Lógicamente, después de hacer una autoevaluación sosegada sobre esta edición, nos pondremos a trabajar en la de 2014 y, como es lógico, claro que habrá novedades.

P. A comienzos de año se mostró expectante sobre lo que culturalmente se podría ofrecer a la ciudad. ¿Han sido unos meses fructíferos?

R. En general, estoy satisfecho por la marcha de los proyectos que llevamos a cabo desde la Delegación de Cultura del Ayuntamiento. El programa Cultura en Red está teniendo un crecimiento extraordinario, hemos dotado de programación estable al Centro Flamenco Fosforito, estamos tratando de dotar de mayor contenido cultural a Orive y su entorno, la Bienal Internacional de Fotografía fue muy bien, la red de bibliotecas trata de responder a las exigencias planteadas… En fin, creo que las cosas van razonablemente bien, evidentemente con las limitaciones presupuestarias y de recursos humanos que impone una época como la que atravesamos. Aunque dicho esto, he de reconocer también que soy consciente de lo que me gustaría abordar y no puedo hacer por esos condicionantes de los que hablaba.

P: Son muchas las grandes voces de la cultura que llaman a la acción a la ciudadanía ante la crisis actual. Por ello, ¿puede la cultura llegar a ser inquieta para los dirigentes políticos?

R. Vivimos un tiempo lleno de incertidumbres y con pocas certezas. Además de la crisis económica y los tremendos efectos que está teniendo sobre el empleo y la vida de las personas, hay también una crisis de valores. Por ello, es lógico que los intelectuales y la ciudadanía en general tratemos de aportar soluciones. No sólo no lo veo como algo inquietante para los dirigentes políticos, sino que pienso que es una fuente de inspiración para la reflexión y la búsqueda de respuestas a las nuevas preguntas que están surgiendo.

P. Recorte presupuestario y subida del IVA al 21%. Con actuaciones como éstas, ¿la cultura puede llegar a verse como un lujo?

R. Sería impensable que en una crisis sistémica a nivel global, y que en incluso en los países más prósperos está afectando a los cimientos mismos del Estado de Bienestar, la cultura no se viera afectada de alguna manera. En el caso del IVA cultural, mi impresión es que retornará a los niveles medios que hay en Europa, en torno al 10%. Así ha ocurrido en otros países en donde coyunturalmente se subió el IVA cultural y, tras ver los efectos sobre el sector, luego se bajó.

P. ¿Cuál es la salud cultural de Córdoba?

R. Córdoba ha crecido mucho, culturalmente hablando, en los últimos quince o veinte años. Especialmente, en los últimos años en los que, al calor de esa aspiración de ser capital europea de la cultura en 2016, surgieron muchas iniciativas que han mejorado nuestra red de infraestructuras y equipamientos, así como la programación cultural. Eso ha hecho que la cultura esté mucho más presente tanto en la agenda política e institucional, como en los intereses de la ciudadanía. Una buena prueba de ello es la cantidad y calidad de iniciativas ciudadanas que no dejan de aparecer.

Etiquetas
Publicado el
14 de julio de 2013 - 15:00 h
stats