Cuadernos, folios, acuarelas y cartuchos de tinta a domicilio: pedidos para el 'telecole' y el trabajo esencial

Suministro de papelería para el confinamiento | ÁLEX GALLEGOS

El confinamiento decretado por el estado de alarma ante la pandemia del coronavirus, volvió del revés de un día para otro el curso escolar y también las actividades de muchos trabajadores. Los alumnos se han visto abocados al telecole y los negocios esenciales han debido seguir su actividad pero, en ambos casos, muchos no contaban con material suficiente para todo este tiempo -y el que aún queda- sin acceso a comprar en una papelería. Para dar respuesta a esta demanda, una firma cordobesa, Francis Suministros de Oficina, ha hecho de la necesidad virtud y en estos días lleva a domicilio de particulares y negocios esenciales el material que necesitan.

En este tiempo del estado de alarma, Francis ha llevado todo tipo de material a casas para que los escolares sigan el curso, como cuadernos, folios, libros o rotuladores. Pero también para mantener a los más pequeños entretenidos con manualidades en este tiempo de confinamiento y hasta para hacer sus carteles para adornar las terrazas estos días, con artículos como papel celofán, pegamento o acuarelas, explica a CORDÓPOLIS este trabajador autónomo.

Desde su almacén en Las Quemadas, carga su furgoneta cada día con los pedidos que recibe y los reparte tanto en domicilios del centro de la capital como en barriadas. “El otro día dejé un pedido para toda una comunidad de vecinos en Trassierra”, señala como ejemplo.

Pedidos de tóner

Los negocios esenciales que siguen en marcha también demandan su servicio. Y es que, desde paquetes de folios a cartuchos de tinta -tóner adaptado- para la impresora son algunos de los artículos que ahora le piden por teléfono y reciben en su misma puerta. “Yo ya servía a domicilio anteriormente algunos pedidos, pero nada comparable con lo de ahora”, relata. Son clientes de siempre pero también nuevos, desde que puso en su Facebook su servicio, quienes demandan el material a domicilio.

Porque, además, quienes saben de sus servicios, aunque no sea para niños ni para negocios, le encargan material para actividades que entretienen también a adultos en estos días sin poder salir de casa. “A una señora y su hija les he llevado acuarelas y pinturas para manualidades”, pone como ejemplo de uno de los pedidos de este tipo que hace poco ha hecho en el barrio de Santa Rosa.

Precauciones frente al Covid-19

El Covid-19 no solo ha cambiado el trabajo de este autónomo de un día para otro. También ha modificado las condiciones para hacerlo. Mascarilla, guantes y la distancia adecuada no faltan a la hora de realizar las entregas de pedidos, a las que además lleva su datáfono para que el pago, en lo posible, se haga con tarjeta, y no haya que manejar dinero.

Las precauciones las mantiene también en casa, donde realiza su trabajo de ordenador con pedidos y facturas, cuidando de que el trasiego en la calle no afecte a su bebé de 15 meses y a sus padres mayores. “Si pudiera, no estaría en la calle” -dice-, “pero es el trabajo que hay”.

El esfuerzo, eso sí, tiene también su recompensa en forma de reconocimiento de los clientes que, con la prudente distancia de por medio y con todas las precauciones, agradecen su llegada a casa, con el material que servirá para sobrellevar el confinamiento estos días de telecole y teletrabajo.

Etiquetas
stats