REPORTAJE

Decidir qué estudiar a mitad de curso: los afectados por el adiós al Plan Musical

Pablo Camargo y Manuel Sánchez, estudiantes del Conservatorio Superior de Música

Estudiar Música o Danza desde los 8 años, o incluso antes, para que a los 16 no se pueda compaginar con los estudios de Bachillerato. Esta es la situación a la que se enfrentan los alumnos que están acogidos al Plan Musical en Córdoba y en toda Andalucía. Son los casos de los hijos de Ana María Sosa y Marien Reina, matriculados en el Conservatorio Profesional de Música Músico Ziryab y del IES López Neyra.

Manuel, hijo de Ana María lleva estudiando música desde los 4 años, cuando el director de la banda de su pueblo lo vio una Semana Santa tocando un tambor de plástico y, después de dejarlo acompañar a la banda todos los días, le pidió a los padres que lo llevaran a la escuela. Ahora está en quinto año de profesional de bombardino y a la vez estudia el bachillerato de ciencias.

El hijo de Marien, Pablo, está en quinto año de profesional de piano y estudiando primero de bachillerato de ciencias tecnológicas. A diferencia de su hermano, que compagina ingeniería química con sus estudios de violonchelo, ha visto frenado su deseo de continuar con la música y tener la posibilidad de hacer otra carrera.

Este jueves desde su centro de estudios le han comunicado la noticia de que la aprobación de la nueva Ley 3/2020 de Educación, conocida como LOMLOE, y el Real Decreto 984/2021, de 16 de noviembre, les impide compatibilizar el bachillerato con el conservatorio. “Mi hijo me llamó el jueves desde el Instituto muy alterado y me dijo mamá que nos vamos a tener que salir del Plan Musical”, narra Ana María a Cordópolis.

Entre las opciones que les han dado está abandonar la modalidad que cursan y matricularse en un bachillerato de artes, algo que para muchos de ellos les es imposible puesto que en sus centros no cuentan con la especialidad. Es el caso, según cuenta Marien, de una alumna que estudia violonchelo y en su instituto no tiene la opción de artes, “la han condenado a coger el bachillerato que está haciendo y recuperar las asignaturas, a ver cuándo estudia las del conservatorio”.

Las otras opciones que tienen estos alumnos son matricularse en un instituto de Almería en la asignatura Fundamentos del Arte I y II y cursarla de manera online; o abandonar la simultaneidad y dedicarse completamente al bachillerato. “Tienen que recuperar las asignaturas que no dan desde septiembre y pasar a la tarde las asignaturas del conservatorio, algo que es imposible”, señala Marien.

Actualmente compaginan sus clases de música asistiendo los lunes, miércoles y jueves al Instituto y los martes y viernes al conservatorio. “Además de los que estén en orquesta o en banda que tienen dos horas por la tarde, los que tienen piano tienen una asignatura de hora y media de 20:00 a 21:00”, explica Marien. Este último es el caso de su hijo; el primero el del hijo de Ana María.

Decisión inmediata

Este miércoles los 50 alumnos afectados en Córdoba tienen que decidirse por una de las tres opciones planteadas. Algo que no tienen claro debido a la inmediatez con la que se les ha planteado el problema y la rapidez que se le exige.

En el caso de Manuel, el hijo de Ana María, tiene claro que quiere ir por la música. Pablo, está decantado por la música, pero aunque no tenga claro qué otra carrera hacer le gustaría tener esa opción. Según explica su madre y profesora del mismo conservatorio “más del 50% de los alumnos estudian otra carrera universitaria simultáneamente”. Algo que les ayuda a tener otra salida en el caso de sufrir alguna lesión.

Esfuerzo de padres, hijos y profesores

Tanto los hijos como los propios padres están afectados por una situación a la que no encuentran explicación ya que les han avisado a mitad de curso. Marien lleva 32 años dedicándose a la enseñanza por lo que asegura que “es inconcebible, cuando se ha hecho una ley de educación se ha incorporado al siguiente año a los primeros años de cada ciclo”.

Además, recuerdan el gran esfuerzo que hacen sus hijos con tan solo 16 años para poder compaginar ambos estudios así como el esfuerzo que también hacen los padres. “Le hemos comprado una tuba hace dos semanas que ha costado 4.000 euros porque ha venido de Reino Unido”, cuenta Ana María. Una apuesta por el futuro musical de su hijo, al que de la misma manera apoyan para estudiar el bachillerato de ciencias ya que “el saber no ocupa lugar y cuanto mejor formado esté, mejor”.

Aparte de compaginar las cuatro asignaturas que tienen de bachillerato con las 10 de conservatorio, hay quienes se preparan por las tardes otras asignaturas para la prueba de acceso a la Universidad. “Les piden otras asignaturas para subir nota en la Evau que en las 4 que tienen de bachillerato no entran y se las tienen que preparar en academias por las tardes”, cuenta Marien.

Este martes los padres se han reunido con la dirección de ambos centros y han organizado una sentada para el próximo viernes, 4 de febrero, en las puertas del Conservatorio 'Músico Ziryab' a las 11:15. Además, los alumnos, por su parte, han grabado un vídeo para denunciar los hechos en redes sociales. Las familias y los docentes se han unido para luchar por los derechos de los estudiantes y reivindicar la importancia de la música y las distintas artes.

Etiquetas
stats