El difícil equilibrio de las obreras polinizadoras

Abejas en un panal | MADERO CUBERO
Expomiel aborda en su programa el impacto de los insecticidas y los cultivos transgénicos en la producción de miel

Existe un equilibro muy frágil entre la labor de las abejas, el ecosistema y los trabajos agrícolas. Lo sabe bien Miguel López, secretario general de COAG Andalucía y explotador, el mismo de varias hectáreas de algodonal. Esta mañana, en Expomiel,la feria del sector que se desarrollan en la Diputación de Córdoba, ha recordado el impacto que algunos insecticidas químicos de los agricultores causan en las abejas. “Hace poco han retirado uno que hemos usado para matar el pulgón pero que se comprobó que atontaba a los las abejas o directamente se las cargaba. Eso es una barbaridad. Ahora usamos productos naturales, las abejas pueden polinizar las flores del algodón y hemos conseguido producir miel de esta planta”, decía orgulloso ante un aforo repleto de apicultores.

Con este ejemplo, el responsable de COAG señalaba la relación, no siempre fácil, entre los ganaderos de la abeja y los explotadores de fincas de cultivo. Y todo ello, en un sector clave ya que Andalucía es la región con el mayor censo apícola de la UE. Cuenta con unas 3.100 explotaciones y unas 528.000 colmenas. En un año normal, se producen en nuestra comunidad unas 7.000 toneladas de miel, unas 300 de cera y unas 100 de polen. Muchas de las colmenas andaluzas se destinan a polinización, tanto al aire libre como en invernaderos. La actividad apícola está presente en 488 de los 776 pueblos de Andalucía.

El impacto de los insecticidas y las trazas de transgénicos que empiezan a encontrarse en productos ajenos al maíz (único cultivo transgénico permitido en España) ocupan buena parte de las jornadas de hoy en sus mesas de debate. Manuel Izquierdo, vicepresidente del Grupo Consultivo de Apicultura de la Comisión Europea, lo trata en su charla Agrotóxicos y mortandad de las abejas: la lucha de los apicultores europeos.

Asimismo, el problema de la química industrial especializada se aborda en Insecticidas sistémicos y abejas: una visión desde distintas realidades, que contará con la participación del responsable de la campaña de Agricultura y transgénicos de Greenpeace España, Luis Ferreirim; de Felipe Rey, de Semillas sostenibles Ibérica S.L., y de Ricardo Alarcón, jefe del Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

El sector apícola está en continuo desarrollo. Y no deja de investigarse para obtener mejores productos, investigando también para garantizar la estabilidad poblacional de las abejas, amenazada desde hace años por una continua reducción. Una de las personas que ha investigado más en el campo ha sido José Emilio Guerrero, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la Universidad de Córdoba y que esta mañana ha recibido el Premio Tintxu Ruiz.

Guerrero también fue Secretario General de Agricultura, etapa en la que tuvo mucho contacto con el sector apícola, trabajando en el diseño del primer programa agroambiental para la apicultura andaluza. Posee una larga trayectoria profesional vinculada a la docencia en distintos centros, ha participado en múltiples organismos y proyectos especializados, y es autor de numerosas publicaciones en temas relacionados con la producción animal, el medio ambiente y el desarrollo rural.

Etiquetas
stats