Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Enrique Santiago (Sumar): “España tiene una desgracia: nuestra derecha nunca ha sido democrática”

Enrique Santiago, candidato al Congreso con SUMAR

Rosario Ostos

0

Sumar, el partido liderado por la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha conseguido reunir a las fuerzas a la izquierda del PSOE para concurrir a las próximas elecciones generales del 23J. Su candidato a Congreso por la provincia de Córdoba, Enrique Santiago, ofrece en esta entrevista con Cordópolis la visión de una coalición recién conformada que aspira a llegar al Gobierno central confrontando el discurso de la derecha y ultraderecha españolas y teniendo presente las necesidades de la provincia. “El Partido Popular y Vox están rompiendo todos los consensos básicos de la democracia”, ha sentenciado. Además, ha repasado con autocrítica el papel que han tenido en el Ejecutivo en los últimos cuatro años y ha puesto en valor las medidas de Díaz.

PREGUNTA. Sumar es un partido que ha nacido recientemente, aunque cuenta con miembros con experiencia dentro de la política y de gobiernos. ¿Cómo afrontan su primera convocatoria a elecciones generales?

RESPUESTA. Con muchísima ilusión y con muchas propuestas. Convencidos de que España está en un momento muy importante para continuar avanzando en todo lo que hemos conseguido en el anterior gobierno gracias a la presencia de los hombres y mujeres que hoy trabajamos en el proyecto de Sumar. Con mucha ilusión porque sabemos que a pesar de que hemos conseguido hacer muchas cosas en un momento muy difícil de la historia de nuestro país, con dos de las más graves crisis de las últimas décadas, sabemos que muchas personas lo están pasando mal y es necesario que hagamos un esfuerzo mayor y también que seamos más fuertes. De eso depende que podamos seguir trabajando en el gobierno de España en este próximo periodo para avanzar y seguir mejorando la vida de la gente, poder seguir tomando medidas para garantizar derechos, libertades y procurar el máximo de felicidad a todos los españoles y las españolas que es nuestra tarea. Con el Partido Socialista es difícil alcanzar esos objetivos porque siempre ponen reticencias, no tienen la suficiente valentía y creo que es bastante obvio y que todo el mundo puede comprender que gracias a nuestra presencia en el gobierno vamos a poder seguir haciendo muchas más cosas empujando al Partido Socialista a que sea valiente y tome medidas que favorezcan a las mayorías sociales.

P. Venimos ahora de las elecciones municipales donde la izquierda perdió gran parte del voto en la provincia de Córdoba y en la capital. Parece que la coalición que se formó previamente a las elecciones en la capital afectó a la hora de votar. ¿Cómo evalúan la movilización del voto de la izquierda?

R. Bueno, yo creo que hay muchos factores, en primer lugar tampoco es correcto decir que, en un cómputo global, la izquierda que nosotros representamos en esta provincia haya tenido un importante retroceso ni mucho menos. En la ciudad de Córdoba es verdad que el resultado no ha sido el óptimo que esperábamos. No cabe duda de que influye el hecho de haber estado trabajando en el gobierno y quizás no haber sabido explicar bien muchas de las propuestas que hemos realizado. Nos hemos dedicado más a sacar adelante propuestas que a estar todo el día explicándolas. Quizás ahí hemos fallado y tendremos que insistir para que no vuelva a ocurrir. 

Es cierto que hace días se han producido unos datos sobre el empleo en nuestro país francamente muy buenos. Nuevamente tenemos otro descenso del desempleo, por primera vez desde el año 2008 estamos en torno a un 12% de desempleo. Es alto pero con los gobiernos del PP llegamos a estar en un 24%. Sorprendentemente, los grandes medios de comunicación escritos y las grandes televisiones no se detuvieron en resaltar el esfuerzo que hemos realizado y, sobre todo, el impulso que nuestra compañera Yolanda Díaz ha dado a través de la reforma laboral y otra serie de medidas para poder crear empleo con unos resultados muy óptimos. Sabemos que jugamos con esos elementos en contra. La concentración de medios de comunicación a manos privadas hace que, en la inmensa mayoría de los casos, respondan a los intereses de sus consejos de administración y no tanto a la libertad de información.

La gente no puede sentarse a esperar que alguien venga a arreglarle los problemas

P. Comenta que los medios controlan el discurso, pero a la misma vez la izquierda no sabe vender su gestión en el gobierno. Asimismo, desde Sumar se habla mucho sobre el diálogo social y del contacto con sectores sociales. ¿Creen que ha sido un error esta falta de diálogo social?

R. Creo que no se puede tampoco decir que no haya habido diálogo social. Todo lo que se ha avanzado en políticas laborales, reforma laboral, la subida del salario mínimo, las medidas contra la brecha salarial en las mujeres, las medidas respecto al acuerdo nacional de negociación colectiva que ha permitido empezar una nueva fase para subir los salarios en las empresas privadas, que no suban solamente los salarios de los trabajadores públicos o de los jubilados y pensionistas, todo esto ha sido con diálogo social. En ese sentido, yo sí quiero recalcar el trabajo tan importante que han hecho los sindicatos, en especial, los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), si no hubiera sido por el trabajo en defensa de los derechos de los trabajadores no habría sido posible sacar adelante buena parte de las reformas laborales que están dando tan buen resultado.

En la provincia Córdoba ha habido una subida en el sector de trabajadores del campo o el sector de limpieza en torno a un 27-28% solamente por la subida del salario mínimo interprofesional. El descenso del desempleo o el incremento de los contratos fijos frente a los eventuales, todo eso no habría sido posible sin un permanente diálogo con los sindicatos y también con las organizaciones empresariales. Es verdad que nosotros solos no abordamos toda la necesidad de interlocución de la sociedad civil. Intentamos trabajarlo, pero quizás han sido otros componentes del acuerdo de coalición los que no se han esforzado lo más mínimo por explicar todos estos avances. Desde Sumar entendemos que no se puede construir un país mejor sino es también con la colaboración, la implicación y la participación de la gente. La gente tiene que ser protagonista y, por eso, precisamente queremos mandar un mensaje muy claro de que lo que estamos haciendo es por ti, por las personas, por la gente y no pueden sentarse a esperar que alguien venga a arreglarle los problemas. Tienen también que implicarse. Quizás deberíamos haber hecho más esfuerzos, pero desde luego tenemos claro que los grandes cambios sociales, la ampliación de los derechos, la mejora de las condiciones de vida de las personas no se consigue simplemente por la actuación de los políticos o de las fuerzas políticas. Lo que hace falta que las personas también se impliquen y participen. La democracia tiene que ser mucho más participativa.

P. Como ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha implantado la subida de salario mínimo y se ha planteado reducir la jornada laboral. Con todos estos pasos se está intentando llevar a España hacia un modelo laboral distinto al que encontramos hasta ahora. ¿Cuáles serían los siguientes pasos para implantar estas medidas? 

R. Lo más importante es la propuesta que ha lanzado nuestra compañera Yolanda Díaz de una ley de racionalización de horarios de trabajo. En España estamos todavía un 20 o 25% por encima de la media europea en horas de trabajo. Estamos en el tramo de países que tienen más horas de trabajo efectivas. Es imprescindible avanzar con esta ley. En primer lugar, para que se correspondan las horas realmente trabajadas, con las horas cotizadas para la Seguridad Social, que esa costumbre de este país de hacer innumerables horas extraordinarias que ni siquiera se cotizan y ni siquiera cobran los trabajadores desaparezca. Además, esto afecta mucho más a las mujeres trabajadoras, está cuantificado.

Aproximadamente se calcula que los hombres trabajadores de media pueden llegar a hacer 10 o 15% más de la jornada laboral sin que siquiera se compute como horas extras. En el caso de las mujeres pasan al 20%. Esta ley pretende que trabajemos para vivir con la mayor felicidad. La idea es avanzar durante la próxima legislatura y poder llegar a las 37 horas y que en 10 años incluso llegue a las 32 horas de trabajo, eso sería el objetivo propuesto que podremos sacar adelante si recibimos el suficiente apoyo. Aspirar a que la semana tenga cuatro jornadas laborales y procurar que podamos tener más tiempo para disfrutar de la vida, para los cuidados, los autocuidados, a nosotros y nosotras mismas o también a todas las personas que tenemos en nuestro entorno, nuestra familia, nuestras amistades y de alguna forma disfrutar de la vida. Por supuesto, sin reducir el salario, porque además está bien estudiado que estas medidas mejoran la productividad y mejoran los resultados de los puestos de trabajo y de las empresas, es decir, apenas tendrían coste económico y aparte permitirían mucho más, dando más transparencia a las cotizaciones por horas extras, sanear mucho más las cuentas de la seguridad social.

P. Una de las medidas más comentadas ahora mismo en campaña es la herencia universal que proponen darle a los menores de 23 años. Ha sido muy criticada por el hecho de que el único requisito para otorgar 20.000 euros es la edad. ¿Con qué intención hacen este apoyo económico?

R. Efectivamente todo el mundo tendrá el derecho, pero no todo el mundo lo recibirá. Lo recibirá, el que lo pida y presente un proyecto. Esa es nuestra propuesta. Son proyectos que tienen una finalidad determinada. No es dinero para gastarse en fiestas. La finalidad es corregir una desigualdad social entre las familias españolas, que hace que en la inmensa mayoría de los casos sean los hijos y las hijas de las familias con más recursos económicos, los que accedan a mejores posiciones sociales, puestos de trabajo y mejores carreras profesionales. Eso es lo que se trata de corregir.

Esos recursos se pueden utilizar de muchas formas. En primer lugar, para estudiar un máster universitario. Ahora mismo cualquier estudiante que concluya su grado universitario necesita un máster universitario, que en muchos casos son habilitantes para poder ejercer la profesión y esos máster tienen unos precios que, en algunos casos, son muy superiores a las matrículas universitarias. Por otro lado, tiene la finalidad de poder ayudar a preparar oposiciones de ingreso en cuerpos de la administración. En especial los de mayor cualificación y mayor responsabilidad, que no queden reservados solo a las familias con más recursos económicos. O sea, hay muchos cuerpos de la administración que tienen una gran importancia en el funcionamiento del Estado, por ejemplo, judicatura o ingenieros del estado que requieren muchos años de preparación y eso no todas las familias se lo pueden permitir. Entonces, ese dinero también permite pagar el preparador, tener unos recursos de los que vivir los años que estés preparando esa oposición. También es un recurso muy útil para quien quiera emprender y sacar adelante un proyecto de emprendimiento empresarial. Permite pues poner en marcha proyectos de startup o asociarse. Es corregir una desigualdad que viene desde la cuna, todo el mundo va a tener derecho.

Creemos que el país es plural y aspiramos a que Sumar sea la referencia de más peso dentro de la izquierda

P. Los datos del CIS dan como ganador de las elecciones generales al PP, aunque PSOE y Sumar podrían conseguir también el gobierno. ¿Qué opinión le merece esta encuesta?

R.  La realidad es que los últimos procesos electorales más recientes no han acertado. Esa es la realidad. Eso no significa que no sea muy interesante ese estudio porque tiene muchos datos. Otra cosa es cómo se preparen. Es evidente que Sumar es un proyecto en crecimiento. Eso se constata con la media de todas las encuestas que van saliendo, las cuales nos dan unos mínimos que son los que teníamos en esta legislatura. Ninguna encuesta da por debajo de eso y a partir de ahí todas nos dan un crecimiento e igual que es muy probable que Sumar sea la tercera fuerza política del país. Eso es seguro. Ahora bien, tan cierto es que ese crecimiento va a ser constante, que hay mucho en juego y nada está escrito. El Partido Popular o la derecha de este país no debería dar por hecha su victoria como que el único que cuenta es el resultado de las urnas y no las encuestas, hay todavía mucho trabajo que hacer. Sobre todo, es importante que ya se vinculen cada vez más personas a la campaña de Sumar, para poder llegar al mayor número de personas y explicar boca a boca, de tú a tú, con argumentos cercanos referidos a los problemas de la gente, los problemas en su entorno, explicar todos los contenidos del programa, los que afectan de forma más directa a las personas según en qué entorno vivan: urbanos, rurales, ciudades grandes, pequeñas, el norte, el sur de nuestro país. Entonces eso es muy importante y todo eso lo tenemos que trabajar en estos días de campaña. Nos habría gustado que en las elecciones generales tuviéramos más tiempo para celebrarlas, pero bueno estas son las condiciones en las que tenemos que trabajar y nuestro empeño es vincular el máximo de personas a participar.

P. Esta legislatura ha tenido el primer gobierno de coalición, ¿ahora los grandes partidos van a tener que gobernar con el apoyo de otros partidos más pequeños o puede que haya una vuelta al bipartidismo?

R. Nosotros creemos que el país es plural y aspiramos a que Sumar sea la referencia de más peso dentro de la izquierda. Y eso es un proyecto que podemos alcanzar, sin duda alguna. Es decir, que ya desde el inicio todas las encuestas están dando un crecimiento a una formación política que no se ha presentado a ningún proceso electoral y que hace unos meses apenas que se ha registrado. Esto pone de manifiesto que el panorama político en este país puede cambiar con la ilusión de Sumar. En todo caso el país es plural y por lo menos en la izquierda, esa pluralidad va a seguir existiendo. Eso no cabe ninguna duda. O sea, el bipartidismo acabó porque España es plural, porque la gente es plural y porque cada quien tiene derecho a pensar de distintas formas.

P. Otra cuestión que hemos conocido estos días son los datos sobre los delitos de odio que continúan aumentando, sobre todo, destaca el racismo y la LGTBIfobia. ¿Qué medidas proponen desde Sumar para evitar estos datos?

R. Nosotros proponemos una medida muy sencilla que es respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que además es una obligación ética de cualquier demócrata. Pero también es una obligación jurídica porque a través de lo que establece el artículo 10.2 de esta constitución, es parte de nuestro ordenamiento jurídico y desde luego que haya fuerzas políticas, me refiero a la ultraderecha neofranquista, que utilice el odio, la mentira, el negacionismo y el ataque a los derechos de los demás como mecanismo para hacer política es vergonzoso. También es lamentable que el Partido Popular admita y se aproveche de esta política de la ultraderecha de Vox, que no la censure y que no les conmine a que dejen de utilizar esta forma de actuación.

España tiene una desgracia, nuestra derecha nunca ha sido una derecha democrática. No hay que olvidar que Vox es un partido claramente neofranquista, pero que ha surgido del Partido Popular. La inmensa mayoría de sus dirigentes y sus militantes se han formado en el Partido Popular y este, a fin de cuentas, a nadie se le olvida que fue fundado por ministros de la dictadura que nunca han pedido perdón y nunca se han arrepentido por los delitos de la dictadura. Es realmente sorprendente que los pactos del Partido Popular con Vox estén abriendo la puerta al regreso de la censura, a una involución en materia de cultura, es decir, el Partido Popular y Vox están rompiendo todos los consensos básicos de la democracia.

Nosotros sabíamos que nunca había influido en la democracia y que desgraciadamente a lo largo de la historia de este país la derecha ha aceptado la democracia cuando no le ha quedado más remedio, pero no se conoce ningún capítulo de la historia de España en el que la derecha haya luchado por traer la democracia a España. Eso no ha ocurrido nunca. Pero en pleno siglo XXI, siendo uno de los países con mayor desarrollo económico y social del mundo, tener esta desgracia de una derecha del Partido Popular y Vox que pretenden volver a épocas de autoritarismo, de falta de libertades y de censura como si estuviéramos ahora viviendo en el franquismo, pues yo creo que es algo que deben tomar nota todos los ciudadanos y las ciudadanas. Porque esto no es una broma, los derechos que disfrutamos, los avances sociales que tenemos, el bienestar que se ha conseguido ha sido por el esfuerzo y por el trabajo de muchísima gente durante muchos años y en muchos casos con mucho sufrimiento. Que ahora nos lo puedan arrebatar basándose fundamentalmente en un discurso construido sobre falsedades, mentiras, sobre negacionismo de grandes verdades asentadas por criterios científicos y que ahora se nieguen estas realidades como el cambio climático, la igualdad entre hombres y mujeres, los derechos de colectivos pues que a lo mejor no son mayoritarios, pero que no por no ser mayoritarios no tienen derechos, el tratar de imponer cómo deben ser las familias o cómo debe querer cada persona, qué relaciones personales de amor y familiares debe tener cada persona pues no es asumible. Eso creo que es importante que la sociedad española sea consciente de la gravedad de lo que ya está ocurriendo. Está empezando a gobernar esta derecha que abre las puertas a la ultraderecha.

P. ¿Creen ustedes que el discurso de la derecha en España empaña la política?

R. Puede condicionarlo pero también hay que explicar las falsedades de estas campañas. Por ejemplo, las campañas con la ocupación, esto es un problema que en España no existe. Únicamente sirve para vender alarmas de empresas de alarmas y para ganar votos. Que puede ocurrir alguna, claro que puede ocurrir alguna. Pero cuando ocurre hay mecanismos del Estado de Derecho que lo resuelven los tribunales o la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Pero yo le pongo ejemplos la oficina de antiocupación de la Junta de Comunidades de Castilla y León, desde que entró VOX abren una oficina con funcionarios, es decir, no sé si es un chiringuito más que una oficina, pero con funcionarios, con empleados que cobran de ahí. En el primer mes han atendido siete consultas en una comunidad autónoma que tiene nueve provincias. Solo en dos provincias han atendido consultas, es decir, el resto de provincias, las personas que trabajan ahí no han hecho absolutamente nada.

Es sorprendente que Isabel Prieto, la candidata del Partido Popular por la provincia de Córdoba haga una propuesta antiocupación en una ciudad como Córdoba que tiene 30.000 viviendas vacía. Una ciudad con 30.000 viviendas vacías ¿qué problema de ocupación tiene? Si están vacías, si están sin alquilar, si no vive nadie y nadie las ocupa, cómo se le ocurre a la candidata del Partido Popular oponerse a la Ley de Vivienda. Cómo se le ocurre utilizar una mentira para negar el derecho a la vivienda de hasta 6.000 familias. La señora Prieto lo que dijo es que había que derogar la Ley de Vivienda que se acaba de aprobar, porque impedía precios justos para la vivienda, lo cual es falso absolutamente y segundo, porque la Ley de Vivienda facilitaba la ocupación, eso no es verdad. En todo caso ya proponer incluso otra oficina antiocupación, demuestra que el Partido Popular no saben en qué sociedad viven. Ellos viven en su mundo, aislados en un mundo de privilegios de personas ricas, con recursos, que no conocen los problemas de la gente que vive en su entorno.

P. ¿Cuáles serían los principales retos que se plantea Sumar en caso de formar gobierno en la próxima legislatura?

R. El principal reto es abordar un proceso de reindustrialización en nuestro país ya en transición energética y ecológica. Poner en marcha una economía verde, por supuesto, que genere empleo de calidad. Eso es muy importante, por ejemplo, para la provincia de Córdoba, porque tiene grandes potencialidades en empresas de nuevas tecnologías de innovación digital. Córdoba tiene que engancharse a esas políticas que vamos a impulsar de transición industrial y energética de reindustrialización en nuevas tecnologías. Es el sector en el que más crece el empleo y Córdoba además tiene la inmensa suerte de contar con un centro universitario de formación que acaba de entrar en el índice de los mil mejores centros universitarios del mundo. Tiene importantes centros de ingeniería, de tecnologías digitales, de información y comunicaciones y es otro elemento fundamental, tenemos que incorporar un refuerzo de los medios de comunicación, de los mecanismos de interconexión entre el ferrocarril y las carreteras. Para nosotros es lo más importante ese proceso de creación de empleo a través de la generación de puestos de trabajo y que permitan además pues que lugares como Córdoba, lo que se produzca pueda acabar el ciclo productivo aquí. Si se produce, por ejemplo, aceite de oliva, que no haya que enviarlo fuera de Córdoba a embotellarlo y etiquetarlo.

Tenemos que abordar todo lo que tiene que ver con políticas feministas, acabar con las desigualdades entre hombres y mujeres, las brechas salariales entre hombres y mujeres, las pensiones de jubilación, hay una importante diferencia entre las pensiones de jubilación que cobran las mujeres y que cobran a los hombres. Hemos subido, y eso ha sido también un impulso fundamental de nuestra compañera Yolanda Díaz, las pensiones de jubilación un 8,5% y un 9% las no contributivas más bajas pero aún así sabemos que todavía hay personas que tienen una pensión muy baja, especialmente mujeres.

Y tenemos que abordar los grandes problemas del cambio climático. No puede ser en una provincia como Córdoba lo que está ocurriendo en el norte de la provincia, que no haya agua. El agua es un bien escaso, pero es un bien imprescindible, tiene que haber agua para consumo humano, pero también para el desarrollo económico, industrial, de la agricultura y la ganadería. Para eso hay que darle un uso racional y cuidar ese recurso, es decir, hay que conservarla, tratarla, atenderla y no se puede derrochar el agua. Además, España es un país en el que la desertización avanza. Eso no significa que vaya causando un daño irreparable, pero si no se toman medidas contundentes o si se niega la evidencia, que es lo que hace la derecha en este país. Es sorprendente que el señor Feijóo frente a los problemas de la sequía que hay en España, lo que proponga es una ley de un plan hidrológico nacional como si al aprobar una ley se multiplicara el agua o lloviera más. Eso se propone cuando no se sabe qué proponer. Nosotros somos más de tomar medidas para arreglar el problema.

Si la agricultura en la provincia mayoritariamente ha sido agricultura de secano pues lo que tendrán que saber los cordobeses y las cordobesas es que si ahora se pretende implantar masivamente olivo intensivo y en regadío, pues que eso no solamente va a acabar con la calidad del producto sino que va a arruinar a los productores que siguen con sus cultivos de ese canon y que eso va a acabar con los puestos de trabajo y al final cuando ya haya arruinado a todos los productores de secano, de los de siempre, pues resulta que tampoco será viable porque no habrá agua para mantener un un cultivo intensivo.

Entonces nuestras grandes líneas de trabajo junto a la mejora de las condiciones del empleo en nuestro país, son continuar modificando las normas laborales, pues la racionalización del horario de trabajo y la mejora de los servicios públicos también es algo muy importante. No es aceptable que en España haya 800.000 personas esperando una operación. No es aceptable que aquí en la provincia de Córdoba haya 14.000 personas que llevan meses y en algunos casos más de un año esperando una operación. Y que el total de personas en listas de espera para ser atendidas en quirófano o por especialistas en la provincia de Córdoba sea más de 58.000 personas, eso es inaceptable. Hay que reforzar los servicios públicos. Cuando nosotros hemos estado en el gobierno, hemos hecho grandes transferencias a las comunidades autónomas para mejorar los servicios públicos. La derecha no quiere mejorar los servicios públicos, quiere que los servicios públicos vayan mal. Para privatizar o para fortalecer, para obligar a los usuarios de los servicios públicos a que contraten servicios privados. Si no qué explicación tiene estas inmensas listas de espera en el hospital de Córdoba o en el hospital de Cabra. Qué explicación tiene que, por ejemplo, el señor Moreno Bonilla desde hace un año que recibió los recursos del gobierno de España para pagar las ayudas al alquiler para personas jóvenes, no lo haya pagado. Pues solo tiene un motivo, que en este caso es expulsar a la gente joven de Córdoba y no permitirles que tengan perspectivas decentes de vida. Nosotros lo que queremos es que el que quiera irse de su tierra se vaya porque desea conocer el mundo, no porque se le obliga y queremos que las personas jóvenes de Córdoba tengan aquí un futuro asegurado, porque además es una provincia con inmensas potencialidades económicas y formativas y un lugar para vivir muy bien si se utilizan bien los recursos.

Etiquetas
stats