Deliveroo, rival de Glovo en el reparto de comida a domicilio, comienza a operar en Córdoba

Un repartidor de Deliveroo.

La plataforma británica de reparto de comida a domicilio Deliveroo, y que funciona a imagen y semejanza de Glovo, comenzará a operar en Córdoba en las próximas semanas, según ha indicado la compañía, que ha incluido a Córdoba entre las 30 nuevas ciudades en las que comenzará a prestar servicio.

Concretamente, Deliveroo, nacida en 2013 en Reino Unido con un modelo de reparto que después imitó la española Glovo, quiere doblar el número de ciudades españolas en las que opera, y lo hará a partir de junio llegando a capitales de provincia en la que aún no estaba presente como Córdoba, Las Palmas de Gran Canaria, Toledo, Oviedo, Albacete, Pamplona, Cartagena, León, Guadalajara, Jerez de la Frontera, San Fernando, Santander, Vitoria, Tarragona, Castellón, Huelva y Burgos, además de varias localidades cercanas a Madrid y Barcelona.

“Estamos completamente entusiasmados con llegar a 30 nuevas ciudades. Poder llevar nuestro servicio a tantos clientes que nos lo estaban reclamando es muy satisfactorio para nosotros y nos permite continuar así con nuestro plan de expansión por España”, ha afirmado al respecto Gustavo García, director general de Deliveroo España.

Estos planes de expansión suponen también la inclusión en la aplicación de más de 1.400 nuevos restaurantes en las próximas semanas, mientras que, a nivel de empleo, la plataforma ha anunciado que prevé sumar entre 100 y 150 nuevos “riders”, que es como la empresa llama a los repartidores en calidad de trabajadores autónomos, y que se unirían a los más de 1.500 que en la actualidad colaboran con ella.

A esta oferta podría sumarse próximamente alguna cadena de supermercados, con la que Deliveroo estaría negociando en estos momentos para repartir a domicilio los productos de sus secciones de comida preparada, según indicó el director general de la compañía.

La parte más controvertida, como ocurre con Glovo y otras empresas de reparto a domicilio, viene cuando se miran las condiciones laborales. En el caso de Deliveroo, los llamados riders son trabajadores autónomos -de hecho, la compañía ha sido llevada a juicio por la Tesorería de la Seguridad Social por considerarlos como “falsos autónomos”-, si bien la start up británica fue pionera a la hora ofrecer a sus repartidores un seguro que les garantiza un 75% de sus ingresos medios cuando estén de baja, gastos médicos y hospitalarios hasta 12.500 euros, indemnizaciones por incapacidad y responsabilidad civil hasta cinco millones.

Etiquetas
stats