Gorros que alimentan: la iniciativa textil que recauda fondos para el comedor de Trinitarios

Gorros tejidos por Charo Romero con los que se recaudan fondos para el comedor de Trinitarios.

En el comedor social de Trinitarios, la desescalada apenas tiene incidencia. Los voluntarios continúan trabajando a destajo para ofrecer comida al centenar de personas que cada día se acerca hasta la Casa Libertad. Sin embargo, la excesiva demanda provocada por el estado de alarma ha puesto en jaque este servicio social que, desde hace unas semanas, cuenta con una nueva iniciativa que busca recaudar la mayor cantidad de fondos posibles.

Bajo el nombre Gorros que alimentan, la cordobesa Charo Romero está confeccionando gorros que pueden ser utilizados tanto por el personal sanitario, como de residencias o de restaurantes, y cuyo precio es de diez euros, destinado íntegramente al comedor de la Fundación Prolibertas. Como viene ocurriendo desde el inicio de la pandemia, el boca a boca ha hecho posible esta iniciativa que por el momento ha recaudado 700 euros.

Una de las voluntarias del comedor, Sira García, lleva realizando mascarillas y cartelería informativa sobre protección desde el estallido de la crisis. En conversaciones con su amiga Charo Romero supo que estaba realizando gorros y fue cuando ambas decidieron ponerlos a la venta y destinar el dinero al comedor de Trinitarios. Mientras que Charo teje y cose en su casa, Sira se encarga de darle difusión a la iniciativa en tiendas y comercios. Actualmente, los gorros pueden adquirirse en los establecimientos La Llave, IDEAS y en la mercería creativa Zigzag. Se están distribuyendo, además, en el Hospital Reina Sofía y el siguiente paso será darlos a conocer en residencias de ancianos.

Para el coordinador de la Fundación Prolibertas en Córdoba, Eduardo García, es todo un orgullo “ver cómo la ciudadanía en general sigue estando ahí detrás” apoyando su causa. Afirma que desde la irrupción del coronavirus en España, la colaboración desinteresada “de personas anónimas y de empresas” ha permitido que el comedor pueda contar tanto con donaciones económicas como en especie y seguir ayudando a más gente.

Sobre el número de personas y familias atendidas, García explica que el número ya “se ha estabilizado” y entregan al día una media de 110 o 120 comidas. Sólo en la última semana de mayo, el comedor de Trinitarios sirvió comida a 731 usuarios que acudían al individualmente al comedor y 469 personas, miembros de unas 19 familias.

En total, García y los voluntarios atendieron durante el mes de mayo un 26% más de peticiones que en abril. El comedor ha dado a conocer los números de cuenta corriente para poder colaborar y son ES13 21002634170210113079 y ES25 02370210309161818847.

Etiquetas
stats