La Iglesia ya no podrá inmatricular, pero se queda con la Mezquita

Un paso de Semana Santa desfila por delante de una de las puertas de la Mezquita. MADERO CUBERO
El Gobierno da un año de plazo para que los obispados registren propiedades antes de derogarles este privilegio

El Gobierno va a cambiar las leyes del juego. La Iglesia ya no podrá inscribir como suyo inmuebles sin demostrar que le pertenecen. El caso más famoso ha sido el de la Mezquita de Córdoba, en cuya inmatriculación de 2006 en el Registro de la Propiedad se hizo constar poco más que la ceremonia religiosa que se ofició en 1236 para convertir el templo omeya en una catedral cristiana. Pero este ejemplo paradigmático de una práctica que le ha permitido a la Iglesia hacerse con miles de bienes (más de 5.000, según Europa Laica) no se va a tocar después de la reforma de la ley hipotecaria que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy. Esta nueva norma, todavía en preparación, no tendrá carácter retroactivo.

Hace solo unos días, el senador de IU, José Manuel Mariscal, preguntaba al Gobierno si se ha planteado revisar la legislación hipotecaria que “para suprimir el anacrónico privilegio que se otorga a los obispos de la Iglesia Católica de actuar como fedatarios públicos para emitir certificaciones de dominio sobre bienes inmobiliarios para adueñarse de ellos mediante su inmatriculación en el Registro de la Propiedad”, según consta en el texto. También le preguntan al Gobierno el porqué un obispo puede hacerlo y no cualquier religioso de otra confesión, que necesitan a un notario para dar fe de una inmatriculación de un bien.

Y añadía: “¿Tiene previsto el Gobierno adoptar alguna medida para reclamar la titularidad pública de este monumento [la Mezquita-Catedral de Córdoba] que es de los cordobeses, de los andaluces, de los españoles y de la humanidad?”.

Sectores sociales de la ciudad han criticado que la Iglesia católica se ha apropiado simbólicamente del edificio, borrando del discurso explicativo del monumento la esencia islámica y andalusí de su arquitectura, única en el mundo. A finales de 2013 se creó una plataforma cívica para tratar de frenar este proceso. En un manifiesto que ha recibido más de 200.000 firmas en la web Change.org, la Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba: patrimonio de todos exige la titularidad y gestión pública del inmueble para que deje de ser instrumento al servicio de la Iglesia. Asimismo, la Junta ha encargado un informe para saber si es competente para pedir la gestión o la titularidad del edificio. Todavía no se han hecho públicas sus conclusiones.

El arquitecto Norman Foster, el escritor Antonio Muñoz Molina y el científico Miguel Delibes se unen a la plataforma ciudadana. Con ellos, otros escritores como Antonio Gala, o el director cordobés de cine Gerardo Olivares se han unido a esta petición. Destaca la presencia, también de Federico Mayor Zaragoza, quien durante doce años fue director general de la Unesco -entre 1987 y 1999- y actualmente presidente de la Fundación Cultura de Paz. Mayor Zaragozá alertó hace poco menos de un mes alerta de las consecuencias que pueden ocasionar las prácticas ejercidas sobre la gestión de la Mezquita-Catedral de Córdoba por parte de la Iglesia.

Etiquetas
stats