Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Un conductor acusado de homicidio reconoce que circulaba borracho y drogado

Fachada de la Audiencia Provincial de Córdoba | MADERO CUBERO

Manuel J. Albert

0

“Antes de morir, mi marido gritaba: 'Hijo de puta, me has quitado la vida”. La viuda del hombre fallecido el 1 de noviembre de 2013 tras ser arrollado por el turismo conducido -bajo los efectos de las drogas y el alcohol- por M. J. M, recordaba así las últimas palabras de su marido en la primera vista del juicio celebrado esta mañana en el Juzgado de lo Penal 5 de Córdoba. Ella misma sufrió gravísimas heridas que por poco le cuestan la vida. El acusado ha reconocido los hechos y se ha mostrado arrepentido de lo ocurrido.

Todo ello, en una jornada tremendamente tensa en la que varios de los testigos han tenido dificultades para declarar, debido a la emoción.

El Fiscal pide un total de seis años de prisión contra M. J. M. por empotrar su coche contra la víctima mortal y su esposa, que circulaban en motocicleta. El impacto mató al conductor y amputó la pierna derecha de la pasajera. Según la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso este periódico, el acusado emprendió hacia las 19:35 la carrera que terminaría en el brutal choque. A bordo del Peugeot 205 de su propiedad, sin seguro alguno y ciego de drogas y alcohol, tomó la carretera A-431 en dirección a Córdoba por la barriada de Los Mochos.

“De forma alocada”, tal y como califica el fiscal, el conductor se saltaba los semáforos en rojo, invadiendo el carril izquierdo y adelantando a los vehículos parados. El primero fue en el kilómetro 12,5 de la carretera. Y de nuevo repitió la misma y temeraria maniobra en el kilómetro 12,3 al encontrarse otro semáforo en rojo.

Una vez rebasada Villarrubia, el acusado siguió su demencial viaje hasta el kilómetro 7,3, donde se encontró un tercer semáforo en rojo. Tampoco se detuvo esta vez y tras saltárselo, chocó contra una motocicleta marca Triumph y modelo Bonneville América. La parte derecha de la moto recibió el impacto del frontal del vehículo. El conductor de la moto, un hombre de 50 años, sufrió múltiples lesiones -incluida la amputación de una pierna- que le provocaron la muerte a las 19:50.

La esposa del fallecido, que le acompañaba en la parte trasera de la moto en el momento del choque, perdió la pierna derecha en ese momento, además de otras múltiples heridas, también de mucha gravedad. La mujer pasó 115 días ingresada en el hospital y sus heridas tardaron en sanarse año y medio, aunque le quedaron importantes secuelas.

El fiscal considera que los hechos constituyen sendos delitos de homicidio por imprudencia y lesiones por imprudencia. En total solicita para el acusado seis años de cárcel. La acusación particular eleva la petición a nueve años de prisión al considerar que a la conducción temeraria hay que unir el agravante de desprecio por la vida.

Etiquetas
stats