Detenido un prófugo tras una persecución en La Fuensanta

Comisaría de Córdoba | MADERO CUBERO
Los agentes presentaron un parte de lesiones después de perseguir a un hombre sobre el que pesaba una orden de entrada en prisión

Agentes de la Policía Nacional detuvieron este viernes a dos personas después de una persecución por La Fuensanta. Los hechos se produjeron, señalan fuentes cercanas al caso, cuando dos policías de paisano en coche camuflado reconocieron en las inmediaciones de un centro de acogida ubicado en la calle Familia Annea a un hombre de 30 años sobre el que pesa una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión. Al percatarse de la presencia de los agentes, el prófugo salió a correr, huyendo de los policías.

Los dos agentes se bajaron entonces de su coche y emprendieron la carrera tras el sospechoso, si bien uno de ellos fue alcanzado por la patada de un amigo del sospechoso. No obstante, el agente no llegó a caer y logró proseguir la persecución con su compañero.

El huido corrió por la calle Hernando de Magallanes y al llegar a la calle Melilla, se metió en el portal del Bloque 1 -donde se le cayó su teléfono móvil- y siguió corriendo por el interior hasta lograr saltar una verja que da a las calles Nuestra Señora de Araceli y Miguel de Unamuno. En esta calle, un tercer policía que se había unido a la persecución, encontró al sospechoso encaramado a lo alto de la valla que da acceso al centro de acogida. Tras lograr asirle de un pie, el otro se defendió a patadas y logró soltarse para acceder al interior del centro, no sin antes perder una zapatilla en el forcejeo.

Los agentes encontraron a sospechoso escondido en el techo de una de las estructuras del centro de acogida. Al ser de nuevo descubierto, se reinició la persecución. Esta vez, trató de saltar de nuevo la valla del centro de menores por la calle Paseo Valerio Molina, si bien allí se encontró con otro policía. Al huir de este último, el sospechoso terminó cayendo al suelo y siendo reducido por dos agentes.

Durante la detención, las fuentes señalan que el prófugo lanzó puñetazos y patadas que obligaron a los agentes a emplear una fuerza mínima para contenerlo. La actitud violenta se repitió, insisten las mismas voces, cuando el detenido fue introducido en un coche de la Policía. Al acceder, se lió de nuevo a patadas.

Por contra, fuentes cercanas al detenido señalan que los agentes se propasaron en la detención, golpeando e hiriendo presuntamente al prófugo.

Etiquetas
stats