El Gobierno prevé 2,8 millones para el uso eléctrico y de regadío del pantano de Cordobilla

Pantano de Cordobilla.

El Gobierno de España quiere recuperar el embalse de Cordobilla y destinarlo al uso energético y de regadío. Según ha informado en una respuesta parlamentaria al diputado socialista Antonio Hurtado, la actuación prevista por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) destina una inversión de 2,8 millones de euros para reactivar el uso de la planta por parte de Endesa y de los regantes de la zona. Esos, de hecho, eran sus fines originales. Pero el pantano de Cordobilla es hoy prácticamente un embalse de fango. Colmatado desde hace años, su defectuoso diseño y su peor ejecución lo han hecho casi inútil para dichas funciones.

Paradójicamente, estas condiciones sirvieron para que el área se consolidase como un importante foco de biodiversidad, cuya existencia terminó tumbando en mayo el proyecto de obras que había diseñado la CHG para su recuperación agrícola y energética. El proyecto no superó la declaración de impacto ambiental de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente -dependiente del Ministerio de Agricultura- que concluyó que las obras podían “producir impactos adversos significativos”.

El informe de Medio Ambiente criticaba que el proyecto de la CHG no incluyese “objetivos y actuaciones” que asegurasen el mantenimiento en el tiempo de un mosaico de diferentes tipos de hábitats adecuado para las diferentes especies que habitan el área. En especial, el documento subrayaba “la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), cuya propia conservación se encuentra a medio y largo plazo tan comprometidos por el intenso proceso de colmatación como lo están los usos de regadío e hidroeléctrico”.

Este informe no ponía en entredicho la actuación, subraya ahora el Gobierno, sino que apuntaba la necesidad de realizar un estudio de Impacto Ambiental completo que contemplase fehacientemente los posibles efectos de la presa en la flora y en la fauna, así como las medidas necesarias para paliarlos.

Por eso, la reforma del pantano de Cordobilla está todavía lejos de tener un calendario que indique una fecha para su nueva vida. El Gobierno explica que “se está realizando la correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental para solventar los posibles impactos”. El proyecto tendrá que tener en cuenta las deficiencias del anterior para obtener, esta vez sí, la Declaración de Impacto Ambiental positiva. Solo a continuación podrá aprobarse el proyecto, tramitar su licitación y adjudicar las obras.

La actuación prevista consiste, básicamente, en la realización de un dique rebasable cuyo objetivo es derivar los caudales del río Genil hacia la margen derecha del embalse. Además, se construirá un canal para transportar esos caudales hacia las tomas de riego e hidroeléctricas. Así se facilitará la toma de la Estación de Bomberos de la zona regable de los ríos Genil y Cabra, así como del salto hidroeléctrico de Endesa.

Etiquetas
stats