Cisco García: “Ser padre es una cosa muy salvaje. Es algo precioso pero también muy duro”

Cisco García | KIKO SIMEÓN

La historia de Cisco García, deportista e influencer cordobés, sigue escribiendo capítulos memorables. El último de ellos, además, lo ha escrito él mismo y se titula Irrompible. El arte de levantarse siempre una vez más. Es el título de su primer libro, publicado nada más y nada menos que en la editorial Planeta, y que ya ha agotado la primera edición apenas unos días después de ver la luz.

García, que en la portada aparece inmortalizado por el fotógrafo cordobés Kiko Simeón, sigue en estos momentos manteniendo su rutina de entrenos como tenista en silla de ruedas, mientras compagina el deporte con su trabajo como conferenciante y sus apariciones en medios de comunicación. Aunque, quien quiera conocerlo mejor, que se pase a verlo en su perfil de Instagram, donde acumula más de 260.000 seguidores, y por cuya labor es el único cordobés que aparece en la lista de los 100 mejores influencers españoles de la publicación Forbes.

PREGUNTA. ¿Qué te ha empujado a escribir un libro como éste? Desde fuera, parece como un punto y aparte: “Dejo por escrito que me ocurrió esto y ahora voy a mirar hacia adelante”.

RESPUESTA. Pus fueron los mensajes de la gente. A mí por redes me escribe mucha gente diciéndome que les inspiro o que les ayudo a afrontar sus problemas. Y muchas veces me preguntan cuál es la clave para mí a la hora de haber afrontado lo que me pasó. Y claro, la verdad es que yo he utilizado muchas herramientas mentales para salir del bache y afrontar la vida. No las puedo explicar en un mensaje, necesitaría un libro. Y aquí está el libro. Lo empecé a escribir el año pasado en marzo. En 2019 jugué 23 torneos, así que mataba el tiempo escribiendo. Escribía en el aeropuerto, en el avión, en restaurantes, en bares o en parques cuando viajaba. Y ya, en abril de este año, cuando estábamos confinados, lo ordené.

P. ¿Tenías un modelo literario en el que te inspiraste mientras escribías? No tienes pinta de leer libros de autoayuda.

R. Pues no creas. A lo largo de mi vida he leído muchos libros de autoayuda o inteligencia emocional. Siempre me ha interesado. Me leí hace mucho tiempo el libro de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, que es libro de cabecera. Creo que quizá parte de la fortaleza que he podido sacar en esta situación ha sido por todas esas herramientas. Ojo, que siempre digo que si luego tú no le echas narices y sales a afrontar tu problema, las herramientas no sirven de nada. Se quedarán en papel mojado. Pero bueno, no puedo decirte que haya ningún referente literario en el que yo me haya fijado. Y los que me conocen y leen el libro me dicen: “Eres tú hablando”. O sea, el estilo literario no está muy cuidado porque he querido mantener la crudeza con la que escribía en cada momento. Y en las revisiones esa crudeza he querido preservarla.

P. Ya has sido protagonista de un documental, ahora has publicado un libro. Te queda la peli de ficción. ¿Quién crees que sería un buen Cisco García en una hipotética película o serie?

R. (Se ríe) Pues te cuento que un director muy reputado me ha contactado hace poco y me ha dicho que le gustaría hacer un documental sobre mí. Pero mira, como protagonista me gustaría que fuera Mario Casas. Porque me gusta mucho como actor, se mete muy bien en los papeles y además es un tío que a mí me ayuda siempre que se lo pido. Nos escribimos por Instagram, nos mandamos audios y me ha ayudado alguna vez que se lo he pedido. Me cae muy bien.

P. Sacar un libro titulado Irrompible en pleno año 2020 es toda una declaración de intenciones.

R. El título me daba cierto pudor incluso. Porque puede parecer presuntuoso. Pero realmente me refiero a que me caigo muchas veces. Yo, a lo largo de mi vida, fracaso y no me salen un montón de cosas, pero no me rompo. Me golpeo, me levanto, me limpio y sigo. Y creo que en este 2020, en el que está la cosa tan complicada para tanta gente, puede ser un libro que ayude a las personas. Hay que decir que el libro no es una autobiografía, aunque cuente muchas cosas que me han pasado. Es un libro de herramientas mentales y de vida que me han ayudado a afrontar todo. Tanto lo bueno como lo malo. Porque para lo bueno de la vida también hay que estar preparado, porque sino podemos morir de éxito. Y creo que todo lo que cuento se puede extrapolar a la situación actual.

Para lo bueno de la vida también hay que estar preparado

P. Y tú, ¿cómo has vivido este 2020? ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de un año tan relevante?

R. Lo peor del año, sin duda, ha sido la crisis económica y sanitaria que ha afectado a gente que conozco. Es muy complicado. Y a nivel personal, el confinamiento se me hacía muy pesado muchos días. Porque era siempre lo mismo y muchas veces caía en el desánimo.

P. ¿Cómo ha sido vivir la pandemia junto a una sanitaria? Porque Raquel es médico y está en el frente.

R. Bueno, a Raquel le pilla la primera parte de la pandemia de baja por maternidad. Así que lo vivió con cierta impotencia. Porque tenía que vivir con su hijo, pero también veía a compañeros de su antiguo hospital que lo estaban pasando muy mal y afrontando la pandemia en unas condiciones deplorables, viendo como se contagiaban y la cantidad de carga de trabajo que tenían. Y bueno, ahora lo ve con mucha preocupación. Porque los que no estamos dentro del hospital no vemos la gravedad de la pandemia y ella sí lo ve. Ella sí que sabe la magnitud del problema, que muchas veces le es ajeno al ciudadano. Y sí, ella está preocupada.

P. ¿Cómo te ha cambiado ser padre? ¿Qué es lo mejor que ha hecho Gonzalito por ti?

R. Ser padre es una cosa muy salvaje. Es algo precioso pero también muy duro. Porque ya pierdes toda tu libertad. Tú antes volvías de entrenar cansado y te ponías a cocinar cualquier cosa, a leer o a trabajar. Ahora no. Ahora cuando vuelvo de entrenar es Gonzalo 100%, 24 horas. Y eso te obliga a aprender a estructurarte y a adaptarte. Y te diría que en lo que me ha podido cambiar ha sido en los viajes. Ahora me da más pena viajar. Este año cada vez que tengo que viajar me da pena alejarme, porque veo fotos y vídeos, veo que va creciendo y que me lo puedo perder y me afecta. Pero no tengo más remedio. Es mi trabajo y tengo que hacerlo. Pero bueno, al margen de eso, es que Gonzalo me da la vida cada vez que me mira y se ríe. Y además me recuerda mucho a mí en sus inquietudes. A él no le vale con ver algo, lo tiene que tocar y se lanza.

P. ¿Qué le contarás a tu hijo de los tiempos en los que vino al mundo?

R. Pues le contaré que vino al mundo en las circunstancias más extrañas y duras que ha vivido mi generación sin duda. Una pandemia que nadie esperaba. Si hace un año nos hubieran contado esto, hubieras dicho: “Imposible, eso es ciencia ficción”. Y espero que cuando lo cuente todo esto sea como un mal sueño y que haya cambiado tanto la vida que no tengamos que ir con mascarilla y no tengamos que ir con tanto cuidado.

He sufrido en estos meses una falta de motivación

P. ¿Cómo ha afectado la pandemia a tus planes de competir en las paralimpiadas de Tokio?

R. La pandemia ha afectado muchísimo a mis objetivos deportivos. Ten en cuenta que yo en marzo iba a jugar muchos torneos y se suspendieron todos, y que se congeló el ranking y se aplazaron las paralimpiadas, que ni siquiera sé si se van a realizar en 2021. He sufrido en estos meses una falta de motivación. No me apetece ahora mismo ir a jugar torneos. Ahora, por ejemplo, tengo que ir a Turquía. Y no sé si los puntos me van a valer o no. Al final, el tenis en silla es un agujero económico gigante. Y el haber perdido un poco la motivación de los juegos, me ha obligado a hacer un trabajo mental importante. Pero no queda otra que seguir y seguir. A nivel deportivo está siendo un año difícil y con mucha incertidumbre. Aunque siendo sincero y mirando el lado positivo, creo que toda esta locura ha llegado en el mejor momento posible. Porque yo en enero empecé a entrenar en Barcelona, cambié mis golpeos, y todo ese cambio necesita un tiempo hasta que de frutos. Y esto me ha dado tiempo a entrenar mucho y a adaptarme a este nuevo estilo.

P. Además de en redes, nos hemos acostumbrado a verte en la televisión, ¿será ese tu sitio a medio-largo plazo?

R. Bueno, la televisión me gusta. Pero en el programa en el que estoy, que estoy muy contento con mis compañeros, es muy rápido para mi forma de ser. Requiere mucha broma, mucho chascarrillo y mucha velocidad. Y es un programa que a mí profesionalmente no me va bien. No estoy cómodo del todo. Pero está siendo una gran experiencia. Además, no puedo ir todo lo que me gustaría porque tengo entrenos y torneos. Pero la tele siempre ha sido un medio que me ha gustado y siempre he estado cómodo cuando he ido. Y sí te diría que en este programa ha habido momentos en los que no he estado tan asusto por eso, porque es un programa rápido para mi manera de ser. Yo soy más reflexivo, más de hablar, de tener mis tiempos.

P. Antes de despedirnos, sea sincero: ¿Qué cosa rompes cada vez que tocas?

R. Sinceramente, no rompo nada cada vez que toco, de corazón. Creo que el problema de verdad es que no arreglo nada que esté roto. Porque soy muy muy manazas. No sé ni colgar un cuadro. Todo lo que tenga que ver con bricolaje se me da francamente mal.

https://cordopolis.es/2017/10/28/cisco-garcia-sueno-con-que-mi-historia-no-sea-de-superacion-sino-que-sirva-de-inspiracion/

Etiquetas
stats